¿No eres feliz con tu pareja? Aquí te explicamos porqué es tu culpa y cómo cambiar esto

¿No eres feliz con tu pareja? Aquí te explicamos porqué es tu culpa y cómo cambiar esto0shares

Ciertamente hay decisiones muy difíciles de tomar en esta vida. Como cuando tu pareja ya no te hace más feliz, sino que por el contrario sólo te causa sufrimiento. En esos casos, aunque esa persona parecía ser la indicada para ti, te das cuenta de que en realidad no lo es, porque ya no te valora como te lo mereces.

Porque todo el mundo merece tener a su lado alguien que realmente se esfuerce todos los días en demostrarle cuánto lo quiere. Lo importante de todo esto es tomar conciencia de que si la persona con la que estás no te trata bien, no puedes seguirlo permitiendo, debes dejar de aferrarte a quien te hace infeliz.

Lamentablemente y aunque parezca increíble, muchas veces nosotros mismos somos los únicos culpables de nuestra propia infelicidad, porque aunque nos sentimos miserables junto a una persona, no nos terminamos de decidir a dejarla. Y es que llegar a tomar esa decisión requiere algo de tiempo y un cambio de mentalidad. Si tú mismo no te amas y te das tu puesto y el valor que te mereces, nadie más lo hará por ti.

Deja de asumir responsabilidades que no te corresponden

En una relación, es muy importante que ambos aporten su grano de arena. Una persona no puede hacerse cargo de todo ella sola y cargar con todo el peso de la responsabilidad propia y de los demás. Cada quien debe hacer su aporte, aunque sea pequeño. Tú no tienes que asumir las cargas de nadie. Puedes cooperar, pero sin hacerte cargo de las responsabilidades del otro.

No te quedes en las palabras y pasa a la acción

Puedes tratar de empaparte de toda la información disponible de superación personal y auto-ayuda, inscribirte en cursos, leer libros y artículos de consejos como este, pero tu vida no cambiará hasta que realmente comiences a llevar a la práctica ese conocimiento. Deja de leer y empieza a hacer.

No dejes que tus emociones te controlen

Cuando una emoción es muy fuerte, sea positiva o negativa, con frecuencia nos dejamos llevar por ella, dejando que controle nuestros pensamientos y acciones por completo. Trata de identificar tus emociones y de  recordar que estás por encima de ellas y que ellas no deben definirte.

No le des importancia al "qué dirán"

No debemos desperdiciar nuestra energía y paz interior preocupándonos por lo que los demás pueden llegar a pensar de nosotros. Eso entra en el campo de lo que no podemos ni saber con certeza, ni controlar, así que es mejor no desgastarnos pensando en ello. Nadie está en nuestros zapatos y nadie está mejor capacitado para decidir qué hacer con nuestras vidas que nosotros mismos.

No dejes que el miedo te paralice

Vivimos tan atemorizados de llegar a experimentar sentimientos negativos, como la tristeza o el miedo al cambio, por ejemplo, que muchas veces ni siquiera hacemos nada para evitarlo. Aunque el miedo no es agradable de ninguna manera, no podemos permitir que nos detenga. Aprende a dominar este sentimiento y a superarlo para poder seguir adelante con tu vida.

No dejes que la culpa y la vergüenza te dominen

Nadie es perfecto, absolutamente todos cometemos errores, pero no por eso somos malas personas. Debemos ser capaces de perdonarnos a nosotros mismos, aceptándonos con nuestras fortalezas y debilidades. Nuestros errores no son lo que nos define.

No vivas en el pasado

No te aferres al pasado, así sólo lograrás perderte de las nuevas experiencias maravillosas que ocurren cada día en tu vida. No puedes empezar un nuevo capítulo en tu vida si te empeñas en releer una y otra vez los viejos capítulos.

Aparta la negatividad

Tu entorno refleja los pensamientos y sentimientos que te dominan. Si todo el tiempo te centras en los aspectos negativos de tu vida, lo único que lograrás es perpetuar esas circunstancias. Trata de pensar en positivo, para lograr alcanzar resultados más positivos.

Abandona tu zona de confort

Aunque nos haga infelices, la certeza de nuestra vida actual nos hace sentir seguros y es por eso que evitamos tomar riesgos, aunque eso signifique lograr alcanzar una vida mejor. Y sin considerar que incluso esas circunstancias seguras también pueden cambiar en cualquier momento.

No ignores tu corazón e intuición

Mucha gente intenta vivir como los otros esperan que lo hagan, y no siendo fiel a sí mismos. Toma valor suficiente para confiar en tu intuición y seguir los dictados de tu corazón. No encontrarás una guía más confiable.

No te compares con nadie

Mark Twain tenía toda la razón cuando dijo que: "La comparación es la muerte de la alegría." Deja de compararte con los demás, acepta que tú y tu vida son diferentes a los demás y ten siempre presente que la diversidad es lo que hace que la vida sea interesante.

Deja de preocuparte por el futuro

Al preocuparte constantemente por todo lo que podría salir mal en tu vida en el futuro, creas tu propio infierno personal, lejos del apacible y maravilloso presente que estás dejando pasar sin disfrutarlo.

No olvides cuál es tu valor esencial

Los factores externos, como tu título universitario, tu estado civil, o tu situación financiera son sólo roles que desempeñamos en algún momento de nuestras vidas, pero que no definen tu valor como ser humano.

No le temas a tus emociones

Algunas personas son incapaces de salir de una relación enfermiza por el temor al dolor que esa separación implicaría. El dolor es inevitable, pero pasajero, y al mismo tiempo aleccionador. Sin duda, eres lo suficientemente fuerte como para soportar el dolor de un corazón roto y recuperarte de ello para volver a amar.

Aprende a identificar cuando se haya acabado el amor

Aunque una pareja debe darse apoyo en las buenas y en las malas, eso tampoco significa que debas aferrarte a algo que ya has intentado múltiples veces, pero sencillamente no funciona. 

No te dejes cegar por la negación

La negación puede cegarte de tal modo que no eres capaz de darte cuenta de lo que realmente está sucediendo a tu alrededor, como una especie de bloqueo mental. Pero cuando niegas los problemas, estos no desaparecen, siguen ahí, sólo que tú no los ves ni los reconoces.

Sé independiente

Si has dependido de otras personas toda tu vida, al punto de pedir opiniones para todo, y al tomar decisiones sin ayuda te sientes inseguro, sin duda eres demasiado dependiente y necesitas preguntarte urgentemente si estás con tu pareja porque realmente la quieres o porque no eres capaz de hacer las cosas solo. 

Deja de culpar a tu entorno

Deja de inventarte excusas y pretextos para justificar tu sufrimiento. Sólo tú puedes tomar la decisión de afrontar cada situación. Empieza a buscar soluciones y deja de evadir los problemas.

Ten confianza en ti

Quizás dudes de si eres capaz de lograr lo que te propones, y sin haberlo intentado ni siquiera, ya piensas que vas a fracasar, lo cual te impide hacer cualquier cosa, como dejar una relación que ya no funciona. Quizás pienses que no soportarás la ruptura, pero no sabrás qué tan fuerte eres hasta que des ese paso.

Sube tu autoestima

Tú vales la pena, así que deja de sentirte menos, mereces alguien que te apoye y te quiera por quien y como eres, así que deja de pensar que si te decides a dejar a esa persona nadie más te va a querer, porque no es verdad.

No necesitas a nadie más que a ti mismo para ser feliz

Así que decídete a ponerle fin a las relaciones que no te benefician y toma las riendas de tu vida y tu felicidad. Necesitas recuperar tu dignidad, respetarte y amarte a ti mismo para que los demás también lo hagan. Si fortaleces tu alma lo suficiente, nada ni nadie podrá derrotarte jamás.

¡Comparte estos excelentes consejos con todos tus amigos, nunca sabes quién los puede necesitar!

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR