Viaja cada año a Islandia para retratar la evolución de estas místicas gemelas.

Viaja cada año a Islandia para retratar la evolución de estas místicas gemelas.2shares

Los seres humanos siempre buscamos construir relaciones que nos permitan sobrellevar cualquier tipo de situación que se nos presente en el camino, no obstante, este vínculo va más allá cuando se habla de hermanos gemelos, a tal grado de que ellos pueden llegar a compartir pensamientos e incluso sueños aun estando alejados entre ellos. Esta atadura etérea fue lo que cautivó a Ariko Inaoka, y es el que busca plasmar en imágenes para que nos convirtamos en testigos de este místico fenómeno. Ariko Inaoka nació en la ciudad de Kioto, Japón; en 1995 llegó a la ciudad de Nueva York después de haber vivido un tiempo en San Diego, California, y es en la Gran Manzana donde en 1999 se gradúa en la carrera de Fotografía en la Parson School of Design, pero es hasta el 2008 cuando publica sus primeros trabajos en un libro titulado SÒL.

Con el tiempo, Inaoka decidió embarcarse en un viaje cuyo producto hace creer que estás viendo doble. La fotógrafa japonesa decidió retratar a dos gemelas islandesas, Erna y Hrefna, cada verano por 5 años. El proyecto comenzó en 2009, después de que las hermanas acudieran a un casting que Inaoka organizó; desde ese momento se convirtieron en sus principales musas….y esto no es nada sorprendente. Las fotografías revelan algo más que sólo una relación entre hermanas….Inaoka comenzó a percibir que Erna y Hrefna tenían una conexión telepática y menciona en entrevistas sobre el proyecto que había ocasiones en las que las gemelas le contaban que soñaban lo mismo.

Pero lo que convierte en especial su trabajo es, sencillamente, su magia. 

Desde el primer momento la fotógrafa quedó prendada por la enorme complicidad de las gemelas después de que éstas le confesaran que en muchas ocasiones, tenían sueños simultáneos y que eran capaces de comunicarse telepáticamente. 

Y revisando la serie fotográfica, se puede llegar a la conclusión de que las hermanas no mienten.

Poco más nos queda que añadir, aparte de rendirnos ante el estupendo trabajo de Inaoka y constatar una vez más, sobre lo maravilloso del arte fotográfico.

Inaoka cree que las fotografías pueden capturar más de lo que el ojo puede percibir a simple vista.

Y sus fotografías cuentan con un áurea bastante soñadora.

Sus composiciones son naturales pero las gemelas son fascinantes por sí solas. 

De hecho, se puede notar la fuerte conexión que la fotógrafa menciona. 

Está de sobra mencionar que su gama de colores es preciosa...

Y que cada una de sus fotografías contiene un mundo fantástico que se quedará en tus sueños.

El propósito de Ariko Inaoka es el de retratarlas cada año hasta que cumplan los 16... 

Y ver cómo es que evoluciona su relación y cómo crecen de niñas a adolescentes.

Así se veían en el 2009...

Y más adelante en el 2011...

Luego en el 2013...

En el 2015 es increíble ver cuánto han crecido...

Una característica importante de su trabajo es el proceso de revelado...

Desde el instante en el que dispara hasta el momento en que busca los colores y tonos de la imagen.

Lo que considera un enlace con el momento que busca plasmar en el papel y una conexión con sus recuerdos.

El concepto que trasciende entre las imágenes de Ariko son las relaciones y vínculos que existen entre las personas.

Además del entorno, los objetos y la forma en la que cada uno de ellos se influencian entre sí.

En palabras de la fotógrafa:

“Su relación nos habla de este mundo, de la luz y la sombra, de ti y de mí, de cómo te reflejas en tu pareja y quién eres cuando estás sin ella.”

En las fotos de Inaoka las niñas se ven como si fueran fantasmas o hadas en acción...

Es realmente fascinante.

Sin duda un hermoso trabajo fotográfico...

Si quieres profundizar un poco más en el trabajo de Ariko Inaoka puedes navegar en su sitio web.

¿Qué opinas de esto? COMENTA y no olvides COMPARTIR esta nota con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR