Los 14 secretos mejor guardados sobre la historia del sexo que te erizarán la piel.

Los 14 secretos mejor guardados sobre la historia del sexo que te erizarán la piel.48shares

El sexo se ha tratado de satirizar a lo largo de toda la historia de la humanidad, olvidando que es un aspecto natural dentro del desarrollo del ser humano y que además ayuda a la preservación de la especie. Si bien es cierto, hay personas que son demasiado liberales en este aspecto, tampoco es bueno llevar al otro extremo lo que se habla de él; más aún cuando hay otras realidades muchísimo más grotescas que se ventilan con total normalidad, tales como la mutilación de cuerpos u otros crímenes abominables. 

Es así como se tiene la creencia de que muchas de las perversiones y prácticas en materia sexual actuales son las peores de todos los tiempos, sin caer en cuenta que anteriormente es poco lo que se conoce sobre la forma en cómo se llevaba el sexo. Para ayudarte con eso, aquí en Buenamente.com hemos investigado hasta reunir 14 de los hechos más secretos, sorprendentes pero verídicos sobre el sexo de hace más de 100 años atrás. Te sorprenderá descubrir que en algunos aspectos sus costumbres eran mucho más insólitas.

1. Desde la invención de la cámara, hace más de 100 años, existe la pornografía.

¡Y no de una forma primitiva! De hecho, podría considerarse incluso más fuerte que la de ahora puesto que las normas de esos tiempos eran mucho más estrictas, por lo cual era una mayor insolencia. Las personas posaban desnudas frente a las cámaras y optaban por vender discretamente sus fotografías.

Algunas de las prácticas retratadas eran verdaderamente grotescas.

También se incluían algunas imágenes de parejas teniendo relaciones sexuales bruscamente, encuentros de parejas del mismo sexo y muchas otras prácticas no convencionales que podrían asombrar hasta al más intrépido.

2. Algunos integrantes de la realeza en el siglo XVIII se excitaban usando cosquillas en los pies.

Una de las más recordadas es la emperatriz Catalina la Grande de Rusia. A ella le siguieron Anna Leopoldovna y otras zarinas.

Contrataban empleados cuyo trabajo era cumplir únicamente con esta tarea.

¡Imagínate entonces lo importante que era para ellas! Su tarea consistía en estimularlas sexualmente a través de las cosquillas.

3. Anteriormente, los anillos para pene se recubrían con pestañas de cabra.

Su estructura principal estaba hecha con los párpados de este animal. 

Los pelos se dejaban para lograr una mayor estimulación.

Todavía hoy en día pueden conseguirse algunos de éstos.

4. El primer modelo de consolador estaba hecho de piedra.

Estos penes de piedra son una de las representaciones masculinas más antiguas.

5. Los doctores victorianos acostumbraban masturbar a sus pacientes para calmarlas.

Los ataques de histeria, en cualquiera de sus diversas manifestaciones, se consideraban un problema delicado durante ese período. De allí que los médicos trataran de controlarlos de cualquier forma posible.

Alegaban que era con fines meramente curativos.

Tanto así que hasta le dieron una justificación técnica. Decían que era "un “masaje pélvico con los dedos” que, sí se hace correctamente, inducía a un “paroxismo histérico”. Una forma demasiado rebuscada para nombrarlo.

6. Uno de los lugares favoritos del Rey Eduardo VIII era el burdel “Le Chabanais”.

Es recordado como uno de los más exclusivos de Francia. 

Por ser uno de sus más asiduos clientes, le hicieron un “asiento de amor especial”.

Estaba hecho de forma tal que pudiese soportar su peso mientras se divertía con la cortesana francesa de turno.

7. La prostitución en la antigua Roma era legal.

Según las informaciones que se tienen, para el año 300 d.C. tenía 45 burdeles conocidos. Su horario de trabajo era vespertino y nocturno, abstenían de trabajar en las mañanas para no interferir con las jornadas de trabajo de las personas. Se llegaron a contabilizar 32 mil trabajadores en este ramo.

Lo más increíble es que los hombres también ofrecían sus servicios en estos sitios. 

Se empleaban además señales gráficas, muy parecidas a las de tráfico que hoy día tenemos, en forma de penes para indicar cuál quedaba más cerca.

8.  También en Roma diseñaron una "fichas de burdel" para comunicarse mejor dentro de ellos.

Con esto se pretendió afrontar el problema del poco dominio del lenguaje por parte de los soldados.

Cada moneda tenía un valor y diseño distintos.

Su precio variaba de acuerdo al servicio que identificaba.

9. Existían algunas publicaciones con contenidos sexuales en Londres durante el siglo XVIII.

Se renovaban anualmente y se conocían como las mejores guías para que la selección de los compañeros sexuales fuese más adecuada. Estos textos contenían datos importantes como: precios, edades, apariencias, reseñas y el tipo de actividades que la mujer estaba dispuesta a hacer. 

10. Los clubes de sexo causaron sensación en el siglo XVIII.

Uno de los más renombrados fue “The Beggar’s Benison” en Escocia. Las actividades que allí se desarrollaban eran insólitas, incluyendo un acto de iniciación algo grotesco, sexo por diversión con voluntarias y la lectura de libros prohibidos.

La ceremonia de iniciación comenzaba masturbándose en una taza colectiva.

Para luego beber de un recipiente con forma de pene. ¡Sin palabras!

11. El sudor de la piel de los gladiadores era empleado como estimulante.

Algunas mujeres de la aristocracia romana optaban por adquirir la grasa que supuraba de los cuerpos de estos fornidos hombres para lubricar y humectar sus partes íntimas. Incluso podían escoger el gladiador de su preferencia.

12. La literatura francesa medieval estuvo plagada de diversos poemas sexuales muy populares.

Pudiesen considerarse los antecesores de las revistas pornográficas de hoy día, pues cumplen con la misma función.

Su contenido era una mezcla entre erótico y humorístico.

Tan sólo con escuchar estos versos las personas se excitaban de formas insospechadas. 

13. En la era medieval, las mujeres sabían como falsear las “pruebas de virginidad”.

¡Esto es algo completamente sorprendente! No sólo sabían cómo hacerlo, sino que hasta había un manual impreso sobre el procedimiento.

Aparentemente, era un método infalible.

Parte del texto decía: “el día antes de su matrimonio, coloque una sanguijuela cuidadosamente en sus labios, entonces la sangre fluirá hacia afuera, y un poco de costra se formará en ese lugar… en el coito, la virgen falsa (sangrará y) engañará al hombre”.

14. Como último detalle, en los años 1500 se celebraban juicios por impotencia sexual.

¡Así como lo lees! Las francesas fueron las pioneras en ejercer este tipo de acciones legales. Era una de las pocas maneras en que una mujer lograba separarse de su esposo en ese tiempo. 

El marido debía demostrar públicamente en el juzgado que no era impotente.

Allí el hombre tenía que eyacular delante de un jurado, además de tener relaciones sexuales con su esposa. ¡Imagínate toda la escena completa!

¿Cuál de estas realidades históricas sobre el sexo te asombró más? COMENTA y COMPARTE con todos tus amigos esta interesante e informativa nota.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR