La ciencia afirma que los padres estrictos logran que sus hijos sean exitosos

La ciencia afirma que los padres estrictos logran que sus hijos sean exitosos0shares

Es cierto que cuando éramos niños, nuestros padres podían volvernos locos con su larga lista de reglas, a las que siempre estábamos buscando dar la vuelta, para poder hacer las cosas cómo y cuándo queríamos. Sin embargo, con el paso del tiempo, los adultos que somos hoy, desde la perspectiva de los padres, decidimos aplicar a nuestros hijos una serie de normas bastante similares a aquellas que una vez les hicimos frente. ¿La razón? Salta a la vista...

Gracias a las exigencias de nuestros padres y sus constantes correcciones ahora podemos considerarnos adultos exitosos, responsables y felices, y es evidente que todo ello se lo debemos a ellos, quienes nos guiaron enérgicamente por el camino correcto. 

Y esto es precisamente lo que la ciencia está avalando hoy en día, cuando afirma que tener padres estrictos logra hijos exitosos. 

Primeramente, pensemos a quién le debemos nuestro éxito

Si bien es cierto que nuestros logros son fruto del trabajo realizado, es igual de certero que esto se debe también a las personas que somos hoy en día, y esto definitivamente fue "esculpido" por nuestros padres y sus estrictas reglas. 

Las reglas funcionan incluso si las rompemos

Las normas de nuestros padres ejercen en nosotros una fuerte influencia, incluso en el momento en que logramos saltarlas, ya que aún en ese momento, aprendemos cuales son los límites, las consecuencias de romperlos y las razones de su existencia. 

Los padres y la presión sobre los hijos

El temor de defraudar a los padres nos hace exigirnos más, y evitar situaciones que nos lleven al fracaso. Por el contrario, buscamos el éxito. 

Un estudio reveló la veracidad de esto

La profesora Ericka Rascon-Ramirez, del Departamento de Economía de la Universidad de Middlesex, publicó un estudio donde definía por medio de determinados valores, cuales son los niños más propensos al éxito. 

El estudio se realizó con una población de 15.500 niños de entre 13 y 14 años

Durante 6 años se tomó en cuenta qué tan estrictos eran los padres y cuáles eran los resultados de los niños en relación a ello. 

Los niños de padres estrictos tenían más confianza en sí mismos y más madurez emocional

Además, demostraron ser un 4% menos propensos a un embarazo prematuro, lo cual a estas edades es determinante

En la adolescencia, los hijos de padres con reglas severas, cumplían con sus estudios, incluso terminaron carreras universitarias

También se mostraban responsables en sus trabajos. Al parecer, las reglas tuvieron razón de ser

Esto nos podría llevar a la conclusión de que los padres estrictos logran que sus hijos garanticen sus éxitos

Por ejemplo, los hijos de padres asiáticos tienden a destacarse en los estudios en comparación con otras etnias

Esto no se debe a otra cosa que no sea el nivel de exigencias de los padres para con sus hijos

Cuando los niños de padres asiáticos fallan, saben que decepcionarán a sus padres y estos les impondrán un castigo

Podrías pensar que esto es un tanto duro, pero en realidad sigue un patrón que ha funcionado por generaciones

En principio, los padres asiáticos no trabajan con base en el miedo, sino en plantear a sus hijos metas altas

De esta forma, sustituyen el miedo por una comunicación honesta, abierta y con un lenguaje de amor y orgullo

Esa es la diferencia entre un estilo autoritario (basado en miedo) y uno autoritario (basado en la comunicación y las exigencias)

El padre autoritario obtendrá como resultado un niño rebelde, mentiroso y acosador y su relación será áspera

Además, este niño no analizará las reglas ni entenderá sus razones, ya que para él sólo existen por capricho de los padres

Por otro lado, los padres demasiado permisivos verán que sus hijos no saben ponerse límites, desconocen cómo manejar la frustración y carecen de empatía

Con base a ello, es lógico pensar que lo correcto es buscar un equilibrio entre el padre estricto y el demasiado permisivo

Si un niño busca mentir para escapar de un castigo o una humillación, debemos evaluar si nuestro nivel de exigencia está pasándose de los límites

Recordemos que nuestro objetivo principal es inculcarle valores a nuestro hijo y enseñarle el camino hacia su éxito y felicidad

Por ello, la paternidad autoritaria lleva a los padres a tener diálogos abiertos con sus hijos donde las reglas deben respetarse, pero los sentimientos también

Esto ayuda a los niños a mantener mejores relaciones con sus padres, mientras aprenden la importancia de respetar las normas y mantener sus valores

Recordemos que los niños, no vienen al mundo con este conocimiento, por ende, el mejor aprendizaje que podemos darles es el ejemplo

Las reglas y límites son importantes para que ellos sobrevivan y logren sus metas en la vida

Y la mejor forma de enseñarlas es con la medida justa de amor y autoridad

¿Cómo eran tus padres contigo? Cuéntanos y comparte esta útil información 

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR