Joven de 15 años se suicida por amor a un personaje de animación japonesa

Joven de 15 años se suicida por amor a un personaje de animación japonesa16shares

Cuando se trata del anime podemos encontrar a toda una comunidad de personas que sigue con detalle los estrenos, convenciones, foros y más eventos, para seguir disfrutando de la experiencia que esta animación japonesa tiene para ofrecer.

De hecho, estas personas suelen ser llamadas como "Otakus", el cual es un término japonés que se emplea para describir a alguien con aficiones apasionadas al anime y/o manga. ¿Pero podría llegar a ser esa afición una obsesión?

Recientemente, un chico menor de edad sufrió una gran depresión que finalmente lo llevó al suicidio por no poder estar con su personaje de anime favorito. Es más, se dice que el joven estaba completamente enamorado del personaje "Ikaros"... Sigue leyendo para conocer los detalles.

Conoce a Taylor Gamboa.

Un chico de 15 años nacido en Costa Rica que tenía un terrible secreto: estaba enamorado de un personaje de anime y deseaba reunirse con el dibujo, por lo que cometió suicidio poco después de su cumpleaños para hacerlo.

Aquellos que conocieron a Taylor, lo describen como un joven serio e introspectivo.

Quien era un gran fanático del anime, pero su serie favorita siempre fue "Sora no Otoshimono", por el cual gastaba todo su dinero para la comida en artículos de la serie: historietas, chapas, camisas y estatuillas de los personajes.

Sin embargo, el chico de 15 años ocultaba una terrible verdad detrás de su devoción por ese anime.

Taylor estaba absolutamente enamorado por uno de los personajes: Ikaros.

Su amor era tan grande que llegó a fantasear con la caricatura.

Él imaginaba poderse reunir con "Ikaros", enseñarle el significado del amor y poder casarse con ella. La madre del chico, Wendy Arronis, dijo su hijo subía y bajaba las escaleras con la esperanza de encontrarse con su personaje.

Pero entonces, la obsesión Taylor comenzó a consumirlo.

El chico  se sentía frustrado porque jamás podría conocer al "amor de su vida", dado que la misma no era real.

Por su parte, los padres cuentan que notaron cambios en la actitud de su hijo.

"Desde que empezó el colegio estaba extraño, se apartó, estaba agresivo, no quería que lo abrazara ni que le hablara, ni besos, no quería nada, solo para pedir plata, no era Taylor quien era cariñoso, se sentía solo. La novia de él era ese demonio disfrazado en un dibujo, lo envolvió y se obsesionó, cuando leí la carta me impactó, vivía enamorado, el muñeco lo atormentaba, no dormía", dijo la madre.

Igualmente, los padres intentaron ayudar a Taylor llevándolo a terapias psicológicas y pasando más tiempo con él.

Pero el chico no mostró ningún cambio.

"Escribía que la amaba, es encantadora de amor, al ver que la muñeca no se hacía en vida, él quería morir para estar con ella, inclusive tomó pastillas para intentar como sea estar con ella. Le dimos manzanilla, llamamos al Patronato y nos refirieron a la clínica, es la institución más mala que hay, solo nos sacan la plata, mi hijo está con Dios", continuó la madre.

Finalmente, el amor que sentía hacia ese personaje lo llevó a quitarse la vida.

"El 16 de agosto cumplió 15 años y 1 mes y fue el día que se mató, nunca esperé que hiciera lo que hizo, sabíamos que estaba enamorado de un bichillo llamado Íkaros, sale en una fábula llamada ‘Notas de muerte’. Puso una cadena metálica en el cuello y la amarró en el perling, no quedó guindando, era muy alto, no hizo esfuerzo de agarrar nada, pudo hacerlo con unos cuadernos", dijo Jesús Gamboa Ramírez, padre del chico.

Igualmente, el padre relata que intentó revivir a su hijo, pero había llegado demasiado tarde.

"Mi esposa se levantó a las 5 a.m., le tocó la puerta y no me contestó, me asomé por la ventana y lo vi suspendido con la cadena; me clavé y cuando lo bajé estaba morado, no le quité la cadena, que usaba en sus pantalones, le calenté le pecho y me dijo que tal vez Dios me lo devuelva, pero no pude hacer nada".

A continuación, te presentamos una misiva de puño y letra de Taylor donde deja en evidencia el obsesivo amor que sentía por el personaje.

Por ahora, los padres del chico hacen un llamado a las familias a prestar atención a sus hijos.

Así como también solicitan que se censuren este tipo de programas para niños, ya que pueden causar terribles obsesiones. 

"Queremos ayudar a muchos jóvenes que están obsesionados con esos muñecos a que no hagan caso y que los padres estén más pendientes de sus hijos, el bicho tiene una cadena larga, con pechos grandes", dijo la madre.

Y tú, ¿qué opinas al respecto?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR