Hija de un matrimonio disfuncional: Conoce la desgarradora infancia de Emma Watson

Hija de un matrimonio disfuncional: Conoce la desgarradora infancia de Emma Watson140shares

En la actualidad, no existe nadie en el mundo que no conozca el nombre de Emma Watson, puesto que ha sido una actriz que ha sabido ganarse un lugar en los corazones de los espectadores de todo el mundo; ¡y no sólo por su enorme belleza! Sino también por su inteligencia, astucia y compromiso con la comunidad.

Tras haber obtenido el reconocimiento mundial con la exitosa saga de Harry Potter, nuestra eterna "Hermione Granger", no permitió que la fama se le subiera a la cabeza, y siguió con sus estudios. Ahora, es toda una mujer profesional que está muy comprometida a las causas humanitarias, siendo un excelente ejemplo para muchas chicas.

A pesar de que muchos de nosotros simplemente amamos a esta actriz, no sabemos mucho al respecto, es por eso que el equipo de Buenamente.com ha decidido compartir la dramática y desgarradora historia de Emma Watson, la chica promesa que logró alcanzar el éxito con sus propios méritos.

Sus padres se conocieron mientras estudiaban leyes en la famosa Universidad de Oxford.

Allí, Jacqueline Luesby y Chris Watson, mantuvieron una relación amorosa que poco a poco evolucionó hasta convertirse en un matrimonio ejemplar que decidió asentarse en París, Francia.

El 15 de abril 1990, esta adorable pareja tuvo a su primer bebé juntos: Emma Charlotte Duerre Watson.

Desde su nacimiento, Emma fue una chica que desbordaba belleza y atraía la atención de cualquiera que se encontrara a su alrededor. ¡Algo propio de quién se convertiría en la hechicera más hermosa del mundo!

Con tan solo 3 años de edad, Emma le dio la bienvenida a su primer hermanito: Alexander.

Con quien compartió grandes momentos en su infancia. De hecho, aún en la actualidad, la actriz sigue siendo muy cercana a su hermano menor.

Ya para 1995, Chris y Jacqueline Watson decidieron regresar a Inglaterra.

Aunque al poco tiempo de su mudanza, la pareja empezó a tener serios problemas en la relación y decidieron divorciarse, para ese entonces Emma tan sólo tenía 5 añitos.

Tras el divorcio, Emma y su hermano, Alex, se fueron a vivir a casa de su madre en Oxford.

Aunque pasaba los fines de semana en la casa de su padre en Londres.

Poco tiempo después de esa desafortunada ruptura familiar, Emma fue diagnosticada con TDA-H (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad)

Eso la llevó a consumir ritalín, un fármaco que la ayudaba a distraerse menos y a enfocar su atención.

Para la década de los 90, resultaba muy común que los médicos recetaran ese fármaco a niños con ese trastorno.

Aunque luego se debatió el uso de ese medicamento por años.

En ese entonces, los padres de la adorable y amada Emma no tenían mucho dinero.

No obstante, Chris, su padre, siempre quiso darle lo mejor a su hija, por lo que, a pesar de las dificultades, consiguió inscribirla en una de las mejores escuelas privadas de Inglaterra: la Dragon School de Oxford.

Allí, la pequeña se interesó mucho por el mundo de las artes escénicas.

Lo que la llevó a tomar clases de danza, teatro y canto en Stagecoach Theatre Arts, donde participó en varias obras como "Arturo: Los años jóvenes" y "El príncipe feliz y otros cuentos",​ pero sin nunca actuar profesionalmente.

Desde el momento que esta francesa se presentó en público por primera vez, a los 7 años, logró llamar la atención de todos por su talento.

De hecho, logró ganar el primer lugar de una competencia de recitación a esa edad.

Así fue como, sin saberlo, había comenzado a forjar los cimientos de su exitosa carrera como actriz.

¿Quién se habría imaginado eso?

En el año 2000, a la edad de 10 años, Emma se presentó al casting de Harry Potter.

Había sido su maestra de actuación la que había decidido apuntarla y animarla a presentarse.

Por supuesto, los productores quedaron impresionados por la confianza que tenía la pequeña en sí misma.

Algo muy característico del personaje "Hermione Granger", el cual interpretaría más adelante.

Por supuesto, al tratarse de uno de los papeles más importantes de la película, no tomaron esa decisión a la ligera.

Por lo que Emma tuvo que realizar 8 audiciones para convencer a los productores, aunque la escritora del libro, J.K. Rowling, había quedado encantada con su personalidad.

De esa manera inició la carrera de una de las actrices más admiradas, populares y hermosas del mundo.

Y desde entonces, no ha hecho más que dar un excelente ejemplo a las demás niñas. ¿Quién no desearía seguir los pasos de Emma?

Y tú, ¿qué opinas sobre la historia de esta talentosa actriz?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR