La sorpresa que dio a sus padres tras 6 años de decepción te conmoverá hasta los huesos

La sorpresa que dio a sus padres tras 6 años de decepción te conmoverá hasta los huesos0shares

¿Cuál es la alegría más grande de un padre? ...Por supuesto que ver a sus hijos cumplir sus sueños y crecer para convertirse en las personas de bien por las que tantos años se esforzaron. Presenciar la graduación de un hijo es un momento preciado que llena de orgullo a cualquier padre, especialmente si esa meta fue cumplida luego de rebasar tantos obstáculos. 

Un chico de 24 años llamado Hans Mujica, tuvo la dicha de regalar a sus padres la más gratificante experiencia de sus vidas, después de haber vivido momentos de desdicha muy duros al perder a uno de sus hijos en un accidente automovilístico. Hans no ha tenido un camino fácil, pero las dificultades nunca lo detuvieron y siempre mantuvo su norte bien marcado: hacer que sus padres se sintieran orgullosos de él.

Nunca fue un estudiante demasiado dedicado, e incluso llegó al punto en que fue suspendido de la universidad. Eso causó una gran desilusión a sus padres y al ver sus rostros llenos de decepción y tristeza Hans se prometió devolverles la sonrisa y el brillo en sus ojos. Su historia fue contada así...

Hanss Mujica tenía una sola meta: enorgullecer a sus padres al graduarse de la universidad.

Después de decirle a sus padres que fue suspendido de la universidad, empezó su nueva vida:

"Su rostro estaba lleno de desilusión y tristeza. La última vez que vi esa cara fue cuando se enteraron que mi hermano mayor falleció ", recordó Mujica. "Me dije que nunca haría nada para ver esa expresión en sus caras de nuevo".

El 12 de mayo compartió su conmovedora historia con el mundo...

Su historia ahora cuenta con más de 90mil 'Me gusta' y ha sido compartida más de 46 mil veces. Su transitar no fue fácil, pero no deseaba nada más que ver felices a sus padres. La idea de no volver a decepcionarlos no le permitía apartarse de su lucha.

¡Su determinación le permitió alcanzar el éxito!

"Dicen que el mejor regalo que puedes dar a tus padres, es el regalo de la educación. Planeé este momento por mucho tiempo y finalmente llegó."

"En la secundaria, no era el estudiante más dedicado."

Sí, pasaba mis materias, pero con la calificación suficiente como para poder ir a bailar y practicar deportes. En la secundaria los maestros siempre están encima de ti preguntando si entregaste tu trabajo o si leíste el libro que han asignado. En la universidad, no es así."

"Los maestros te dicen lo que debes hacer y tú decides si lo haces o no." 

A fin de cuentas tú estás pagando para estudiar ahí. Eso, creo que fue mi ruina como estudiante universitario. Mi actitud estudiantil trascendió hacia mi carrera universitaria y eso provocó que me suspendieran, tenía 1,47 de promedio."

Sus padres ya se acostumbraran a la idea de que su hijo nunca se graduaría de la universidad...

“Cuando mis padres descubrieron que me habían suspendido, la expresión en sus rostros me rompió el corazón. Estaban llenos de frustración y tristeza. La última vez que vi esas caras fue cuando se enteraron de que mi hermano mayor había muerto en un accidente automovilístico durante mi último año de secundaria. Desde ese momento me dije que no haría nada para ver esa expresión en sus caras. No haría nada que los decepcionara otra vez.”

Pero la lucha de Hans apenas empezaba...

Al siguiente semestre después de mi suspensión, decidí volver a estudiar con una actitud totalmente diferente. Me dediqué a estudiar y vi los resultados al final de cada semestre. Por desgracia, desde mi suspensión, mi subsidio también fue cancelado. Me había quedado sin dinero, y debía pedir prestamos de emergencia a la universidad. Pero llegó el 2015 y no podía pagar mi deuda a la universidad. Ya que no podía pagar, fui sacado de mis cursos de verano.

Fueron unos años duros...

"Me perdí otro año de la universidad y en el verano del 2016, decidí dejar mi trabajo en un banco local y trabajar en algo que me diera más dinero. No es buena idea trabajar con andamios cuando le temes a las alturas. Pero fue algo que tuve que hacer para obtener el dinero que necesitaba. Me quedé con unos maravillosos amigos que me dejaron quedar en su casa sin pagar renta, ya que sabían cuál era mi situación."

Su sorpresa empezaba a tomar forma...

"Con ayuda del programa de baile de la universidad y el dinero que ganaba con mi trabajo, podía pagar mis deudas y pude regresar a la universidad en el verano del 2016. Sólo podía pagar una clase, así que decidí aplicar para obtener un subsidio y me lo otorgaron el la primavera del 2017. Desde entonces, no me detuve, primavera, verano 1, verano 2, otoño 2017, hasta llegar a la primavera del 2018. Mis padres nunca supieron cuándo me graduaría. Siempre les decía pronto, pero nunca les dije cuándo."

Y finalmente el día llegó...

"La sorpresa para mis padres fue algo que me tomó años de planificación. No fue algo que se me ocurrió de la noche a la mañana. Sabía que quería sorprenderlos desde que terminé la secundaria, pero mis errores atrasaron eso. Cuando el día finalmente llegó, me sentía muy aliviado. Pensaron que estaban posando para una foto familiar para un proyecto... no se imaginaban que era el día de mi graduación."

Después de muchos años Hans vio el fruto de sus esfuerzos...

"Pasé 6 años entrando y saliendo de la universidad, pero ver sus caras hizo que todas esas noches sin dormir valieran la pena. Fue una sensación increíble ver sus reacciones. Dentro de un sobre puse dos invitaciones para mi graduación. 'Por ustedes empecé, por ustedes acabé... ¡Gracias mamá y papá!"

Mira el emotivo momento y no olvides tus pañuelos...

"En el video se escucha la carta donde les expresó toda mi gratitud. He aprendido que la adversidad es algo que se manifiesta de una manera u otra en nuestras vidas, pero es la forma como perseveramos ante ella lo que termina por definir nuestro carácter”.

¿Qué opinas de esta historia? COMENTA y no olvides COMPARTIR esta nota con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR