Terapia tan extremista que se convierte en esclava de su terapeuta por más de 20 años

Terapia tan extremista que se convierte en esclava de su terapeuta por más de 20 años291shares

En la comodidad de una de las compañías líderes de gestión de activos de Estados Unidos, Candace Heather apareció en la epítome de un ejecutivo londinense bien pagado.

Eficiente y trabajadora, ella disponía de un salario de 75.000 libras con bonos por encima de los 20.000 libras. Quizás no una fortuna, pero todavía una suma considerable.

En privado, sus compañeros comentaban sobre su apariencia "desagradable". Y la mayoría de las veces descartaban sus excentricidades debido a que pensaba que se trataba de una "mujer con gatos" que decidía vivir sola. Sin embargo, no podrían haber estado más equivocados. ¡Conoce la historia de esta mujer! Y por supuesto, todo por lo que tuvo que pasar durante 23 años de su vida.

Hoy por hoy, Candace Heather relata la inquietante influencia que su terapeuta ejercía sobre ella.

Para cuando Candace dejaba su trabajo, no se retira a una casa en los suburbios o a un apartamento en el centro de la ciudad, no. Ella vivía en un piso pobre y helado. Y es allí, dice ella, donde pasó 2 décadas bajo la influencia de un psicoterapeuta que la aisló de su familia y amigos, y quien controlaba obsesivamente su vida.

Y no sólo le entregó considerables sumas de dinero, sino que siguió cada una de sus instrucciones, incluso las órdenes más extrañas.

A muchos les resultará difícil de comprender cómo una mujer exitosa e inteligente podría encontrarse, como ella dice, mentalmente esclavizada por alguien que en la superficie era algo más que un simple especialista en trastornos alimenticios. Pero como verán a continuación, y como lo confirman expertos en cultos y técnica de control mental, los individuos carismáticos pueden ejercer poderes perturbadores sobre individuados vulnerables.

Cadance, de 51 años, dice que permaneció como prisionera durante 23 años, hecho que confirmó su familia. 

Durante ese tiempo, ella dejó a su primer esposo, se convirtió en una extraña para sus padres y tuvo una vida de miseria e insolación.

"Era como si robara mi cordura, mis sentidos. Llegué a creer que sus instrucciones y enseñanzas eran todo lo que me mantenían con vida. Aún sigo creyendo que él salvó mi vida, pero también se convirtió en mi maestro y mi captor", dijo Candace al Daily Mail.

Hoy por hoy, las cosas no podrían ser más diferente. Ahora vive en una hermosa casa en Falkestone con su esposo Simon y sus hijas gemelas de 5 años, Poppy y Daisy. Ella es una mujer transformada. Ya han pasado 7 años desde que Candace escapó de ese piso sucio donde sufrió tanto.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR