La ciencia explica: el cerebro de quienes se quejan todo el tiempo sufre cambios severos

La ciencia explica: el cerebro de quienes se quejan todo el tiempo sufre cambios severos0shares

Seguramente en tu lugar de trabajo o estudios, en tu familia o hasta en tu grupo de amigos, has conocido a alguien que parece no poder dejar de quejarse todo el tiempo y en cualquier circunstancia. Se trata de personas que parecieran no poder verle el lado positivo a nada de lo que les pase.

Convivir con alguien así puede ser agotador, pues por más que intentes hacerle ver que no hay motivos para estar todo el tiempo disconforme tienden a ignorar tus intentos de darles ánimo y probablemente te tachen de "optimista incorregible", pues están convencidos de que su manera de ver las cosas es la correcta, mientras que consideran que tú eres una especie de hippy para quien el mundo es color de rosa.

Pero este comportamiento tiene consecuencias muy negativas, así lo demuestran años de estudios en el campo de la neurociencia que han mostrado que incluso puede modificar la estructura misma del cerebro, aumentando el riesgo de sufrir dolencias como la depresión y el trastorno de ansiedad.

Nuestro cerebro sufre cambios durante toda la vida

A pesar de que el tejido neuronal no se regenera, la forma en que están conectadas nuestras neuronas sí lo hace, de hecho, este proceso es de vital importancia para la formación de la memoria, el aprendizaje y el desarrollo de la personalidad.

A esta capacidad del cerebro se le llama neuroplasticidad

Las investigaciones de los últimos 20 años en el campo de la neurociencia  han demostrado que nuestros cerebros son extraordinariamente maleables, lo más impresionante es que es ese mismo órgano quien realiza los cambios,  puesto que son nuestros pensamientos los que generan la transformación de sus estructuras internas.

La neuroplasticidad, cuando es bien usada, nos permite lograr cosas maravillosas

Podemos hacer cambios permanentes que nos permiten elevar nuestro capacidad de memorización, coeficiente intelectual, y "desaprender" malos hábitos y comportamientos nocivos.

Incluso podríamos llegar a reparar algunos tipos de daño cerebral

Estudios con imágenes de resonancia magnética y tomografía tridimensional probaron que, con tiempo y esfuerzo, pacientes que han tenido derrames pueden recuperar muchas de sus funciones. 

Pero lamentablemente también es posible rediseñar nuestro cerebro de manera negativa

Así como podemos deshacernos de hábitos y pensamientos negativos, podemos instalarlos en nuestra mente, ya que las cosas que creemos y pensamos influyen en la estructura cerebral

El Dr. Donald Hebb pionero de la neurociencia lo resumió en una frase "Las neuronas que se activan juntas se conectan juntas"

Él explicaba que cuando tenemos un pensamiento repetitivo, las neuronas terminan por establecer conexiones que lo refuerzan e instauran en nuestra mente

El Dr. Michael Merzenich, probablemente el neurocientífico más notable en la actualidad, ha profundizado en esas ideas

Según sus estudios, la neuroplasticidad puede causarnos enfermedades debido a patrones de pensamiento negativos

Alex Korb es otro neurocientífico que ha estudiado la relación entre los patrones de pensamiento y la depresión

Él plantea que la manera como el cerebro lidia con el estrés, los problemas, la toma de decisiones y otras docenas de factores, puede crear un círculo vicioso que deriva en un cuadro depresivo

¿Cómo el quejarnos todo el tiempo causa cambios en nuestro cerebro?

Todos conocemos a alguien que se queja todo el tiempo, siempre le ve el lado negativo a las cosas y nada ni nadie parece satisfacer. Las personas negativas tienen a comportarse de esa manera y además pocas veces se guardan sus pensamientos para si, por el contrario, expresan sus quejas de manera constante con cualquiera que esté dispuesto a escucharlas. 

Pero quienes tienen este tipo de comportamiento no deben ser criticados, sino comprendidos

Usualmente, esas personas son clasificadas en uno de tres grupos

a) Los buscadores de atención

Suelen querer hacer ver que la pasan mucho peor que los demás, que tienen más problemas o que son más graves que los que afectan a otros. Irónicamente quienes conviven con este tipo de personas suelen terminar por ignorarlos para no cargarse de su negatividad

b) Los que se quejan de manera crónica

Pareciera que no pudieran pasar ni un segundo sin expresar su inconformidad por algo, y si no lo están expresando oralmente o con su lenguaje corporal, seguramente están pensando en sus problemas y dificultades de manera constante (lo que solemos llamar "rumiar"). Los psicólogos han demostrado que pensar contínuamente en los problemas está directamente relacionado con la depresión y el trastorno de ansiedad

c) Los que tienen problemas de inteligencia emocional

Estas personas no están interesadas en tus consejos, perspectivas o sentimientos, ellos no entienden que sus quejas pueden afectar a los demás.

¿Puede este comportamiento deberse a la forma como está estructurado su cerebro?

En gran parte, sí, nadie quiere llenarse de sensaciones negativas todo el tiempo, pero sus procesos de pensamiento han entrado en un circulo vicioso

De hecho, nuestro cerebro posee algo llamado "sesgo negativo"

Esto quiere decir que tendemos a prestar más atención a las circunstancias negativas, ya que estos estímulos producen más actividad neuronal, y son percibidos con más facilidad, por eso es posible que tiendas a olvidar más fácilmente los halagos que los insultos.

Conclusiones: Obviamente todos nos quejamos en ocasiones, pero debes poner atención si empiezas a hacerlo de manera constante

No hace falta que intentes ir con una sonrisa todo el tiempo aunque haya circunstancias adversas, pero puedes buscar una manera de dejar salir las emociones negativas como la meditación, el ejercicio físico o una actividad artística como la pintura.

Déjanos un comentario con tu opinión sobre este interesante artículo y no dejes de compartirlo con tus contactos en redes sociales

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR