Secretos De Los Masajistas Que Te Harán Alucinar

Secretos De Los Masajistas Que Te Harán Alucinar302shares

Se dice que el origen del masaje terapéutico es tan antiguo como el hombre ya que surgió de manera instintiva al friccionarnos con la palma de la mano la zona donde sentimos un dolor. Desde el punto de vista bibliográfico la primera mención a esta técnica viene recogida en el libro taoísta ‘Hong Fou’, escrito en el año dos mil antes de Cristo, en el que aparecen unos grabados de ejercicios de gimnasia y masaje.

En la India, aproximadamente en el año 1.700 antes de Cristo, algunos libros citan la práctica de fricciones y percusiones para fines rituales y terapéuticos y, en Egipto, era una técnica curativa y sagrada reservada únicamente para los faraones. En la Grecia antigua el masaje tuvo tal relevancia que se conservan múltiples referencias al masaje tanto con fines terapéuticos como estéticos o deportivos.

Con el inicio de la Edad Media, época en la que el cuerpo era considerado como algo pecaminoso, el masaje queda en un segundo plano y apenas hay referencias a esta técnica que resurge en el Renacimiento, cuando los grandes pensadores abogan por el cuidado del cuerpo y la educación física, y explota definitivamente en el siglo XIX, cuando Mezger, Estradere, Mitchell o Kellog, subrayan su importancia como terapia alternativa.

Hoy en día, está definido como “operación consistente en presionar, frotar o golpear rítmicamente y con intensidad adecuada determinadas regiones del cuerpo, principalmente las masas musculares, con fines terapéuticos, deportivos, estéticos, etc…”.

Diferentes estudios diferencian entre efectos mecánicos y efectos mentales o psicosomáticos. Los efectos mecánicos se pueden dividir en locales (donde se aplica el masaje) y reflejos (a cierta distancia de la zona donde se produce). Actúan sobre la circulación de la sangre, el sistema nervioso, el tejido muscular, la piel y los huesos. Algunos expertos remarcan que la concentración del masajista y la relajación del paciente harán que el masaje tenga un efecto superior.

Esta terapia natural ayuda a combatir el estrés, la vida sedentaria y los desequilibrios físicos y psicológicos, apoyando la relajación y el bienestar y facilitando la recuperación de múltiples dolencias. 

Sólo los profesionales debidamente titulados están capacitados para dar un masaje terapéutico. Lamentablemente el intrusismo en esta profesión está muy extendido y los riesgos para la salud son muy altos si acudes a ‘profesionales’ no homologados. Un masaje es una terapia y debe ser adaptado a cada persona de acuerdo con su estado físico y psíquico.

Queremos agradecer a estas terapeutas que no escatimaron en obsequiarnos la información que siempre quisimos conocer respecto a esta profesión: Noelle Nieva, de The Brooklyn Body Shop, en Brooklyn (Nueva York); Elise Watson, de Balanced Harmony Massage, en Virginia Beach (Virginia); y Geraldine Villeneuve, autora de Put Your Best Feet Forward.

1. Los masajes no son privilegio de millonarios o gente famosa.

"Si fuera un hombre rico..."

Puedes encontrar un masajista profesional por una tarifa decente, no es necesario ir al spa que visitan los artistas de tu cuidad. Lo importante es que el masajista sea bueno en su tarea y que el masaje te ayude a sentirte bien. Te darás cuenta como las dolencias de tu cuerpo se minimizarán y sentirás mucho bienestar.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR