"Los perros o yo" le dijo su marido, ahora ella vive feliz con 30 perritos.

"Los perros o yo" le dijo su marido, ahora ella vive feliz con 30 perritos.0shares

A menudo, las parejas deciden adoptar mascotas para alegrar sus hogares. Si bien, en ocasiones esa mascota puede traer cierta tensión a la relación, las parejas suelen superarlos y fortalecer sus lazos. Sin embargo, la historia que te contaremos a continuación no es tan feliz y es mucho más... ¿Cómo decirlo?... Peluda.

Resulta que una mujer con más de 20 perros tuvo que elegir entre sus amigos peludos y su marido. Y, por muy insólito y divertido que suene, ella escogió a sus canes antes que su esposo. Ahora su historia se ha vuelto viral... ¡Aquí te la contamos!

Si quedaste sorprendido ante esta historia, entonces COMPARTE esta nota con tus amigos, ¡ellos también deben conocerla! Tampoco olvides dejarnos tu opinión en los COMENTARIOS, aquí en Buenamente.com nos encantaría saber lo que piensas.

El año pasado, un adorable matrimonio de 25 años terminó luego de que el marido le diera un inusual ultimátum a su mujer.

Mike, de 53 años, hizo que su mujer, Liz Haslam, esposa de 49 años, tomara una difícil decisión: ella tenía que elegir entre él o sus 30 perros. ¡Y su decisión sorprendió al mundo!

Resulta que Liz, como buena amante de las mascota, decidió elegir a sus perros sobre su marido.

Por lo que tuvo que decirle a su marido que la aceptaba a ella con todo y sus perros o se podía largar. Por lo que, sin sorpresa alguna, ésta mujer no ha tenido noticias de su ex-esposo durante 18 meses, luego de la inevitable decisión.

Aunque cualquiera pensaría que ella estaría devastada por la separación, Liz parece bastante positiva:

"Mi esposo dijo 'soy yo o los perros'. No he visto ni escuchado de él desde entonces. Pensé que después de 25 años, él debería saber que renunciar a los perros no estaba en mis intenciones", cuenta la mujer.

La pareja, además de haber compartido juntos un cuarto de siglo, también tienen un hijo llamado Ollie de 22 años.

Ambos se conocieron cuando Liz tenía 16 años y se casaron en 1991, luego de que ella se mudara con él poco después de haber terminado su educación.

Sin embargo, las cosas avanzaron muy rápidas en esos 25 años y terminaron tornándose muy peludas.

"[Mike] llegó al punto en que tenía suficiente y quería reducir la velocidad. Pero yo no estaba preparada para renunciar a todo. Entonces él decidió irse, y obviamente esa fue su elección".

Luego de que la familia se mudara a una granja en en Barnham, Suffolk.

Liz decidió montar una perrera muy exitosa, puesto que tenía muchísimo espacio para que decenas de perros energéticos pudieran correr por ahí.

No siendo suficiente, también creó "Beds for Bullies".

Una organización que rescata Bull Terriers, los cuales son animales que suelen tener muchos problemas médicos o de comportamiento.

Por ahora, Liz se encuentra cuidando a 30 perros, de los cuales la mitad de ellos tienen necesidades especiales.

Cinco de sus perros son sordos, cuatro tienen defectos, tres son ex peros de pelea, dos tienen un solo ojo y uno sufre de daños cerebrales.

Lamentablemente, fue ese amor inquebrantable por sus caninos lo que puso mucha tensión en su relación.

Y causó esta insólita separación.

"Simplemente nos alejamos cada vez más. Él estaba muy metido en su trabajo y no me dejó nada que hacer".

"No quería ser una viuda del trabajo, así que me enterré en mis perros".

Liz dedica al menos 18 horas al día a sus queridos perros.

Los saca a caminar 4 veces al días y los atiende cuando lo necesitan.

De acuerdo a los informes, BedsforBullies 'confía exclusivamente en las donaciones'.

Y se ha encargado del cuidado de animales que otros refugios no recibieron. 

Por los momentos, Liz está teniendo dificultades económicas, ya que las donaciones que recibe no cubre todos los gastos.

De hecho, el cuidado de los perros le ha dejado a Luz una cuenta de veterinario de más de 4.000 euros y, a parte, debe pagar el alquiler de su casa (800 euros mensuales), el cual lleva atrasado, por lo que el propietario del inmueble está exigiendo que lo desocupe este año.

Estamos seguros que Liz podrá salir adelante y seguirá cuidando cuantos perros pueda.

Pero la verdadera pregunta aquí es: ¿A quién elegirías si te lo exigieran? ¿A los perros o a tu cónyuge?

Déjanos tu respuesta en los COMENTARIOS y COMPARTE esta nota con tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR