Una Niña de 7 Años Halló a Esta Gata que Había Sido Torturada y Tirada a la Basura y no Creerás lo que Sucedió Después

Una Niña de 7 Años Halló a Esta Gata que Había Sido Torturada y Tirada a la Basura y no Creerás lo que Sucedió Después9.9kshares

Alguna vez un hombre sabio dijo que la bondad del ser humano se mide por cómo trata a los animales, entonces si es así, podemos notar que la gente actualmente tiene muy poca compasión por esos seres vivos que no tienen voz, pero esto no resulta sorprendente cuando existen padres que maltratan a sus hijos y hombres que golpean a sus esposas.

La condición de esta pequeña gatita, se hecho viral en internet y gracias a la persona que se apiadó de ella aprendemos una valiosa lección, muchas veces la criatura que menos tiene, es quien hace un acto de amor más grande que quien se supone tienen más consciencia. Para ayudar al prójimo no hay límite de edad.

Después de que la torturaran y la tiraran a la basura, esta pequeña gatita caminaba poco a poco y con dificultad por las calles de Guadalajara, sola casi arrastrándose y con la mitad de su carita destrozada, había perdido una orejita, su ojos llorosos de tristeza, amoratados por los golpes y le faltaba una parte del hocico.

El pobre animalito estaba indefenso, y solo lloraba y esperaba que una de las personas que paseaban cada día se apiadaran y le dieran refugio, pero las personas ni siquiera la volteaban a ver, estaba destinada a morir lenta y dolorosamente de hambre.

Pero un buen día, la pequeña Mariana de 7 años escuchó el débil gemido de la gatita, y de inmediato fue a socorrerla, llorando, le pidió a su padre que curaran al animalito, ya que no podían permitir que muriera, por suerte, el padre era médico y la atendió como mejor pudo.

La gatita tenía garrapatas, sarna e incluso gusanos en algunas de sus heridas, pero gracias a los cuidados y el amor de Mariana y su familia, recobró la esperanza y la salud, recibiendo el extraño nombre de ¨Gülümser¨ que significa ¨la que siempre sonríe¨, ya que fue como un ángel que cayó del cielo para ellos.

Luego de unas pocas semanas, la pequeña gatita y Mariana se hicieron inseparables, como si la gatita supiera que ella fue quien le dio una segunda oportunidad, y el amor que ambas sienten no tiene comparación.

Definitivamente, no hay seres más inocentes y bondadosos que los niños. No debemos olvidar que todos fuimos pequeños alguna vez, y siempre debemos recordar el dolor que sentíamos de ver al prójimo sufrir. Ayudar es algo innato en el ser humano, por eso no perdamos los valores a medida que crecemos.

Nunca dejes de vivir y amar con el corazón de niño.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR