Nadie lo quería por ser sordo, hasta que una hermosa familia le enseñó Lenguaje de Señas.

Nadie lo quería por ser sordo, hasta que una hermosa familia le enseñó Lenguaje de Señas.4shares

Si hay alguien en el mundo de quien puedes esperar una fidelidad sin límites esa es tu mascota y mucho más si se trata de un perrito. Los perros son animales leales, carismáticos, y llenos de energía. Están dispuestos a llenar nuestras vidas de amor y juegos. Sin embargo, a veces se nos olvida que son animales y que necesitamos tenerles paciencia, pues ellos no conocen las reglas de nuestro mundo humano. 

Y sí, sabemos que estos peludos amigos son capaces de aprender increíblemente rápido y gracias a esa habilidad es que hemos podido domesticarlos y hacer que obedezcan a ciertas ordenes que les damos. Por ejemplo, pueden aprender a sentarse, a echarse, a buscar un juguete que lanzamos, y un sin fin de cosas que usualmente les comandamos con alguna palabra. Pero en esta ocasión te hablaremos sobre un perrito en particular, uno muy especial porque es sordo.

Se trata de Ivor, un pequeño cachorrito pitbull staffordshire...

Ivor sólo tenía 10 meses cuando salió del albergue donde vivía y se fue a vivir con una familia que lamentablemente no supo valorarlo. 

Ivor es un perrito sordo...

Pero la ignorancia de las primeras familias lo hicieron regresar muy pronto a su antiguo hogar en el refugio. Lo devolvían casi de inmediato. Parecía que Ivor debía perder todas las esperanzas, hasta que una familia lo adoptó.

perro sordo

Ellos le dieron mucho amor y le enseñaron a interpretar lenguaje de señas.

Resulta difícil de creer, pero este perrito nos demuestra lo listos que estos animalitos pueden ser. 

Tiene una increíble energía...

Le encanta salir de paseo y gracias a la paciencia de su nueva familia, ya es capaz de comprender algunas señas.

Se convirtió en un perrito más atento.

Y eso lo ayudó a entender el lenguaje de señas.

Ahora es un perrito más seguro y tranquilo ¡Es adorable!

La familia lo señala mientras conversan entre ellos, de esa manera lo hacen sentir parte de la familia.

El resto de sus sentidos están perfectos y eso le permite estar siempre alerta.

Es un perrito muy juguetón...

Sus dueños le esconden galletas de premio por diferentes partes de la casa para hacer que se mueva y corra buscándolas hasta encontrarlas.

También es muy dormilón...

Y no dudamos que sus siestas son muy placenteras. El amor que le brinda esta familia lo hace sentir tranquilo, y ya no piensa en esos albergues donde seguramente moriría.

Nos da gusto saber que Ivor tiene una familia que lo cuida y le da mucho amor.

Mira a Ivor obedecer a las señas en el siguiente video:

¿Te gustaría adoptar una mascota con alguna discapacidad? COMENTA  y no olvides COMPARTIR esta nota con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR