Perrito abandonado hizo esto justo antes de ser sacrificado y rompió el corazón de todos.

Perrito abandonado hizo esto justo antes de ser sacrificado y rompió el corazón de todos.0shares

La vida no es fácil y mucho menos cuando se trata de un ser inocente y sin capacidad de protegerse a sí mismo. Como es el caso de muchos animalitos en todo el mundo que son dejados a su suerte y quién sabe si en el transcurso de su vida se encuentren con un alma bondadosa que los rescate.

Para Lana, un linda perrita mestiza, la vida no resultó ser nada fácil. Cuando nació fue la más pequeña de su camada, todos sus hermanos fueron dados en adopción menos ella, pues nadie se interesó en una perrita tan pequeña. Así que terminó siendo enviada a un refugio para mascotas que casi se convierte en el último lugar que pisaría. Pero por suerte las redes sociales sirven para que personas de buen corazón hagan la diferencia.

Su historia comenzó hace tres años, en una lejana granja canadiense, cuando una familia que dedicaba a trabajar en el campo y la ganadería se dio cuenta de que su perra estaba embarazada y nunca supieron quién era el padre. Por lo que decidieron esperar a que los perritos nacieran y si salían bonitos, los venderían y así ganar un poco de dinero.

Finalmente llegó el día del nacimiento…

Primero nacieron 8 perritos y por fortuna todos estaban sanos. La novena fue hembra, era mucho más pequeña que sus hermanos. Y la llamaron Lana. No le daban muchas expectativas de vida, pues debía luchar con el resto de los cachorros para poder comer. Con el tiempo todos los perritos fueron adoptados menos ella.

La familia decidió no encargarse más de ella y la abandonaron en un parque.

Ya que se trató de un lugar donde dejan mascotas abandonadas con frecuencia, no pasaron mucha horas cuando la asociación “Rescue Dogs Match” encontró a Lana, quien apenas tenía cuatro meses de vida. Sin embargo, como nunca había recibido cariño de los humanos, era muy tímida y temerosa.

Sus primeros días en el refugio fueron difíciles.

Intentó morder a los veterinarios en varias ocasiones cuando querían alimentarla, así que pasaba largas horas en su jaula sin comer, tomar agua o jugar con los juguetes que le daban para entretenerla. 

Cada vez que iniciaban campañas para la adopción de mascotas Lana salía triste en las fotos.

Y eso la hizo ser conocida como “el perro más triste del mundo.”

Pasaron tres años y Lana ya había crecido bastante.

Muchas familias se acercaban buscando cachorritos, pero ninguno volteaba a verla, pues por su tamaño ya no causaba tanta gracia, y si alguien lo hacía era atacado por Lana pues se convirtió en una perrita muy agresiva aunque la tristeza inundaba su mirada.

Un día los coordinadores del refugio notaron que necesitaban más espacio para otros perros.

Y la única solución que encontraron fue sacrificar a los perritos que tenían más tiempo en el lugar. Y Lana encabezaba la lista.

Pero la noche anterior a esto sucedió un verdadero milagro…

Una de las veterinarias de la guardia nocturna la escuchó llorar, así que se acercó a Lana y está no paró de saltar y jugar, parecía que sabía lo que le esperaba y rogaba con su sonrisa no ser sacrificada. 

Entonces la doctora pensó que no era justo que después de tanto sufrimiento Lana tuviera un final tan trágico.

Por lo que fue a su casillero, sacó su teléfono e intentó por última vez encontrarle hogar. 

Tomó algunas imágenes y las subió a Facebook contando la historia de Lana.

Minutos después no podía creer lo que veían sus ojos. Tenía más de 10 mil mensajes de personas que escribieron a la página del albergue ofreciéndose para cuidar a Lana. 

Incluso ofrecieron dinero para trasladarla a un hogar temporal y salvarla de ser sacrificada.

Lograron reunir más de 15 mil dólares. 

Los representantes de la institución advirtieron a varios adoptantes sobre el mal carácter de Lana.

Sin embargo, una familia que vivía fuera de la ciudad insistió en darle la oportunidad de vivir felizmente y rodeada de amor. 

Cuando fueron a buscarla no aceptaron el dinero…

Y en cambio lo ofrecieron para buscar refugios temporales a otros animalitos que serían sacrificados.

Lana estaba muy feliz…

Por fin alguien había ido a buscarla sin mirar a otros cachorros, perros de raza o más bonitos. 

Cuando llegaron y dijeron su nombre, ella saltaba y movía la cola emocionada.

La veterinaria que publicó las fotos estaba muy agradecida, y feliz por haber salvado la vida a “la perra más triste del mundo”.

Actualmente Lana tiene mucho espacio para correr…

En un enorme patio que comparte con dos perritos más. Ahora come y juega todo el tiempo y, por supuesto, recibe el amor que tanto tiempo le negaron. 

Juntos podemos evitar que historias como la de Lana se repitan.

Si decides tener mascotas piénsalo bien, debes ser un dueño responsable, cuídalas y esterilízalas; no permitas que sus terminen en la calle. 

¡Adopta en vez de comprar!

Darás una oportunidad a un animalito que te llenará de un amor que no se compara con nada.

¿Qué opinas de esto? COMENTA y no olvides COMPARTIR esta nota con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR