Las mujeres que se embarazan después de los 35 años tienen mentes más excepcionales.

Las mujeres que se embarazan después de los 35 años tienen mentes más excepcionales.1shares

Cuando las mujeres llegan a su cumpleaños número 30 y aún no se han casado o no tienen un compañero estable, tal vez empieza a rondar por su cabeza la pregunta de cuándo tendrán un hijo. Si ya cumplieron los 35 lo que sucede es que su reloj biológico está sonando y su cuerpo les dice que ya es el momento de embarazarse. Aquellas que tienen 40 y aún no son madres pueden pensar que ya no tendrán esa oportunidad. Sin embargo, en esta época es común que muchas mujeres estén esperando para ser madres hasta después de los 35. Y aunque existen más advertencias acerca del riesgo de ser mamá primeriza una vez pasada la barrera de los 30 años, o que la fertilidad disminuye, hay una buena noticia: el embarazo a esa edad tiene grandes beneficios.

En los países desarrollados, las mujeres se convierten en madres a edades cada vez más avanzadas. Las causas de este fenómeno son un conjunto de factores relacionados con el estilo de vida que han ido retrasando la edad de ser madre en los últimos años. Según datos del INE (Instituto Nacional de Estadística), en España la edad media de las madres primerizas es de 32,2 años y un 30% de las mujeres tiene su primer hijo con más de 35 años. Sin lugar a dudas, la edad materna es un factor influyente en el desarrollo de los hijos. La madurez con la que se enfrenta la mujer a la maternidad evidentemente repercute en la crianza de los hijos y en su vida futura. 

Son muchas las mujeres que tienen su primer hijo pasados los 35 sin ninguna complicación.

Si bien quedar embarazada a edades avanzadas es el doble de difícil y está relacionado con mayores riesgos en el embarazo y el parto, hoy en día, gracias a los controles médicos periódicos y a llevar un embarazo saludable. Además, hay muchas ventajas de ser madre a los 35, cuando la mujer ha alcanzado cierta estabilidad laboral y socioeconómica que le anima a vivir la experiencia de la maternidad. Estas son las grandes ventajas de ser madre después de los 35…

1. Mejoran las habilidades mentales.

Son diversos los estudios que relacionan la edad materna avanzada con una mejora de las habilidades mentales. Según un estudio publicado en Journal of the American Geriatrics Society las mujeres que tienen a su primer hijo después de los 35 obtienen mejores resultados en los tests de agudeza mental, de resolución de problemas y de capacidades verbales.

Uno de los motivos podría deberse al aumento de hormonas.

Éste se produce durante el embarazo. Podría afectar la química del cerebro, y que a mayor edad de la madre, más durarán esos cambios en su cerebro. Ello se traduce en una mejor función cognitiva en edades avanzadas. Y también previene la pérdida de la memoria.

El estudio se hizo con una muestra de 830 mujeres con menopausia.

En el proceso se les evaluó su memoria verbal, sus habilidades en funciones ejecutivas y su cognición global. Todas tenían edades diferentes cuando se convirtieron en madres, con número de hijos diferentes, entre otros factores.

Los resultados concluyeron que:

Las mujeres que tuvieron embarazos después de los 35 años contaban con una memoria verbal más alta. Y aquellas que se desarrollaron antes de los 13 tenían una cognición global más fuerte.

Existen otros factores que influyen de manera positiva…

El estudio arrojó además que el periodo reproductivo más largo y el uso de anticonceptivos orales benefician el funcionamiento del cerebro en edad avanzada.

¡Entonces agradezcamos a las hormonas!

El aumento de estos niveles durante el embarazo influyen de manera positiva en las funciones del cerebro. Por lo tanto, los investigadores llegaron a la conclusión de que mientras más espere una mujer para quedar embarazada esos cambios en el cerebro durarán por mucho más tiempo.

“Mientras que aún no es suficiente sugerir a las mujeres que esperen hasta después de los 35 años para dejar de tener hijos, nuestro descubrimiento de un efecto positivo entre el embarazo tardío y las funciones cognitivas a avanzada edad es sustancial,” Roksana Karim– Líder del estudio. 

Pero eso no es todo…

Hay muchos más beneficios tanto para la madre como para el futuro bebé.

2. Castigan menos a los hijos.

Pero los beneficios no sólo son para ellas, sino también para los hijos y la forma en la que estos serán educando. Un nuevo estudio sobre casi 5.000 madres en Dinamarca, publicado en una edición reciente de la revista European Journal of Developmental Psychology, ha encontrado que las madres mayores son menos propensas a gritar a sus hijos e imponer castigos severos, y que los niños son menos propensos a tener problemas sociales, emocionales y de comportamiento.

3. Tienen una mejor situación económica.

A estas edades, la mujer suele contar con una mejor situación económica y una situación laboral consolidada. La estabilidad económica permite afrontar la crianza de los hijos con mayor tranquilidad.

4. Son más maduras.

La madurez psicológica es una ventaja en sí misma. Hay padres y madres que han tenido hijos en sus veinte y han vuelto a tenerlos en sus cuarenta y dicen que la diferencia es muy notoria. Priorizan las preocupaciones realmente importantes y evaden aquellas que no lo son tanto. Se vuelven más flexibles y tolerantes, generando un ambiente positivo y menos estructurado, lo cual conduce a una crianza más sana y feliz.

5. Llevan una vida más sana.

Generalmente, a edades avanzadas, las mujeres tienen mayor conciencia sobre nutrición saludable. Son más cuidadosas con la dieta, se preocupan más por la calidad de alimentos que consumen, y ello repercute en una mejor alimentación de los hijos.

6. Tienen mayor autoconfianza.

A su vez, tienen una percepción más positiva de su cuerpo, se conoce mejor y una mayor confianza en las decisiones que toma. Esta seguridad también repercute en la coherencia a la hora de educar a los hijos. No quiere decir que las mujeres de menor edad no la tengan, pero evidentemente la experiencia de vida contribuye a tomar mejores decisiones para nuestros hijos.

Así que siéntete libre de esperar algunos años más para comenzar a tener una familia.

Es tu decisión si quieres que el funcionamiento de tu cerebro se vea afectado cuando seas más adulta.

¿Qué opinas de esto? COMENTA  y no olvides COMPARTIR esta nota con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR