Lee Nuestra Guía de Cómo CUALQUIER Mujer Puede Defenderse a Sí Misma Ante un Ataque Físico

Lee Nuestra Guía de Cómo CUALQUIER Mujer Puede Defenderse a Sí Misma Ante un Ataque Físico883shares

Jane Thynne fue seguida por un hombre que intentó atacarla. En las series Homeland, Line of Duty, Broadchurch y Apple Tree Yard, la imagen de una mujer vulnerable en un ambiente hostil nos resulta muy familiar. Este mes la Oficina Nacional de Estadísticas reveló un aumento del 22% en los crímenes violentos a mujeres y chicas adolescentes, una cifra récord. El ex soldado John Aldcroft, de 51 años, quien es instructor de la academia británica de Krav Maga compartió unos tips de defensa personal.

"En el autobús de regreso a Wimbledon después de una noche fuera, me percaté de un hombre sentado frente a mí. No miré con mucho detenimiento, excepto para notar el anorak desaliñado, el cabello embarrado, la quijada sin afeitar y por supuesto, su mirada escalofriante y desafiante"

"Mientras más me miraba, más me convencía de que me iba a seguir a mi casa"

"Para impedirlo, bajé del autobús una parada antes, no quería que este hombre supiera dónde vivía. Desafortunadamente, esta parada estaba justo en medio de la oscura plaza que necesitaba atravesar para llegar a mi casa. Más desafortunado aún, el hombre también se bajó"

Jayne Thynne ejemplifica el golpe a la nariz con el entrenador de Krav Maga John Aldcroft. Jane una vez fue seguida a casa por un hombre que intentó atacarla. 

"Maldiciendo el hecho de que era una noche de primavera sin luna, empecé a atravesar por la grama. Pude escucharlo unos pocos metros detrás de mí, sus pisadas sincronizadas con las mías. Cuando aceleré, él también lo hizo. Impulsada por los nervios, lo enfrenté, pero mi aprehensión aumentó cuando después de unos minutos de silencio, levantó la vista y habló"

'¿Puedes indicarme la dirección al parque Raynes?' 

"Me invadió el alivio. Él estaba perdido, eso era todo. Rápidamente, le di la dirección. Entonces, la monótona voz se escuchó de nuevo"

'¿Puedes indicarme la dirección al parque Raynes?'

Jane ejemplifica el golpe a la ingle con John. 

Este mes la Oficina Nacional de Estadísticas reveló un aumento del 22% en los crímenes violentos a mujeres y chicas adolescentes, una cifra récord. 

Le di la dirección una vez más. Entonces me hizo la misma pregunta por tercera vez.
Tan sólo a pocos a metros, se avecinaba una calle bien iluminada. Decidí que apenas alcanzara el pavimento correría, pero antes de que pudiera llegar, el hombre saltó por detrás, las manos en mis hombros, lanzándome al piso. Caí arrodillada, atrapada debajo de él. 
Él era más fuerte que yo y pude no haber tenido ninguna oportunidad, excepto por dos cosas. Primero, en el momento del ataque, la adrenalina que me invadía transformó mi terror en rabia violenta, así que me sentí momentáneamente intrépida.
Segundo, llevaba un bolso pesado. Balanceándolo salvajemente, golpeó fuertemente por el lado de su cabeza. Él reculó y yo vi mi oportunidad. Abandonando el bolso, corrí.
Apenas llegué a casa, llamé a la policía y las calles cercanas rastreadas, pero mi atacante había desaparecido en la noche. 

Jane ejemplifica como soltarse de un agarre del pecho. 

Mi experiencia fue muy real, pero no hay lugar a dudas del hecho de que en ficción, en TV y en películas, estamos rodeados de mujeres bajo amenaza.

Mujeres de mediana edad en peligro son un estándar de la TV dramática. En las series Homeland, Line of Duty, Broadchurch y Apple Tree Yard, la imagen de una mujer vulnerable en un ambiente hostil nos resulta muy familiar. Sean violadas, robadas, atacadas o agredidas, la idea de una mujer sola en riesgo parece preocupar nuestra cultura. 

Ciertamente preocupa mis pensamientos. Años después de mi experiencia, me doy cuenta que la tensión indeleble de esa noche llena de adrenalina no estuvo nunca lejos de la superficie, emergiendo en mis novelas, que presentan a una espía femenina hiper vigilante. 

Mientras que la gran mayoría de las mujeres, afortunadamente, nunca experimentarán un ataque, quién de nosotras no se ha sentido nerviosa caminando por lugares desconocidos después del atardecer? 

Con más mujeres divorciadas o viviendo solas, el miedo a los robos en el umbral de su casa o a los artistas del engaño, que entran por la fuerza a su casa, es perturbador. 

Mujeres de mediana edad en peligro son un estándar de la TV dramática. 

En las series Homeland, Line of Duty, Broadchurch y Apple Tree Yard, la imagen de una mujer vulnerable en un ambiente hostil nos resulta muy familiar. Sean violadas, robadas, atacadas o agredidas, la idea de una mujer sola en riesgo parece preocupar nuestra cultura. 

Las estadísticas tampoco son alentadoras. Este mes la Oficina Nacional de Estadísticas reveló un aumento del 22% en los crímenes violentos a mujeres y chicas adolescentes en Inglaterra y Gales, una cifra récord. 

Las violaciones a punta de cuchillo rozan el 26% y hubo un aumento anual de 36% en crímenes sexuales. De acuerdo a la caridad Rape Crisis, una mujer de cada cinco entre los 16 y los 59 años, ha experimentado algún tipo de violencia sexual.

Aunque muchas chicas ahora reciben clases de defensa personal básica en la escuela, mi generación de cincuentonas no tiene nada más que una alarma de violación que emite un chirrido agudo.

Así que ¿qué pueden hacer las mujeres para maximizar su seguridad y minimizar las posibilidades de ataque? 

Entra en escena John Aldcroft, un nativa de Manchester de 51 años con un torso de piedra y biceps de acero, que pasó su juventud sirviendo con la armada en el norte de Irlanda.

Él tiene las maneras calladas y controladas de un ex militar, cuyo mantra personal es mantenerse alejado de las peleas para no lastimar a nadie. Aún así, su primera experiencia con la violencia contra las mujeres le llegó cuando era muy joven y le dejó una impresión duradera. 'Tenía cuatro años cuando vi a mi madre severamente golpeada', comenta. 'Es devastador para un niño pequeño ver a su madre ser violentamente atacada. Tiene un efecto devastador.' 

También hizo que quisiera enseñarle a las mujeres a protegerse, así que se convirtió en instructor jefe de la academia británica de Krav Maga. 

Krav Maga significa combate cercano en Hebreo, y es una técnica notoriamente fuerte, enfocada en situaciones de la vida real, desarrollada por las fuerzas de defensa israelíes. 

Entre las celebridades que son clientas de John

Se encuentra Thandie Newton, la fuerte actriz principal en el apasionante drama criminal de la BBC, Line Of Duty.

'No hay barrera de edad para los atacantes", dice John. Puedes tener 18 u 80. Pero en el caso de un robo potencial, las mujeres de mediana edad simplemente tienen mejores joyas que las mujeres más jovenes. 

'Las buenas noticias son que aunque no seas tan fuerte como un hombre, si sabes cómo moverte, puedes aventajar a un asaltante' 

John insiste en que no tienes que ser cinta negra para aprender a defenderte. No necesitas ser muy musculosa. Ni siquieres tienes que estar muy en forma. Yo corro todos los días. Hago estiramientos y flexiones, así que estoy confiada que no soy un pusilánime. Así que estoy lista para una sacudida.

Mi lección incluye unos pocos movimientos esenciales. El primero está diseñado para liberarte de un abrazo de oso zambulléndote, volteando a la izquierda y luego poniéndote bajo el lado derecho del atacante, torciendo en círculo para hacer espacio para un rodillazo en la ingle.

John sujeta mis brazos hacia abajo. Casi me desmayo. Probamos de nuevo y me sacudo como pez fuera del agua. Despuyés de varios intentos, el concepto de usar la fuerza del atacante contra sí mismo, empieza a ser evidente, si no fácil. Llevados a cabo adecuadamente, los movimientos son sorprendentemente gráciles. Es como baile de salón con patadas a la ingle. 

El rodillazo - también conocido como rodilla en la entrepierna - es el único de muchos movimientos que me muestra que ya conozco. John me explica que estas técnicas físicas son sólo la punta del iceberg - es la psicología lo que respalda la defensa personal. 

'Aprendimos la importancia de la conciencia en Irlanda del norte. Cuando quiera que estábamos pratullando, nos decían, si crees que estás en la mira, cambia tus patrones de conducta.' John es una gran creyente en la intuición femenina. 'El lóbulo frontal del cerebro es lo que usamos para sobrevivir´. 

'Cuando tu intuición aparece, escúchala. si tienes la sospecha de que algo no está bien, toma una acción preventiva. Si sientes que estás siendo seguida, cruza la calle. Si él hace lo mismo, corre.' 

Encender tu intuición también debería permitirte determinar cuándo un asaltante potencial está enmascarando la amenaza. 

'Algunas veces, la gente va a encubrir el comportamiento amenazante con algo benigno, diseñado para acortar el espacio contigo, como pedir una dirección o la hora.'

John recomienda mantener la mayor distancia posible entre tú y tu atacante. Sé recelosa de la interacción prolongada y en un robo en la calle, abandona la idea de negociar. 

'Si alguien saca un cuchillo y quiere tu bolso o teléfono, dáselo, no pelees. No te acerques, déjalos en el piso y aléjate. Si la situación escala, ahí es que necesitas minimizar el impacto de la agresión.' 

El conflicto real es siempre la última opción, aunque hay momentos en que una mujer debe considerar actuar primero. 'Algunas veces, si te das cuenta de los que está ocurriendo, necesitas hacer el primer movimiento. Eso te da la ventaja, si ellos son los que tienen que reaccionar a ti. 

'Tomar conciencia tiene varios niveles, de código blanco, que es inocente, a código amarillo, que es estar pendiente inconscientemente, hasta código negro, donde debes tomar acción,' dice John, dando sus consejos en jerga militar. 

'El estado que buscamos es el código amarillo, donde estás conciente de las amenazas potenciales, pero no sobre estimulada por ellas.' 

Al final de mi sesión, mi ánimo es distintivamente código amarillo, pero mi cara es más bien código rojo. Luchar con John es un ejercicio fuerte.

Toma de tres a seis meses dominar el Krav Maga, pero John dice que su curso intensivo de un día le da a las mujeres las competencias básicas. Yo estoy determinada a mantener el ritmo - pude echarle una ojeada a esa mujer que puede manejar cualquier cosa que la calle le lance. 

En una noche fuera hasta tarde, sospecho que los consejos de John pueden convertirse en tu accesorio más importante. 

1. Usa tus defensas naturales 


Aségurate que todos tus sentidos están alerta. No uses audífonos; no escucharás lo que te rodea. De igual manera, si estás mirando una pantalla en vez de tu alrededor, eres un objetivo más fácil. 

2. Concéntrate en el lenguaje corporal

Muéstrate confiada y camina con la espalda derecha. La gente con la cabeza baja luce más débil. La confianza es disuasiva - Un atacante busca alguien que no va a resistirse. 

3. Vístete para defenderte

Es más fácil correr con zapatros planos, pero si usas tacones, puedes quitpartelos y usarlos como armas. Joyería cara o accesorios en terreno desconocido son un detonante negligente, dejándote abierta a ladrones oportunistas.

4. Evita los bolsos cruzados

Estos actúan como una cuerda alrededor de tu cuerpo, permitiendo al atacante controlarte. Si eres halada, muévete con el movimiento, pero voltea y actúa explosivamente. 

5. Engaña

Si dejas entrar a alguien a tu casa y se vuelve amenazante, simula que hay alguien más en la casa. Si te sientes en riesgo mientras caminas, apretuja la mano en tu bolsillo como si estuvieras escondiendo un arma. Dejándole saber a la gente que estás pendiente es un disuasivo, porque los depredadores buscan el factor sorpresa.

6. Corre

John dice: 'Toda mujer debe practicar la defensa personal, pero mi consejo más importante es correr.' 

La academia británica de Krav Maga ofrece un curso de defensa personal de un día para mujeres (krav-maga.org.uk). La serie Clara Vine de Jane Thynne es publicada por Simon & Schuster. Su último libro es Solitaire, por un precio de £8.99. 

COMPARTE con todas las mujeres que conozcas este artículo para que sepan reaccionar si se llegan a encontrar en peligro. 

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR