La ansiedad social y el miedo a la interacción pública, son un problema real

La ansiedad social y el miedo a la interacción pública, son un problema real0shares

Lo que para la mayoría de las personas es algo natural y lo hacen de "reflejo", como saludar a tus compañeros en una fiesta o reunión,  para aquellos que sufren de ansiedad social puede representar enfrentarse a un autentico terror, determinando así su forma de comunicación con el mundo que le rodea. ¡Ni hablar de dar un discurso en público! Eso simplemente es imposible. 

Este miedo tiene su origen en la preocupación de ser juzgados de forma negativa o de cometer algún error que pueda generar rechazo o una mala imagen en los demás. Pero aunque te parezca que esto no es gran cosa, para quienes lo sufren las consecuencias pueden ser tremendas, ya que les impide crecer profesionalmente e incluso mantener las relaciones sociales más básicas. 

Pero no todo está perdido, ya que existe una solución, y aunque la mayor parte deben hacerlo ellos mismos, los demás también podemos ayudar. 

El primer paso es conocer lo que sucede.

Las personas que sufren de este problema presentan lo que se llama "respuesta ansiosa" la cual viene acompañada de una serie de síntomas físicos como mareo, náuseas, taquicardia y tensión muscular, así como el miedo real a los posibles panoramas que pueden presentarse si algo no sale bien. 

Esto es algo que la persona no puede controlar

El cortisol y la adrenalina son segregados por orden inconsciente del cerebro, y la persona no puede e vitar que estén presentes en su organismo. Son reales y la respuesta no es ignorarlos, sino aprender a ubicarlos y superarlos. 

Se sienten muy solos y fuera de lugar

Normalmente ensayan cientos de veces una frase simple, como un saludo, solo para estar seguros de que saldrá bien. Y aún así, pueden convencerse de que lo han arruinado todo, aunque sus interlocutores quedaran fascinados con él o ella. 

La "respuesta ansiosa" no es un enemigo

Lo primero que debemos hacer para comenzar a trabajar en una solución es reconocer que esta reacción no está, de hecho, mal. En realidad es una alerta que de alguna forma está protegiéndote. Pero entonces ¿Qué hacer con ella?

Se trata de un instinto y debemos tratar de manejarlo, sin eliminarlo

Tu mente está tratando de ayudarte a reconocer la situación y sus posibles escenarios, lo cual es totalmente normal. Lo ideal es enfrentar las opciones y escuchar tus sentimientos, sin dejar que el resto de las personas las notes. Y sin dejar que el miedo te detenga. 

Existen dos tipos de ansiedad social

La generalizada, cuando cualquier situación que requiera interacción social genera ansiedad. Y la específica, cuando la "respuesta ansiosa" se desencadena ante situaciones definidas, como tener que dar un discurso. 

Uno de los errores más comunes que cometemos es forzar a estas personas

En las escuelas, pro ejemplo, nos fuerzan a hacer exposiciones bajo la creencia de que es la mejor manera de aprender a hablar en público. Sin embargo, lo lógico sería primero enseñar a los estudiantes técnicas para ello. 

¿Por qué?

Las recomendaciones de los expertos para ayudar a quienes sufren esta ansiedad, se basa mayormente en aceptarlos como son

Evitar juzgarlos o enfatizar en su condición, y ser en cambio un puente entre ellos y el mundo al que le temen, facilitandoles la relación con el mismo

Se les puede ofrecer un entorno controlado y seguro y poco a poco, prestandoles apoyo, les vamos generando la confianza que necesitan

En lugar de solo pedirles que tengan más "confianza en sí mismos", lo cual es ciertamente una frase más fácil de decir que de ejecutar

Si conoces a alguien con este tipo de ansiedad, estar a su lado en estas situaciones, para darle apoyo y reconocerle su esfuerzo puede ser de gran ayuda también

Tratemos de ser empáticos y recordar que, en menor grado, pero todos podemos tener miedo a hablar en público

Piensa que quienes te escuchan, quizás admiren entonces tu valor para levantarte y tomar la palabra

Existen grandes personalidades que sufren de este mal, como por ejemplo Adele

Jhonny Depp

Britney Spears entre otros, y si ellos pueden superarlo, todos podemos.

Y lo más importante, hablar de ello sin tabúes. Reconocer que se necesita ayuda es el primer paso para obtenerla.

Si conoces a alguien con esta condición o eres de los que sufre de ansiedad social, esperamos que este artículo te haya sido de ayuda

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR