Me casé y perdí a mi pareja, ahora estos son mis 6 consejos para ti

Me casé y perdí a mi pareja, ahora estos son mis 6 consejos para ti0shares

Nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes y cuando el momento de perderlo todo llega, te das cuenta de cuáles fueron tus errores y qué pudiste haber hecho diferente, pero en este punto ya sería demasiado tarde. Hay personas que han aprendido esto de una manera dura e impactante, pero afortunadamente han tenido fuerzas para sobreponerse y ahora nos intentan enseñar eso que nadie les dijo que no hicieran.

Alexandra es una chica de 26 años que estuvo casada por 2 años, pero su relación terminó en divorcio y esto nos cuenta:

“Algunas personas podrían decir que no pude haber llegado a ninguna conclusión en tan poco tiempo. Pero no creo que sea así: en realidad aprendí mucho y tengo algunas cosas importantes que compartir. Quiero contarles a los lectores sobre los errores que cometí en mi matrimonio que no recomiendo. Quién sabe, quizás ayude a salvar a la familia de otra persona.”

1. No intentes hacerlo todo por ti misma

El hecho de que puedas hacer muchas cosas no significa que tengas que hacerlas. No le niegues a tu esposo la oportunidad de abrir una lata, llevar bolsas pesadas, cambiar bombillas, etc. Todas podemos hacer estas cosas, a veces mejor que los hombres, pero las preguntas aquí son "¿por qué hacerlas?"

"Mi problema es que siempre sé cómo hacer algo mejor, así que siempre trato de controlar todo" 

Esto es algo malo. Esto relaja a los hombres y no necesitan ser fuertes y poderosos. ¿Pero no queremos estar con un hombre fuerte y poderoso?
La capacidad de dejar que alguien haga algo por ti es la habilidad más importante cuando se trata de formar una familia (al menos eso creo). En primer lugar, divide las tareas de la casa: alguien cambia las bombillas, alguien saca la basura, y alguien prepara el desayuno y carga la lavadora. En segundo lugar, no brindes consejos y ofrezcas ayuda a menos que te lo pidan. Aprende a disfrutar de ceder el control y dejar que el hombre también trabaje. Algún día te encontrarás en una playa relajándote y tanto tú como tu pareja estarán agradecidos por el arduo trabajo que han dedicado a su matrimonio.

2. Callar no ayuda en nada

¡Lo siguiente demuestra un punto realmente importante! Como una persona súper comunicativa, creo que el peor castigo es el silencio. Después de grandes peleas, dejé de hablar y esperé a que mi esposo diera el primer paso. Esto es porque asumí que me preguntaría por qué estaba en silencio. ¡Esto está mal!
No importa qué tan ofendida estés y cuán obvia pienses que es la razón detrás de tu enojo, respira profundo y cuéntale a tu pareja lo que te está molestando.

"No hay nada más importante que esto: ¡no te calles!" 

Sí, los hombres piensan de manera diferente. Miles de psicólogos nos siguen contando sobre esto, incluso se explica en la literatura clásica, pero por alguna razón, nuestra voz interna nos dice lo contrario. "¿Cómo puede esto no ser claro? ¿Cómo no puedes saber porqué estoy enojada? ¡Es tan OBVIO!"
Lamentablemente, esta forma de pensar es incorrecta. Nada es tan obvio como creemos que es. He tenido tantos casos en que la razón de mi silencio fue malinterpretada por otros. El silencio no es una solución, solo empeora las cosas.

"Solo hay una forma de salir de esto: ¡siéntate y habla!" 

No debería ser un monólogo o una explicación demasiado dramática. Solo usa tu sentido común y explica tus sentimientos.
Por cierto, durante las conversaciones tranquilas, puedes darte cuenta de que la razón por la que estabas molesta era debido a tu incapacidad para comprender tus sentimientos profundos o tu problema debido a las hormonas, el mal tiempo, el trabajo, etc. Eventualmente, verás la imagen completa.
De cualquier manera, hablen entre ustedes y no se queden callados. No hay nada mejor que hablar las cosas.

3. Las personas no cambian

¡Esta es una declaración verdadera que debes esculpir en las paredes de tu casa para mirarla todos los días! Las personas pueden crecer, adaptarse a las nuevas circunstancias o migrar temporalmente su atención a otra cosa, pero si tu pareja es mayor de 15 años, no cambiará. O aceptas a la persona tal como es, o no.
Uno de los mayores errores que cometí fue la esperanza de que mi compañero y yo cambiaríamos. Este es el error que nunca debes cometer. Si sigues notando que estás esperando un momento en que las cosas cambien, tengo que decirte que este es el error № 1.
Los cónyuges son adultos con personalidades formadas, por lo tanto, no intentes cambiarte a ti mismo ni hacer que tu pareja lo haga por ti. Respira profundo, sonríe y piensa qué hacer en ciertas situaciones. Solo hablen del problema que tienen entre manos.
Si realmente amas a tu pareja, sus defectos no te harán daño ni te volverán loco. Sin embargo, si te vuelven loco, ya sabes lo que debes hacer.

4. Las emociones pueden ser destructivas

¿Sientes que estás a punto de explotar? Hay un secreto que te ayudará a relajarte. Respira profundo, cuenta hasta 10 y luego habla.
Aquí, es muy importante resaltar cuánto tiempo debe durar el recuento. Antes de volverte muy emocional y decir muchas cosas de las que te arrepentirás, cuenta hasta 10. Los 10 segundos adicionales harán que tu enojo (que no te deja pensar claramente) se vaya y que veas a la persona que amas frente a ti. Estos 10 segundos te darán tiempo para encontrar las palabras necesarias para expresar tus pensamientos.

"10 segundos son realmente útiles"

Pueden ayudarte a darte cuenta de que puedes haber entendido mal algo porque se perdió una palabra o se escuchó mal. Aprende a controlar tus emociones. A diferencia de un escenario de conciertos,  tu hogar no es un lugar para gritar y acusar. Muchas peleas se podrían haber evitado si hubieras aplicado esta regla antes.

5. No existe tal cosa como amar demasiado

La persona con la que estás merece mucho amor porque, a diferencia de la mayoría de las personas, te conoce en lo peor pero te ama de todos modos. El amor puede expresarse de diferentes maneras, incluso tocarse, pronunciar palabras de apoyo, hacer planes juntos, entenderse entre sí, y así sucesivamente. Pero es muy importante no ocultar este amor, sino compartirlo y expresarlo de la mejor manera posible.
El amor te proporciona una fuente inagotable de energía, fortaleza y confianza para ti y para la persona que amas. Mi error fue dirigir el amor hacia todos, menos a la persona que realmente lo necesitaba.

6. Encontrarse a medio camino solo es posible si lo hacen juntos

Esta es una regla realmente importante que estoy aprendiendo a aplicar todos los días y estoy sinceramente sorprendida por los resultados. Aquí hay un ejemplo simple:
A tu esposo le encanta cuando su baño está limpio (hay un tubo extra de pasta de dientes, un espejo limpio, un montón de toallas limpias, etc.). Esto asegura que estará de buen humor. Y tu esposo sabe que estás feliz si tu refrigerador siempre está lleno de tus comidas favoritas (por ejemplo, jugo de naranja y yogurt). Sin embargo, realmente no te encanta la limpieza, y no le encanta ir al supermercado.
Pero en el camino a casa, recuerdas tomar un tubo extra de pasta de dientes y tener tiempo suficiente para lavar las toallas. También él tiene tiempo para pasar por un supermercado porque vio que te estabas quedando sin jugo de naranja para la mañana. Esto es lo que significa encontrarse a mitad de camino. Pero solo pueden hacerlo juntos.

"No puedes contar la cantidad de cosas buenas que esperas que haga tu compañero a cambio"

Esta es simplemente una forma de expresar cuidado mutuo en las pequeñas cosas. Es una forma de construir una vida familiar. Sin embargo, si tu baño está súper limpio todas las mañanas, pero tu marido no compra tu jugo, incluso cuando se lo pides, eso significa que solo una persona lo está intentando. Esto no hace a un matrimonio feliz.

Para concluir

No me arrepiento de nada y estoy agradecida por todo lo que ha sucedido. No creo haber sido la única que cometió errores. Esta experiencia me hizo una persona más fuerte y sabia. Me permitió mirar dentro de mí y pensar en las cosas que nunc ahabía considerado o que me parecían irrelevantes. Espero que este artículo ayude a alguien a mirar su relación desde un ángulo diferente y evitar los errores que yo cometí.

¿Crees que Alexandra tiene razón en lo que dice? COMENTA y no olvides COMPARTIR esta nota con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR