¡Impensable! En el Monte Everest Hay Más de 200 cadáveres y No podrás Creer Para que Los Usan

¡Impensable! En el Monte Everest Hay Más de 200 cadáveres y No podrás Creer Para que Los Usan1.3kshares

ADVERTENCIA: las fotos en esta publicación pueden llegar a ser un tanto desagradables.

El monte Everest es la cumbre más alta del mundo con un total de 8846,4 metros sobre el nivel del mar. Por lo que al ser tan alta, es todo un desafío el poder llegar hasta el punto más alto de la misma. Lo cierto es que muy pocas personas han conseguido realizar esta hazaña y tristemente muchas otras han muerto en su intento. Aunque sea difícil de creer, la mayoría de los cadáveres de estas personas siguen en la montaña y se encuentran a la vida de los turistas puesto que se ha sido imposible el rescatarlos.

En esta montaña tan implacable. a partir de los 8 mil metros hay una zona conocida como la “zona de la muerte”. Este lugar es tan extremo que la aclimatación es todo un desafío. El oxigeno que puede ser respirado es apenas un tercio de lo que se debe respirar y la mayoría necesita la ayuda de botellas de oxígeno para poder escalarla. Sin embargo, se conoce de varios deportistas que pudieron lograr subir la montaña sin necesitar ningún tipo de ayuda con respecto al oxígeno. 

“La zona de la muerte” es tan implacable que si por alguna razón un escalador sufre de problemas de altura, fractura, dislocación o cualquier tipo de incidente que no le permitiera el seguir en movimiento, el rescate de esta persona sería totalmente imposible. Las temperaturas extremas y el terreno de esta zona significan un total de 3 respiraciones para un montañista experimentado.  El corazón a esta altura va demasiado rápido para suministrar el oxigeno necesario que el cuerpo necesita. Lo cierto es que nisiquiera un helicóptero es de ayuda para los escaladistas al encontrarse en ese punto. 

En el año 2003 un helicóptero se estrelló al intentar aterrizar en el campamento. El resultado fue 2 muertos de 9 tripulantes. 

En total hay más de 200 cadáveres en el Everest, y  de ellos 150 aún se encuentran desaparecidos. Además, las rutas que se utilizan para subir la montaña están plagadas de cuerpos sin vida (más de 40), quienes están casi en sitio exacto de donde fue su muerte. Lo que resulta más increíble es que muchos de ellos aún no han podido ser reconocidos, por lo que han sido bautizados con otros nombres y los nuevos escaladistas los utilizan como puntos de referencia en su subida. 

Peter Boardman

Él junto a su compañero John Tasker murieron en 1982 tratando de alcanzar la cumbre por el lado norte del Everest. 

El saludador

Este es uno de los cuerpos sin vida más conocidos en el Everest y uno de los primeros con los que se tropiezan los escaladores en su ascenso. Fue apodado así debido a que parece que estuviera saludando con sus brazos. El cadáver se encuentra allí desde 1997.

“Botas verdes”

Es uno de los cadáveres mas famosos por la ruta sur hacia el monte Everest. Fue bautizado así por el color de sus botas. Al parecer, este alpinista era un indio que murió a causa del frío el 11 de mayo de 1996. Ese mismo día murieron 7 personas más. 

David Sharp

Justo al lado de "Botas verdes” se encontraban el cuerpo de David Sharp, protagonista de un escándalo en la comunidad alpinista del mundo. Sharp, el 15 de mayo del 2006, se encontraba realizando su tercer intento de subida a la montaña. Él pagó 6.200 dólares por viajar con Asian Trekking hasta el campamento base de la montaña, y luego desde allí realizó varios intentos solo para subir. Se dice que iba realizando la ruta sin ningún tipo de ayuda adicional, como oxígeno, sherpas, sin guías, sin radio, sin medicamentos o cualquier otro insumo que fuera de ayuda para su cometido. Más sorprendente aún, él solo subía con el equipo básico y es un misterio si su objetivo era romper algún tipo de récord con estas medidas extremas. 

Se desconoce si Sharp pudo llegar a la cima o no, pero lo cierto del caso es que en su descenso ya antes del anochecer, se coloco al lado de "botas verdes". Luego de estar agonizando sin que otros escaladores pudieran hacer nada por él, una expedición liderada por Mark Inglis a la una de la mañana paso por allí. Este último es un especialista en alta montaña, quien perdió sus piernas a causa del frío en 1982 y en ese año se encontraba subiendo el Everest con unas prótesis metálicas.

Sharp aún mantenía signos vitales cuando Inglis pasó por el lugar, y las instrucciones que recibió por parte del director del campamento fue la de ascender y prestarle ayuda cuando estuviera realizando el descenso. Este caso de Sharp resultó en una gran polémica debido a los intereses que existían en el Everest. Edmund Hillary fue el primer alpinista que ascendió y descendió de dicha montaña con vida critico muchísimo esta decisión. 

Luego de nueve horas, el guía Jamie McGuinness y el sherpa Dawa, le prestaron auxilio a David Sharp, quien se encontraba sumamente afectado por la temperatura. Estos le prestaron oxigeno, pero no tuvo ningún tipo de efecto, por lo que se vieron obligado a dejarlo abandonado en el sitio. Los escaladores llevaban consigo una cámara donde Sharp pudo realizar unas últimas declaraciones: “Mi nombre es David Sharp y estoy junto a Asian Trekking. Tengo mucho sueño”, estas fueron las últimas oraciones del alpinista. 

El cadáver de Sharp le hizo compañía al de “Botas verdes” durante un año, luego fue recuperado y sepultado.

A continuación el documental de Sharp en el monte Everest: 

Francys y Sergei Arsentiev

Francys Arsentiev tenía como objetivo subir el monte Everest sin ningún tipo de oxigeno adicional y lo logró el 22 de Mayo de 1998 en compañía de su esposo Sergei Arsentiev. Al realizar el descenso y a causa de la temperatura extrema, el marido pudo llegar al campamento pero no ella. Cuando se percato de ese hecho, él decidió tomar unas botellas de oxigeno e ir a su rescate. 

El 23 de mayo del mismo año, encontraron a Francys a escasos metros de la cima de la montaña. Ella se encontraba con síntomas de congelación y no estaba del todo consciente.Intentaron rescatarla pero al tratar de arrastrarla sin éxito, la expedición se vio obligada a abandonarla. Esta fue la última vez que se vio a la mujer con vida, mientras que su esposo Sergei fue encontrado al año luego de lanzarse por la ladera a metros de donde estaba su mujer. 

una escaladista sudafricana llamada Cathy O’Dowd relata que Francys repetía una y otra vez entre lágrimas que no la abandonaran en la montaña. Luego de prestarle auxilio por más de una hora, Cathy y los demás estuvieron en la obligación de dejarla para preservar sus vidas mientras la escuchaban suplicando que no se fueran. Francys murió a causa de la congelación. 

El grupo regresó 8 años después por el cuerpo de Francys y lo cubrieron con la bandera de su país, Estados Unidos. 

Bruce Herrod

O’Dowd, quien fuera la mujer que encontró a Francys Arsentiev, ya había tenido este tipo de experiencia previamente en la montaña. Esta tuvo un encuentro con Bruce Herrod,un escalador reconocido que subía lentamente por el Everest. Ella y su equipo al cruzar unas palabras con él se percataron de que no estaba en buenas condiciones y que ya era tarde para continuar con el ascenso. Sin embargo Herrod, continuó con la subida a pesar de las advertencias. 

Luego de las 5 de la tarde, Herrod logró llegar a la cima de la montaña, se tomó una fotografía y llamó inmediatamente a la base del Everest, donde el equipo de Cathy le sugerían bajara de allí lo más rápido posible. Pasada dos horas luego de la llamada, perdieron el rastro del hombre.

Luego de un tiempo se pudo recuperar la cámara y sacaron a la luz la foto que le costó la vida a Bruce Herrod

Shriya Shah-Klorfine

Esta alpínista canadiense de 33 años murió en Mayo del año 2012 en compañía de otras dos personas. Según comentarios se cree que murieron a causa del agotamiento y la altura. Unos sherpas la encontraron muerta a 8.300 metros sobre el nivel del mar.

Rescatistas pudieron bajar el cadáver hasta el campamento 2, donde fue transportado en helicóptero.

Homenaje a Shriya Shah-Klorfine en la base del monte Everest. 

Lincoln Hall: El milagro del Everest

A escasos días de la muerte del alpinista David Sharp en 2006, tomo lugar uno de los momentos mas trascendentales en la supervivencia de alguien en el monte Everest, y el protagonista de dicho suceso fue bautizado como el “muerto viviente”. Lincoln Hall, australiano, estaba descendiendo de la montaña mientras sufría de alucinaciones. Algunos sherpas intentaron auxiliarlo por varias horas hasta que se quedaron sin suministros y el director de la base les ordenó que lo abandonaran en el lugar. Luego de esto le comunicaron a sus familiares el fallecimiento del hombre. 

A las 7 de la mañana del día siguiente, unos americanos encontraron a Hall a 8.700 metros en el borde de un precipicio y decidieron suspender la subida a la cima del Everest para auxiliarlo. Él no llevaba guantes puestos y su traje lo tenía desabrochado hasta la cintura, teniendo así todo su torso al desnudo. Tampoco llevaba gorro, ni máscara de oxígeno o botellas, ni saco de dormir, mantas, ni cantimplora de agua. Lo que alcanzó a decir fue: "Les sorprenderá verme por aquí”.

Para su rescate tuvieron que ayudar un total de 12 sherpas más el equipo americano que lo encontró. Al lograr que Hall pudiera caminar, pudieron salvarlo. Todo lo contrario de David Sharp que no pudo realizar este cometido. Luego de esta experiencia, Hall resultó con graves heridas de congelación en manos y pies, además de un edema cerebral, sin embargo el hombre logró sobrevivir y recuperarse. 

Todavía es un misterio el saber como Lincoln pudo resistir ese clima tan extremo sin su vestimenta y a 8.700 metros de altura. 

Aún una gran cantidad de cuerpos continúan en la cima del Everest. 

Por alguna extraña razón, los cadáveres en la montaña no quedan sepultados bajo la nieve y se mantienen en buenas condiciones por algunas décadas. Los expertos atribuyen este hecho a las ventiscas que ocurren en el sitio, además de la vestimenta que llevan los alpinistas, visibles a larga distancia, que atraen la luz y evitan que se acumule la nieve sobre ellos. Por la imposibilidad de poder rescatar a los cuerpos, estos se mantienen justo en los puntos donde fallecieron. 

En la montaña aún se encuentran cuerpos colgando en la cuerda, tal y como el de la japonesa Shiroko Ota mientras descendía. 

Un hecho de estos cadáveres es que un tercio de ellos pertenecen a sherpas. 

Los sherpas son lugareños que viven en los pies de la montaña del Everest, por lo que se explica como resisten tan altas temperaturas. Se estima que viven alrededor de ella un total de 12 mil sherpas. 

Los sherpas pueden llegar a cobrar alrededor de 2500 dólares al realizar trabajos de guías y porteadores en la montaña. 

El 18 de Abril de 2014, sucedió una de los peores eventos en el Everest cuando un alud de nieve mató a 16 sherpas y dejó malheridos a otros 6. En 2015, muchos más resultaron heridos luego de un terremoto que sucedió en el lugar. 

Él es Appa Sherpa, batiendo el récord de ascensiones al subir a la cumbre por 19ª vez

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR