Madre cansada de su hijo rebelde le escribe una carta que revoluciona toda la web

Madre cansada de su hijo rebelde le escribe una carta que revoluciona toda la web0shares

Ningún hijo viene con un manual que te indica qué hacer en las distintas situaciones que tendrás que enfrentar como padre durante su crianza. Por esta razón, no queda más remedio que experimentar en el camino, poniendo en práctica distintas estrategias hasta que una nos proporcione los resultados que esperamos.

A medida que los niños se van haciendo mayores, los retos de crianza se vuelven más complejos, ya que aumentan sus deseos de independizarse. Aunque es una etapa dura, existe un sinfín de recursos que les permiten a los chicos aprender a controlar estos impulsos y formarse en los valores fundamentales en la vida, como lo son el respeto y la responsabilidad.

El caso que veremos a continuación muestra cómo a través de una carta, esta madre hizo caer en cuenta a su hijo adolescente sobre la importancia de atender sus deberes en el hogar, en especial porque él logró concretar una fuente de ingresos propios que alimentaba su mala actitud. Por si fuera poco, el inocente gesto de ella de compartirla con sus amigos en Facebook hizo se volviera viral, despertando todo tipo de reacciones, tanto a favor como en contra de su original estilo de crianza. 

La adolescencia es una etapa llena de muchos retos y nuevas experiencias de vida

Si para los chicos es difícil hacerle frente a todas las nuevas circunstancias físicas y emocionales que experimentan, cuánto más podría serlo para sus padres, quienes tienen la importante tarea de orientarlos durante ese proceso. Está claro que es una labor que requiere de mucha paciencia e ingenio, pues no es sencillo lidiar con sus rebeldes actitudes juveniles.

Por este motivo, cada padre buscar la mejor manera de que sus hijos aprendan sobre los valores fundamentales de la vida

Dadas las facilidades con las que cuentan los chicos de ahora, no queda más remedio para los padres que ser el doble de creativos para exhortarlos a moderar algunos de sus comportamientos que podrían llevarlos por un mal camino.

Basándose en esto, Heidi Johnson optó por escribirle una carta a su hijo Aaron, de 13 años de edad, para darle una lección sobre 'independencia' y 'responsabilidad'

Ella se dio cuenta de que el muchacho estaba generando ingresos como Youtuber, pero evitaba por todos los medios hacer el resto de sus deberes del hogar y la escuela. Entonces, llegó y le preguntó si ya había terminado todos sus pendientes, aunque sabía bien que no los había siquiera comenzado, a lo que su hijo le respondió inmediatamente que sí. Acto seguido, puso manos a la obra en escribirle unas líneas que lo dejarían atónito.

En la cabeza de Heidi, las palabras comenzaron a fluir solas. Tomó una hoja de cuaderno y un bolígrafo para anotar lo siguiente:

"Querido Aaron:
Como parece que has olvidado que tienes sólo 13 años, y que yo soy tu madre, y como te niegas a aceptar el control, creo que necesitas una lección sobre independencia. Como dices que ganas tu propio dinero, va a ser más fácil pagar por todas las cosas que yo he comprado para ti antes."

Decidió colocarle una tarifa para cada uno de los servicios que disfrutaba en casa, tal cual si viviese alquilado:

"Si quieres usar tu propia lámpara, o utilizar Internet, tienes que pagar una parte de su coste de los siguientes servicios:
Alquiler: 430 dólares
Electricidad: 116 dólares
Internet: 21 dólares
Comida: 150 dólares."

Además, tendría que cumplir con distintas asignaciones especiales:

"También tendrás que tirar la basura los lunes, miércoles y viernes, y pasar la aspiradora esos días. Tienes que limpiar tu cuarto de baño todas las semanas, hacer tu propia comida y limpiar cuando hayas terminado. Si no lo haces, te cobraré un extra por la limpieza que tenga que hacer por ti."

Al final, le hizo una proposición todavía más interesante:

"Si decides que prefieres ser mi hijo otra vez, en lugar de mi inquilino, podemos discutir los términos de nuevo.
Saludos,
Mamá.”

Instintivamente, fotografió su carta y la subió a su cuenta de Facebook

La idea era que sus amigos y demás familiares estuvieran al tanto de la situación. Sin embargo, se convirtió en un fenómeno viral en muy poco tiempo.

"Querido Aaron, como parece que has olvidado que tienes sólo 13 años, y que yo soy tu madre, y como te niegas a aceptar el control, creo que necesitas una lección sobre independencia. Como dices que ganas tu propio dinero, va a ser más fácil pagar por todas las cosas que yo he comprado para ti antes.
Si quieres usar tu propia lámpara, o utilizar Internet, tienes que pagar una parte de su coste de los siguientes servicios:
Alquiler: 430 dólares
Electricidad: 116 dólares
Internet: 21 dólares
Comida: 150 dólares
También tendrás que tirar la basura los lunes, miércoles y viernes, y pasar la aspiradora esos días. Tienes que limpiar tu cuarto de baño todas las semanas, hacer tu propia comida y limpiar cuando hayas terminado. Si no lo haces, te cobraré un extra por la limpieza que tenga que hacer por ti.
Si decides que prefieres ser mi hijo otra vez, en lugar de mi inquilino, podemos discutir los términos de nuevo.
Saludos, Mamá."

Los internautas comenzaron a compartir la imagen con comentarios de todo tipo, unos a favor y otros en contra de su escrito

Al ver esto, Heidi publicó lo siguiente:

"Mi hijo gana dinero a través de Youtube, y en principio la idea no era publicar la carta. Pensaba que sólo la familia y los amigos iban a verlo, y no entiendo cómo me han llegado 100 nuevas solicitudes de amistad en Facebook de repente."

Quedó sorprendida por la cantidad de veces que su carta había sido compartida

"Pensé incluso que mi cuenta había sido secuestrada. Podría haber eliminado la publicación de la carta, pero ahora la han visto y compartido muchas personas".

Sin embargo, quiso aclarar que sus intenciones fueron las mejores para evitar malas interpretaciones

En función a esto, dijo:

“No soy ninguna dictadora o maltratadora que intenta controlar a su hijo. Soy sólo una madre que tiene todo el derecho del mundo a poner reglas y a establecer consecuencias para sus actos”.

Y también aclaró:

“Gente, seamos serios, no echaré a mi hijo a la calle si no puede pagar su mitad de la renta. No espero que pague. Quiero que aprecie su casa, su espacio y los regalos y bendiciones que tenemos”.

Lo mejor fue que, pese a lo que cualquiera podría decir, su hijo aprendió la lección que Heidi quería

Su relación madre e hijo mejoró considerablemente y establecieron un acuerdo justo acerca de sus deberes, derechos, responsabilidades y obligaciones. Sin tener que pagar renta, claro está.

Como moraleja de esta historia, Heidi resumió su idea en la siguiente frase:

“Fue una lección sobre gratitud y respeto. A veces tienes que perder, para ver qué tanto fue lo que perdiste”.

¿Cómo hubieses reaccionado si tu madre te hubiese hecho esto? Cuéntanos en los COMENTARIOS y COMPARTE con tus amigos esta asombrosa historia

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR