Tu hijo no necesita ser el mejor, sentirse feliz es lo que lo hará exitoso

Tu hijo no necesita ser el mejor, sentirse feliz es lo que lo hará exitoso0shares

Como padres todos deseamos siempre lo mejor para nuestros hijos y eso incluye una educación de calidad que les permita convertirse en adultos bien preparados y encaminados hacia una vida de logros y éxitos, tanto en el campo laboral como el personal.

Pero a veces no nos damos cuenta que las estrategias que utilizamos para lograr estas metas pueden resultar contraproducentes, sobre todo cuando ignoramos la individualidad de nuestros pequeños y los presionamos hasta al punto en que pierden la motivación por asistir a la escuela.

En este artículo abordamos cómo este tipo de "hiperpaternidad" está creando adultos con serias carencias emocionales y baja autoestima, muy distantes de los educados y emprendedores ciudadanos que todos deseamos formar. Además te daremos algunos consejos para lograr que tu hijo no sienta que ha perdido su infancia por culpa de la presión excesiva por ser siempre el mejor de la clase.

Cada día se hace más evidente la necesidad de una educación más humana

Por siglos las escuelas han trabajado como si todos los niños fueran iguales, pero es obvio que en realidad cada uno tiene necesidades y aptitudes diferentes, además de una personalidad propia con características distintas a las de los demás.

Peor aún, en muchas ocasiones tendemos a compararlos con sus compañeros

Esto causa en ellos serios problemas de autoestima y seguridad, ya que piensan cosas negativas de si mismos:  "si todos mis compañeros entendieron la lección pero yo no ¿Significa que hay algo malo en mi? ¿Soy menos inteligente que los demás"

La inseguridad y la baja autoestima influyen negativamente en su desarrollo académico

Quienes se perciben así mismos como rezagados con respecto a sus compañeros desarrollan sus habilidades de manera más lenta por el temor que les causa no poder llenar las expectativas de los adultos.

Igual de negativo es cuando a un alumno de alto desempeño se le exige siempre que sea el mejor de la clase

A veces les hacemos pensar que nada de lo que hacen es suficiente y terminan por sentir que si no se exigen al máximo todo el tiempo, se quedarán atrás y serán barridos por la competencia.

Esto ha derivado en el fenómeno conocido como "hiperpaternidad"

Son padres que no sólo ayudan a sus hijos con las tareas, sino que constantemente los presionan para ser los mejores en todos los ámbitos, muchas veces pasando por encima de los deseos e inquietudes de sus pequeños.

Aunque estos padres actúan pensando en el bienestar de sus hijos no se dan cuenta de lo contraproducente de esta actitud

Los niños que son presionados de esta manera crecen pensando que se les arrebató su infancia y se transforman en adultos con serios problemas emocionales

Empujar a los niños al éxito puede ser peligroso

Estos pequeños pueden lograr muy buenas notas pero muchas veces este tipo de acercamiento a la educación los hace perder su capacidad de razonamiento autónomo y otras habilidades que son necesarias para alcanzar el éxito real como adultos.

Por eso es sumamente importantes que a los niños se les dé la oportunidad de tomar decisiones propias y, sobre todo, de cometer errores

Experimentar y fallar es fundamental tanto para el aprendizaje, como para el desarrollo de su propia identidad

Entre las consecuencias negativas que el exceso de presión causa en los niños, los psicólogos destacan las siguientes

- Provoca una disminución de la motivación y el placer de estudiar

Debemos premiar el esfuerzo tanto o más que los resultados, para que el niño comprenda que todo aprendizaje es parte de un proceso. Lo contrario los motiva a engañar y hacer trampa, ya que asumen que lo único importante es la calificación final.

- Los hace sentir una presión innecesaria que les roba su infancia

Es importante que aprendan, pero también que tengan momentos de alegría y diversión en compañía de otros niños. Además en el ámbito académico es importante que pierdan el temor a equivocarse.

- Disminuye su autoestima

Hay miles de personas que a pesar de éxito laboral no se sienten a gusto consigo mismas, ya que crecieron en un ambiente donde ningún logro era suficiente y el más mínimo error o crítica los hace derrumbarse.

- Los hace crecer con miedo al fracaso

Este es uno de los tenores más limitantes, muchas personas se abstienen de perseguir sus sueños, independizarse y crear un negocio propio o estudiar una carrera, por temor a no lograr el éxito al primer intento.

¿Qué cosas son realmente importantes que un niño sepa?

Debe saber que es amado de forma incondicional, sin importar los errores que cometa

Debe saber que siempre contará con tu apoyo y protección

Que puede fantasear, hacer tonterías y pasar tiempo de completo ocio

Que puede seguir sus propios intereses y expresar sus gustos o preferencias

Que es una persona única y maravillosa que merece respeto, al igual que el resto de las personas del mundo

Que debe exigir sus derechos y respetar los derechos de los demás

Con la ayuda de estos consejos podremos criar niños fuertes y con buena autoestima

Valorar la individualidad y preferencias de nuestros hijos les dará más y mejores herramientas para alcanzar el éxito en el futuro, que exigirles ser siempre los mejores.

Recuerda que cada niño aprende a su ritmo y lo que en el fondo deseamos es que sea la mejor versión de si mismo que pueda ser y no necesariamente el primero de la clase o alguien mejor que los demás en el ámbito académico.

Déjanos saber tu opinión escribiendo un comentario y no dejes de compartir esta importante información con tus contactos

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR