Qué hacer si la llama del amor se extingue: ¿divorciarte o vivir un matrimonio infeliz?

Qué hacer si la llama del amor se extingue: ¿divorciarte o vivir un matrimonio infeliz?0shares

Las relaciones amorosas son unas de las cosas más inciertas del mundo. Si bien algunas veces el amor dura para siempre, hay otras que no es tan duradero y nos dejan un enorme dolor en nuestro corazón. Sin embargo, ¿qué debería hacer una pareja si tiene problemas durante el matrimonio?

Si estás teniendo un matrimonio cada vez más difícil y complicado al punto que estás considerando la separación definitiva, tómate un tiempo para pensar sobre algunos factores que debes tener en cuenta para tomar la decisión correcta...

¡Sigue desplazándote para saber más al respecto!

Si conoces de alguien que pueda estar enfrentando por una situación como esta, entonces COMPARTE esta nota con él/ella. Tampoco olvides dejarnos tu opinión en los COMENTARIOS, aquí en Buenamente.com nos encantaría saber lo que piensas al respecto.

¿Divorciarte o vivir un matrimonio infeliz?

Esta es una de las preguntas más frecuentes que las parejas se pueden plantear al tener un matrimonio disfuncional. Sin embargo, a pesar de ser bastante común, no es muy sencilla de responder, ya que no existe una respuesta universal que se ajuste a todos los casos.

Un factor que debes tener en cuenta es el grado de conflicto del matrimonio.

Por lo que debes preguntarte: ¿mejoraría tu bienestar o el de tus hijos (si los hay) con el divorcio? Si la respuesta es sí, entonces el divorcio es la mejor solución.

"Quiero el divorcio".

Sin embargo, si el divorcio solo generaría más conflictos y dificultades o crees que aún hay esperanzas, entonces la respuesta es no.

Ya en este caso, la mejor opción es quedarte con tu cónyuge, al menos por un tiempo, mientras intentan hallar una solución juntos.

¿Cuál es el nivel de conflicto en tu matrimonio?

Expertos en divorcios opinan que el nivel de conflicto entre la pareja es un factor fundamental cuando se estudia las posibilidades de reconciliación.

En su libro "Para bien o para mal", la Dra. E. Mavis Hetherington explica que:

"Si bien el divorcio puede causar una gran conmoción, dos años más tarde, por lo general, la estabilización y las habilidades sociales han mejorado".

Igualmente, la doctora indica que los conflictos graves son los abusivos, amenazantes y físicamente violentos.

Y que rara vez logran solucionarse a través de terapia.

Igualmente, la negatividad, la cual se puede presentar a través de gestos de desagrado o gritos, también puede indicar que lo mejor es que la pareja se separe.

Ya que a medida que pasa el tiempo, la pareja continúa faltándose el respeto y puede derivar más violencia en la relación.

¿Deberían permanecer en un matrimonio infeliz por el bien de los hijos?

Aunque el divorcio puede resultar muy doloroso, en ocasiones es necesario, sobre todo cuando el niño queda expuesto a ciertos tipos de abusos o violencia.

En ocasiones, el bienestar del hijo puede mejorar luego del divorcio, pero cada situación es única.

Por lo tanto, debes estudiar todos los factores y recursos que estén presentes para saber de qué manera el divorcio puede afectar al niño.

Sin embargo, lo principal es evitar exponer a tu hijo al conflicto.

Y si el divorcio es la única opción, intenta practicar la custodia compartida o crianza compartida, ya que distintos estudios han demostrado que los niños en esas situaciones les va mejor que aquellos que viven con padres que tienen la custodia exclusiva.

Terapias y otros métodos de resolución de conflictos.

Si decides permanecer en un matrimonio infeliz, lo mejor que puedes hacer es obtener asesoramiento y terapia, asumiendo tu parte de la responsabilidad del conflicto.

Y aunque cueste creerlo, el simple hecho de hacer esto puede cambiar la dinámica de la relación.

Así que intenta disculparte con tu pareja cuando sea el momento adecuado. Al aceptar tus errores, impulsarás a tu pareja a hacer lo mismo, promoviendo el perdón y permitiendo que ambos puedan seguir adelante.

Muchos factores pueden determinar si los padres infelices deben permanecer juntos por el bien de sus hijos.

Independientemente de que desees separarte, siempre es recomendable obtener terapia de pareja antes de solicitar el divorcio. Y si la separación es la única solución, no te angusties, la mayoría de los hijos suelen adaptarse a la situación a largo plazo.

Con mucha paciencia y trabajo mutuo, los matrimonios logran mejorarse con el tiempo.

Si ambos están dispuesto a disculparse y cultivan una atmósfera de respeto y tolerancia, podrán seguir juntos sin problema alguno.

Y tú, ¿cuál consideras que es la mejor solución para tu caso?

Déjanos tu respuesta en los COMENTARIOS y COMPARTE esta nota con tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR