La hija de Steve Jobs revela crueles detalles de la relación con su padre

La hija de Steve Jobs revela crueles detalles de la relación con su padre0shares

Lisa Brennan-Jobs era una niña pequeña cuando su padre la visitó en el miserable estudio alquilado en Menlo Park, California, donde vivía. Era 1980 y la segunda vez que la veía. Su madre, Chrisann Brennan, no podía ni pagar las facturas de calefacción. Brennan, madre soltera, trabajaba como limpiadora y camarera, y completaba su salario con beneficios sociales, mientras luchaba por los miserables 500 dólares que Steve Jobs, su ex novio y el padre de Lisa, les daba al mes.

Por su parte, Jobs valía ya 200 millones de dólares como creador de Apple, la compañía de tecnología que ahora se convirtió en la primera empresa estadounidense con un valor de mercado de 1 billón de dólares. Según los tribunales, Jobs no debía pagarle manuntención a Brennan, su primera novia, porque él aseguraba que no era el padre de Lisa, y afirmaba falsamente que él era estéril, pero tras someterse a una prueba de ADN, se demostró que Jobs sí era el padre. Aun así, insistió durante muchos años en que Lisa no era su hija.

Su monstruosa arrogancia y narcisismo  salieron a relucir durante su breve encuentro en Menlo Park

Escribe Lisa en su autobiografía próxima a publicarse, Small Fry; '¿Sabes quién soy?', él preguntó, apartándose el cabello de los ojos. Yo tenía tres años, no podía saberlo. 'Soy tu padre' ('Como si fuera Darth Vader', dijo mi madre, cuando me contó la historia). 'Soy una de las personas más importantes que conocerás', me dijo.

Por ridículo que parezca, él hablaba muy en serio

En un extracto del libro, publicado en Vanity Fair, Lisa lanza sentencias condenatorias contra el padre del iPhone, el iMac y el iPod.

Ella describe cómo Jobs se enfureció cuando, tras escuchar la historia de su madre de que el genio perfeccionista desechaba sus Porsches si tenían un rasguño, Lisa le preguntó inocentemente si le regalaría el que manejaba en ese momento cuando ya no lo quisiera.

"Por mucho tiempo, creí que si me comportaba como una hija cariñosa, él sería un padre complaciente", escribe. "Si lo hubiera conocido tal como era, o lo hubiera aceptado así, habría sabido que él nunca lo sería y que ese juego de simulación le desagradaba".

Cuando Jobs ya estaba agonizando debido al cáncer, Lisa fue a visitarlo, y él le dijo: 'Hueles a inodoro'. Ella cuenta que acababa de rociarse una loción que empezaba a vencerse, pero esto era normal en él: técnicamente muy preciso, pero totalmente carente de tacto y calidez.

Las revelaciones de Lisa sobre su frío y mezquino padre han salido a luz cuando el valor de su compañía ya alcanzó 1 billón de dólares y todo el mundo alaba su "genialidad"

Sin embargo, siete años después de su muerte, a los 56 años, por un cáncer de páncreas, la reputación de Jobs es defendida por aquellos que lo conocieron. Lisa, ahora con 40 años, y su madre se enfrentan no solo a los ejecutivos de Apple que adoran a su antiguo jefe, sino también a la viuda de Steve Jobs, Laurene Powell Jobs, quien ha luchado por preservar el buen nombre de su esposo.

La solitaria multimillonaria, considerada la mujer más rica del mundo de la tecnología, debe sentirse mortificada por la decisión de su hijastra de escribir una autobiografía poco halagüeña sobre su tortuosa relación con Jobs.

No es noticia que Steve Jobs no era un "buen tipo"

Pero viniendo de la hija que él se negó a reconocer durante años, es otra cosa. La madre de Lisa, Chrisann Brennan, fue novia de Steve Jobs en la secundaria, en Cupertino, California, cuando ambos tenían 17 años y compartían una visión hippy del mundo.

Mantuvieron una relación intermitente en los siguientes cinco años, durante los cuales vivieron juntos en varias ocasiones. Él la dejó embarazada cuando tenía 18 años y, de mutuo acuerdo, decidieron abortar. Pero cuando ella volvió a quedar embarazada cinco años después, en 1978, decidió conservar su bebé aunque su relación había terminado.

Jobs llegó a la comuna de Oregon donde nació Lisa y les dijo a todos: "Esa no es mi hija", cuenta en su libro. Quienes vieron que el bebé tenía la misma nariz prominente y el cabello negro de Jobs, supieron que su afirmación no era convincente. Jobs se quedó el tiempo suficiente para ayudar a Chrisann a elegir un nombre para la bebé y luego se fue.

Lisa revela cuán importante fue para ella que su madre le asegurara que Jobs había llamado una de las primeras computadoras de Apple 'Lisa' por ella. Después de todo, era un prueba de que ella significaba algo para él.

Sin embargo, Jobs cruelmente le dijo que solo se trataba de una coincidencia

No fue sino hasta que tenía 27 años y, para entonces ya era aceptada como su hija, que estando de vacaciones con él y su nueva familia en su yate, en el Mediterráneo, supo que le había mentido. Cuando se detuvieron para almorzar en la villa francesa del cantante de U2, Bono, este le preguntó si había llamado así a la computadora por Lisa, y Jobs hizo una pausa y finalmente dijo que sí.

A los ojos de Jobs, escribe, ella era una "mancha en un ascenso espectacular, pues nuestra historia no encajaba con la historia de grandeza y virtud que él deseado para sí mismo". Cuando Lisa tenía siete años, ella y su madre se habían mudado 13 veces, llegando incluso a vivir en la habitación de huéspedes de un amigo. Jobs la visitaba una vez al mes, en un Porsche negro convertible, y los tres salían a patinar juntos.

Lisa relata que cuando le preguntó si podía heredar su automóvil, ya sabía que "él no era generoso con el dinero, la comida o las palabras", por lo que no le sorprendió que le dijera que no

Pero sí le sorprendió su ferocidad

"No recibirás nada", le dijo. "¿Entiendes? Nada. No obtendrás nada". Lisa se dio cuenta de que había "cometido un terrible error".

No es la primera vez que escuchamos la historia de Lisa

Ella fue un personaje importante en el largometraje de 2015 del director británico Danny Boyle, Steve Jobs, protagonizado por Michael Fassbender y Kate Winslet. La película reveló las enormes divisiones en la familia de Jobs.

Mientras Lisa, quien había permanecido en silencio acerca de su padre hasta que él murió, pasó muchas horas conversando con el guionista de la película, Aaron Sorkin, la viuda de Steve Jobs, Laurene, hizo todo lo posible para que la película fracasara.

Según fuentes de Hollywood, ella telefoneó a Leonardo di Caprio y Christian Bale - quienes habían sido contactados para interpretar a Jobs- y les suplicó que no participaran. Laurene, quien se casó con Jobs en 1991, también ejerció presión a nivel de los principales estudios cinematográficos para que no financiaran el proyecto. El director ejecutivo de Apple, Tim Cook, también trató de frenar a los cineastas. "No nos han ayudado", dijo el director Danny Boyle. "Hemos pasado algunos momentos difíciles. No quiero hablar de ello".

La verdad, la película pudo haber sido mucho más ruda con Jobs

Lo describió como un genio que admitió que haber sido adoptado de niño le infundió una sensación de impotencia tal, que lo llevó a desear someter a otros a su voluntad. Su novia adolescente, Chrisann Brennan, no se salvó, y en la película se la describe como "problemática",  admitiendo ante Jobs en la pantalla que había gastado 1500 dólares de su dinero en bendecir su casa.

Los ejecutivos de Apple, junto con Laurene, también se negaron a cooperar con el documental de 2015, Steve Jobs: The Man In The Machine, el cual era mucho más crítico respecto a él, bajo el influencia de la fulminante biografía de Brennan, publicada dos años antes.

En ella, afirmaba que había sido "objeto de su crueldad"

La cual aumentó después de que Apple despegó y, según ella, se hizo demasiado grande como para excusarla. También describió el momento en que le dijo que estaba embarazada de Lisa. "Steve apretó la mandíbula reprimiendo su ira", relata. "Salió del sitio, lanzando la puerta como un adolescente". Luego probó que me "obligaría a ir hasta el estrado con la bebé para demostrar que yo era una cualquiera y que el padre de esa bebé podía ser cualquiera".

Brennan admite que Jobs luego se disculpó con ella y con Lisa por su comportamiento

Gradualmente aumentó su manuntención y finalmente les daba 4,000 dólares al mes, les compró una casa de 400,000 dólares y dos autos. Sin embargo, Chrisann se quejó de que obtener todo eso fue "como sacarse los dientes", y que su generosidad se acababa en un santiamén, como cuando dejó de pagar la matrícula de Lisa en la Universidad de Harvard tras sostener un altercado.

Brennan, quien ahora trabaja como pintora, enfrentó muchos problemas financieros durante su vida como adulta, cuando le escribió a Jobs en 2005 y nuevamente en 2009. Le dijo que desistiría de escribir una biografía si a cambio él le pagaba 25 millones de dólares 'netos', y 5 millones a su hija Lisa en compensación por su sufrimiento.

"Todos los años que he perdido, como una especie de robo, por tu conducta deshonrosa pueden sanarse y ser perdonados", escribió. Su sufrimiento fue "aún más confuso y difícil porque tú tenías mucho dinero"

Acerca de su biografía, dijo..

"Nadie saldrá muy impresionado de ninguno de los dos en este libro, y solo lastimará a Lisa, quien nunca mereció nada de esto. La decisión es tuya".

Jobs le respondió después con una carta, en 2009, diciendo:

"No reacciono bien al chantaje. No participaré en nada de esto".

Dado que gran parte de lo que Lisa sabe sobre su padre se lo contó su madre, es muy posible que si Jobs hubiera pagado, podría haberse ahorrado tanto la biografía de Chrisann, como la de Lisa. Tampoco sería descabellado presumir que el resentimiento de Chrisann se agudizó por el destino tan distinto que tuvo la mujer que se convirtió en la Sra. Jobs. Jobs conoció a Laurene Powell, quien era ocho años menor que él, en 1989, cuando dio una conferencia en la Escuela de Negocios de Stanford en California, donde la hermosa rubia era una estudiante.

En sus biografía, Chrisann respalda los rumores de que Laurene quería atrapar a Jobs. Ella dijo que Jobs le contó cómo Laurene "se sentó en la primera fila de la conferencia y luego lo esperó hasta que todos se fueran, recostándose en una silla y mirándolo fijamente". Cenaron juntos esa misma noche.

Jobs se casó con Laurene un año y medio después de conocerse y tuvieron tres hijos juntos: Reed, Erin y Eve

Una biografía autorizada de Jobs en 2011 afirmó que tampoco era buen padre con ellos

"Jobs desarrolló un fuerte lazo con Reed, pero con sus hijas era más distante". "A menudo los ignoraba por completo cuando tenía otras cosas en mente". Sus tres descendientes, ahora en sus 20, se mantienen bajo perfil, aunque su hija Eve es una exitosa amazona  a nivel internacional.

Al igual que su madre, ninguno de ellos se ha arriesgado a "sacudir" el barco de Apple criticando a su padre. Tienen bastante más que perder. La Sra. Powell Jobs, de 54 años, fue la principal beneficiaria de su testamento y se estima que ella y sus hijos tienen un valor personal de 21,4 millardos de dólares, según la revista Forbes.

Ella sigue siendo una figura solitaria

Y aunque promueva una causa liberal digna u otra en Twitter, esconde sus donaciones de caridad tras su organización filantrópica, establecida como una compañía privada, para no informar públicamente sobre sus finanzas.

Sin embargo, no ha podido esconderse cuando navega por el mundo en Venus

El yate de 100 millones de dólares y 256 pies, diseñado por su esposo, el cual nunca pudo disfrutar. Las fotos de los paparazzi de ella a bordo revelaron que tiene un novio, Adrian Fenty, ex alcalde de Washington, quien es siete años menor que ella.

En su testamento, Steve Jobs no le dejó nada a su ex Chrisann Brennan

A pesar de que estableció un acuerdo 'multimillonario' (la cifra exacta no está clara) para su hija Lisa. Chrisann escribió un artículo para la revista Rolling Stone a los pocos días de la muerte de Jobs, en el que lo describió como el "casi siempre despótico idiota en el que Steve se convirtió cuando surgió y conoció el mundo".

Ahora que su hija Lisa está a punto de lanzar una nueva andanada contra el rey de la tecnología

Parece que el legado familiar tóxico de los primeros años de vida de Steve Jobs seguirá ensombreciendo al gigante de Apple.

¿Qué opinas de este lado de la historia de Jobs? COMENTA y no olvides COMPARTIR esta nota con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR