No pudo soportar la idea de vivir sin su madre y con una carta se despidió para siempre.

No pudo soportar la idea de vivir sin su madre y con una carta se despidió para siempre.2.2kshares
“Mamá, no quiero separarme nunca de ti, pero me adelantaré un poco”.

Con apenas ocho años de edad, Logan Sullivan era un niño como cualquier otro, tenía muchos amigos en la escuela, le gustaba estudiar y era responsable con sus deberes, le encantaba jugar al aire libre y su madre era el amor más grande de su vida. Tenía todo para ser feliz, pero, en muy poco tiempo todo cambió repentinamente. Cuando su madre enfermó a causa de un agresivo cáncer de páncreas.

La situación en la familia se tornó bastante complicada y con el fin de hacer las cosas menos difíciles, la mujer decidió decirle a Logan que se convertiría en un integrante de los X-Men y tendría que partir muy lejos. Su hijo era fanático de esas películas y ella pensó que si le decía eso, su sufrimiento sería menor. Pues decirle sobre el cáncer sería algo muy duro.

Pasó el tiempo, hasta que una mañana mientras Logan estaba en el colegio, un profesor lo vio muy desconcertado. Se veía muy inquieto y no podía controlarse. Y todo se debía a que no entendía lo que ocurría en realidad con su madre. Ya casi no la veía y ahora pasaba más tiempo con su tía y la niñera Jenny. Así que, intentando actuar con honestidad lo que luego fue puesto en duda, el maestro le confesó a su alumno lo que realmente estaba sucediendo.

-"Tu madre se ha enfermado". Le dijo. "Dios quiere llevársela a su lado y lamentablemente no le queda mucho tiempo con nosotros."

Logan empezó a llorar sin control y al no entender por qué todo esto estaba pasando, decidió no seguir más en este mundo. Así que, escribió lo siguiente en un papel que le dejó a su madre junto a la cama.

“Mamá, yo también voy a ser un superhéroe, y quiero morir para estar contigo también en el cielo. No quiero separarme nunca de ti. Me adelantaré un poco. Te espero en el cielo”.

Dejó el lápiz sobre la hoja. Y después, decidió subir a su habitación en el tercer piso y se disfrazó de Superman. Era todo un superhéroe bañado en lágrimas…

El mismo día en que los vecinos dijeron haber visto a un niño saltando por la ventana hacia la calle, su madre leyó la carta. Era muy triste, y ya no tenía ninguna razón para seguir viva. Por lo que se dejó invadir por el cáncer.

Esta historia es realmente triste, pero es a la vez una muestra de que el amor de un hijo por su madre es tan fuerte que hasta puede matarnos.

¿Qué piensas de esto?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR