Niño engaña a su familia, roba las tarjetas de crédito de su mamá y se va de vacaciones

Niño engaña a su familia, roba las tarjetas de crédito de su mamá y se va de vacaciones0shares

Como sabemos, los niños acostumbran a cometer travesuras, bien sea comiendo sus galletas antes del almuerzo, saltándose la tarea para salir a jugar con sus amigos o simplemente escondiéndose para asustar a sus padres. Eso es algo que hemos visto en muchas ocasiones...

¿Pero irse a otro país sin el permiso de sus padres? ¡Eso sí que es algo nuevo! Y es que un pequeño en Australia logró engañar a su familia, robar las tarjetas de crédito de su mama y salir del país para tener unas fabulosas vacaciones -entre clases- en Bali...

¡Sigue leyendo para enterarte de esta aventura!

Si quedaste sorprendido con las ocurrencias de este pequeño, entonces COMPARTE esta nota con tus amigos. Tampoco olvides dejarnos tu opinión en los COMENTARIOS, aquí en Buenamente.com nos encantaría saber lo que piensas al respecto.

¿Recuerdas cuando nos enojábamos con nuestros padres porque no nos dejaban hacer algo divertido?

Y de seguro pensaste que la mejor opción era huir. Sin embargo, lo máximo que llegamos a hacer era correr a nuestra habitación y cerrarla de un portazo. Pero el chico que te presentaremos a continuación llevó el plan de "huir" a un nuevo nivel...

"¡AAAH! Arruinas mi vida".

Drew, un pequeño de 12 años oriundo de Australia, llegó costearse unas lujosas vacaciones en Bali sin el permiso de sus padres.

Inicialmente, Drew le había pedido permiso a su madre para irse a Bale, pero ella dijo no. Por lo que el travieso niño decidió emprender su propia aventura.

Antes de iniciar su viaje, Drew investigó con determinación sobre las aerolíneas que permitían viajar a los niños sin acompañante.

Una vez que la encontró, robó las tarjetas de crédito de su mamá, compró un boleto en Jet Star y pagó una habitación en el All Seasons, en Bali. 

El día que debía volar a Bali, Drew le mintió a su familia diciéndole que iba a la escuela.

Pero en lugar de eso, engañó a su abuela para que le entregara su pasaporte y montó su scoote para irse a la estación de tren que lo dejara más cerca del aeropuerto. Ya en el aeropuerto, embarcó un vuelo a Perth.

Luego embarcó otro vuelo que lo llevaría a Indonesia, pero justo antes de eso, fue interrogado por las autoridades del aeropuerto de Perth.

"Solo me pidieron mi identificación de estudiante y mi pasaporte para demostrar que tengo más de 12 años y que estoy en la escuela secundaria", cuenta el chico.

Para la suerte de Drew, él ya había viajado hasta Bali con su familia, por lo que sabía desplazarse con seguridad.

"Fue genial porque quería emprender una aventura", cuenta el pequeño.

Una vez que llegó a Bali, se registró en el hotel y le dijo al personal que estaba esperando a su hermana mayor para no levantar sospechas.

Mientras que Drew se divertía en en su aventura, su familia estaba aterrorizada.

Ya que la escuela había informado que el niño llevaba ya un día desaparecido.

"¿Dónde está mi bebé?".

Por supuesto, la familia empezó a buscarlo frenéticamente.

Y al poco tiempo descubrieron los cargos en la tarjeta de crédito, los cuales dejaban un rastro hasta Bali.

Sin pensarlo dos veces, la madre de Drew voló hasta Indonesia para traerlo de vuelta.

Según cuenta la madre, Emma, a su hijo no le gusta recibir un "no" como respuesta, pero jamás esperó que fuese capaz de esto.

En declaraciones a los medios de Australia, Emma describió cómo se sintió cuando se dio cuenta de que su hijo se había ido del país:

"Sorprendida, disgustada. No hay emoción para sentir lo que sentimos cuando descubrimos que se había ido al extranjero", dijo.

Finalmente, Drew pudo pasar 4 días en Indonesia, por lo que verdaderamente pudo vivir su propia aventura.

"Fue grandioso", dijo el niño. "Porque quería ir en una aventura".

En toda su aventura, Drew gastó alrededor de 8.000 dólares.

No cabe duda que este pequeño tiene cierta astucia callejera, pero robar la tarjeta de sus padres para fugarse de esa manera fue muy irresponsable.

Estamos seguros que el regaño que recibió de sus padres le servirá de lección para no emprender aventuras tan arriesgadas.

"Nunca hagas eso de nuevo".

Y tú, ¿qué opinas de la aventura de este chico?

Déjanos tu respuesta en los COMENTARIOS y COMPARTE esta nota con tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR