Trastornos Mentales: 5 Cómics que revelan la diferencia entre lo que creemos y lo que son

Trastornos Mentales: 5 Cómics que revelan la diferencia entre lo que creemos y lo que son6shares

Tener un trastorno mental es mucho más complicado de lo que vemos en las caricaturas o series de televisión, se trata de una condición que lleva al que la padece a tener pensamientos negativos o tóxicos sin descanso alguno. De hecho, estas personas intentan combatir sus batallas silenciosas mientras mantienen la apariencia de que todo marcha de maravilla en sus vidas, aún cuando podrían estar sufriendo gravemente.

Por ese motivo, es necesario que hablemos más al respecto e indaguemos un poco sobre algunos de los trastornos más comunes. Para tal fin, hemos decidido compartir algunos poderosos cómics que ilustran perfectamente las sutiles diferencias entre lo que las personas con alguna condición mental dice y lo que realmente sienten en su interior.

Si quedaste tan impresionado como nosotros sobre estas grandes verdades, entonces no dudes en COMPARTIR esta nota con tus amigos. Tampoco olvides dejarnos tu opinión en los COMENTARIOS, aquí en Buenamente.com nos encantaría saber lo que piensas al respecto.

1. Desorden de ansiedad social.

En ocasiones, podemos sentirnos un pocos incómodos al hacer interacciones sociales con personas nuevas, pero no necesariamente por eso padezcamos de una ansiedad social.

"Lo que las personas dicen: Ugh, tengo tanta ansiedad social, odio las conversaciones triviales.
Lo que es realmente: Realmente tengo ganas de ir al baño, pero no me levantaré porque sino todos se quedarán mirándome...".

El desorden o trastorno de ansiedad social (TAS) se caracteriza por el miedo persistente a enfrentar situaciones sociales.

Por lo regular, se relaciona al temor de que las interacciones resulten en situaciones embarazosas o que pueda ser juzgado por otros a raíz de esas relaciones sociales. 

Existen diversas formas de tratar la "fobia social", como también se le llama a ésta condición.

Que van desde psicoterapias individuales y grupales, hasta la prescripción de fármacos para controlar la ansiedad (antidepresivos, betabloqueante y ansiolíticos).

2. Trastorno obsesivo-compulsivo.

El hecho que seas cuidadoso, pulcro e incluso un poco obsesivo no tiene nada que ver con este trastorno. Es más, tus pensamientos ni se acercan a los que tienen estas personas.

"Lo que la gente dice: Soy un poco TOC. ¿Podías quitarte los zapatos antes de entrar?
Lo que es realmente: Tengo TOC. Tengo horribles pensamientos sobre mi familia y amigos muriendo en un incendio y el único consuelo que tengo es este vergonzoso ritual que sé que es irracional".

El TOC es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por producir pensamientos que ocasionan inquietud, preocupación y conductas repetitivas.

Esta es una de las enfermedades psiquiátricas más comunes en el mundo. Y según diversos estudios, esta condición puede resultar física y mentalmente agotadora para aquellos que la padecen.

Hay distintas formas de tratar el TOC, como lo son la terapia conductista, la prescripción de psicofármacos, la psicoterapia cognitiva y la psicoterapia de orientación psicoanalítica.

3. Depresión.

Por lo regular, escuchamos a personas decir que están "deprimidas" cuando se agota algún producto o finaliza una serie, pero eso realmente no es depresión. Es simplemente sentirse mal momentáneamente.

"Lo que las personas dicen: ¿Están cancelando mi programa favorito? ¡Estoy muy deprimida!
Lo que es realmente:¿Por qué sigo viva?".

La depresión es, en realidad, un trastorno del estado de ánimo que puede ser permanente o transitorio.

Este se caracteriza por producir sentimientos de infelicidad, abatimiento y culpabilidad. Además, es capaz de causar incapacidad para disfrutar ciertos momentos de la vida cotidiana.

Por fortuna, existen muchos métodos para tratar esta condición.

El consumo de antidepresivos y la psicoterapia suelen ser los tratamientos más comunes.

4. Trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

Las personas que padecen estos trastornos no evaden sus responsabilidades usando sus condiciones como excusas. Ellos realmente hacen su mayor esfuerzo pero aún así no logran concentrarse.

"Lo que las personas dicen: Debería estar estudiando, pero soy muy TDAH.
Lo que realmente es: ¡He estado mirando esta página por horas y no me puedo concentrar!".

Este trastorno es frecuentemente diagnosticado en la infancia y puede llegar a persistir en la edad adulta.

Se caracteriza por la incapacidad de concentración, hiperactividad (o inquietud) y comportamientos impulsivos.

El tratamiento del TDAH se basa en dos componentes: las terapias conductuales y el tratamiento farmacológico.

Aunque también existen ciertas investigaciones sobre intervenciones dietéticas y nutricionales para así eliminar los alimentos que puedan generar ciertos cambios hormonales y psicológicos.

5. Desorden bipolar.

No porque experimentes algunos cambios de humor repentinos signifique que seas bipolar. La bipolaridad va mucho más que eso.

"Lo que las personas dicen: Jaja, cambias mucho de humor. ¡Es como si fueras bipolar!
Lo que es realmente: ¿Gastaste todo el dinero de tu cuenta para comprar botas caras la semana pasada y no has dormido en tres días? 
- Sí, y ahora he estado muy deprimido porque no puedo dejar de pensar en aquella vez que fui malo con una señora que servía el almuerzo hace ocho años".

La bipolaridad es un conjunto de trastornos del ánimo.

Esta se caracteriza por causar fluctuaciones en el humor (mayormente notorias), en el comportamiento, en la energía y en el pensamiento, afectando la capacidad de ejecutar actividades cotidianas a quien lo padece.

Por fortuna, existen muchos tratamientos para el trastorno bipolar que pueden conducir a su completa recuperación.

Entre esos tratamientos destacan: los estabilizantes del estado de ánimo, los antipsicóticos, los antidepresivos y las sales de litio.

Ahora que sabes la gran diferencia entre lo que es realmente una enfermedad mental y lo que comúnmente dicen las personas, intenta no bromear más al respecto.

Puede que te encuentres junto a alguien que de verdad padezca dicha condición y lo hagas sentirse aún peor por no "sentirse" de la misma forma que tú.

Y tú, ¿qué opinas al respecto?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR