Los descubrimientos más interesantes sobre lo que pueden hacer los bebés según la ciencia.

Los descubrimientos más interesantes sobre lo que pueden hacer los bebés según la ciencia.0shares

La llegada de un bebé es un evento que genera grandes expectativas en la vida de cualquier persona. Hay quienes piensan que, como son tan pequeños y frágiles, es poco con lo que pueden interactuar o percibir del mundo que los rodea, pero ¡no hay nada más equivocado que eso!

Una vez que salen del vientre materno, la cantidad de estímulos que reciben hace que su cuerpo comience un proceso de adaptación a las nuevas condiciones a las cuales se enfrenta, así no podamos verlo.
Es más, ya antes de nacer son capaces de desarrollar algunos de sus sentidos (principalmente la vista y el oído) con la estimulación adecuada. Así que si piensas que un bebé antes de alcanzar cierta independencia lo único que hace es comer, dormir y ensuciar pañales ¡estás equivocado!
Sigue leyendo y entérate de las múltiples cosas que hacen frente a tus ojos y ¡ni te imaginas!

Un bebé es toda una cajita de sopresas.

La incertidumbre de saber qué pasará por su cabeza cuando te mira, si siente frío o calor, además de aprender a conocer cada una de sus reacciones; hace que interactuar con él sea una experiencia fuera de serie. Mira 10 detalles de ellos que de repente no sabías.

1. Son capaces de percibir el humor de las personas.

Los especialistas afirman que los bebés pueden sentir el estado de ánimo de las personas que se encuentran a su alrededor. De hecho, pueden hasta cambiar su propio humor en función de ello, más si involucran emociones negativas. Por eso, recomiendan mantenerse lo más calmados posibles mientras se está cerca de uno.

2. En comparación con los adultos, son más sensibles a los sonidos.

Pueden percibir más frecuencias de sonido, al punto de poder hacerlo simultáneamente. Sin embargo, esa habilidad la van perdiendo a medida que siguen creciendo. Igual ¡cuidado con lo que dices y cómo lo dices!

3. Suele pensar antes de actuar.

Una vez han alcanzado los 8 meses de vida, comienzan a desarrollar su capacidad de decisión. Desde situaciones simples como elegir uno entre varios de sus juguetes, hasta otras más complejas como rechazar una comida que no es de su agrado; lo importante es que pueden analizar las realidades y actuar en función a ellas.

4. Pueden experimentar con los adultos.

Algunas de sus acciones son para observar el comportamiento de sus padres o cuidadores, cómo por ejemplo, lanzar objetos al suelo. De ahí que se recomiende ser consecuentes en las reacciones ante estos eventos o cualquier otro que implique interacción con los pequeños, para fijar una idea concreta de lo que complace o no a los adultos a su alrededor.

5. La identificación de sus emociones comienza desde el vientre materno.

Se ha determinado que las emociones que la madre experimenta liberan hormonas que llegan al bebé a través de la placenta, percibiendo así su estado emocional, lo que podría afectarlo durante el resto de su vida. Especialistas sugieren que esto se relaciona con el padecimiento de hiperactividad o ansiedad en los niños. Por eso, durante el embarazo es primordial cuidar la salud emocional.

6. Hasta los 3 meses ¡no tienen lágrimas!

Esto se debe a que sus conductos lagrimales aún no se han desarrollado por completo, por consiguiente, no lubrican adecuadamente el globo ocular. Así, emiten los sonidos del llanto pero no son capaces de botar lágrimas.

7. Pueden distinguir entre diversas razas.

No creas que el racismo es un problema genético. Sólo que los bebés suelen sentirse más atraídos hacia los rostros que le son conocidos. Por eso, suelen mantenerse más tranquilos con los de su mismo linaje y viceversa, inquietarse con razas diferentes.

8. Diferencian entre el bien y el mal.

A partir de los 6 meses de edad, los bebés comienzan a desarrollar el sentido de lo que es bueno o malo. Obviamente, se relaciona mucho con los referentes adultos con los que pueden contar a su alrededor. Igual, suelen sentir mayor atracción por los modelos buenos ¡Excelente!

9. Su aroma sirve para controlar a las personas de su entorno.

¡Así como lo lees! Un estudio de la Universidad de Montreal en Canadá afirma que el olor de bebé actúa sobre el cuerpo igual que una droga leve, desencadenando en el organismo una reacción química que genera apego y potencia el instinto de protección hacia el bebé. ¡Increíble!

10. Su cabeza es la parte del cuerpo que más rápido se desarrolla.

Durante sus tres primeros años de vida esto es así, volviéndose cada vez más lento hasta los 17 años que es cuando cesa su crecimiento. Eso explica la acumulación de tantos conocimientos en edades tempranas; de ahí que se diga que los primeros 1000 días de vida son cruciales para el desarrollo de toda persona.

¿Conocías alguno de estos detalles? Deja tus COMENTARIOS y no olvides COMPARTIR con todos tus amigos esta asombrosa nota.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR