Fotógrafo retrata el inmenso amor de sus padres en su etapa terminal del cáncer

Fotógrafo retrata el inmenso amor de sus padres en su etapa terminal del cáncer1.5kshares

Afrontar una enfermedad tan dura y agresiva como el cáncer es difícil, tanto para quien lo padece como para el resto de su núcleo familiar. Hay que armarse de valor para transitar el largo camino de tratamientos que les espera, los cuales suelen desmejorar por ciertos periodos de tiempo la salud de la persona, sin saber con certeza si ello podrá salvar su vida o prolongarla lo suficiente para que valga la pena. Por otro lado, no se puede menospreciar la fragilidad emocional que se presenta, a la luz de enfrentarse cara a cara con la muerte.

Si todo esto te suena terrible, ¡imagínate como será vivirlo por partida doble! Justamente ese es el caso de los esposos Howie y Laurel Borowick quienes, luego de alcanzar 34 años de matrimonio, fueron diagnosticados al mismo tiempo con cáncer: él en la próstata (ya en una etapa terminal) y ella en el seno, el cual había sido detectado por tercera vez.

Gracias a su amor, decidieron vivir la experiencia de una manera completamente diferente. Se avocaron a disfrutar cada uno de los momentos que la enfermedad les permitía compartir y, con la iniciativa de su hija, la fotógrafa profesional Nancy Borowick, decidieron documentarlos en fotografías. En cada una de las tomas salta a la vista el compromiso y afecto que se tenían, dando una perfecta demostración de lo que es el verdadero y eterno amor. ¿Te animas a conocer más a fondo su historia? Sigue leyendo para ver esta emotiva sesión fotográfica...

La pareja de esposos conformada por Howie y Laurel había cumplido 34 años de feliz matrimonio

Fue en ese tiempo cuando de manera simultánea recibieron la notificación por parte de sus respectivos médicos de que padecían cáncer en una etapa terminal, lo que como es de suponer  generó un gran impacto en ambos.

Lo que para muchos sería devastador, para ellos fue simplemente una nueva página de su historia

Decidieron enfrentar la enfermedad con la mejor actitud posible, sin dejarse amilanar en ningún momento. Durante todo el tiempo juntos se les habían presentado grandes desafíos, superándolos uno tras otro con éxito; así que este no sería la excepción.

El buen humor fue una de las premisas que guió todo su proceso

Sus tres hijos en común siempre admiraron la forma en que, a pesar del paso de los años, no perdían oportunidad de demostrarse públicamente (y con gracia) su cariño. Entonces, era obvio suponer que el cáncer no sería tampoco un impedimento para hacerlo.

Aprovechando el talento de una de sus hijas, se animaron a retratar los momentos más significativos de su enfermedad

Nancy Borowick, junto a sus hermanos, luchó por brindarles la mejor calidad de vida posibles. Así que ella accedió inmediatamente a documentar de una manera casi mágica aquellos instantes que les harían recordar el inmenso amor que se profesaron sus padres, aún en las peores circunstancias posibles.

Este matrimonio apreciaba cada instante de vida como un pequeño milagro

Y precisamente eso era lo que querían que quedara inmortalizado en las fotografías, una vez que finalmente la enfermedad cobrara sus vidas.

Howie nos recuerda que un esposo es capaz de hacer hasta lo imposible por hacer sonreír a su mujer

Esta particular toma estaba acompañada de un sentido mensaje que decía: "En la cocina, papá se divierte bailando para tratar de hacer sonreír a mamá. A menudo recurrieron al humor para aligerar el pesado estado de ánimo en el hogar".

Así, muchas otras también tenían ciertas notas descriptivas

“Más tarde, esa noche, papá le cortó el pelo a mamá, sabiendo que comenzaría a caerse por sí solo en las próximas semanas como un efecto secundario de la quimioterapia. Mamá convirtió su cabello cortado en cejas”.

No fue fácil, pero jamás se dieron por vencidos

Por el contrario, cuando el ánimo de uno decaía, el otro trataba de confortarlo. 

Cuando el amor es verdadero, ninguna enfermedad puede minimizarlo

Hubo momentos realmente duros

Como, por ejemplo, aquellos cuando los médicos llamaban para informar qué tan eficaces estaban resultando los tratamientos recibidos...

Otros fueron felices al extremo

En esta imagen puede verse la sonrisa de Howie mientras celebraba su cumpleaños número 58, compartiendo con toda su familia y amigos; realidad que hace algunos meses le parecía imposible luego del nefasto diagnóstico.

Incluso, la vida fue benevolente con ellos, regalándoles la oportunidad de acompañar a su hija en su boda

Para todos los presentes, ese día permanecerá para siempre en sus memorias...

Luego de la boda de su hija, la salud de Howie comenzó a deteriorarse más rápidamente 

A pesar de esto, él siempre mostró serenidad

Hasta que finalmente llegó el día en que se despidió de Laurel

Para muchos fue una sorpresa que Howie partiera primero

Ahora a Laurel le tocaba seguir sola, aguardando que llegara su momento

Sin embargo, la compañía de sus hijos hizo más llevadera su paciente espera

Hubo días en que aún tenía fuerzas para hacer algo por ella misma

Pero poco a poco fue perdiendo fuerzas 

Aprovechó sus últimos días para despedirse de sus hijos 

Hasta que no pudo levantarse de su cama 

Al final, la esperanza de reencontrarse con Howie la mantenía serena

Y aunque se despidió en una fría tarde... 

Sus hijos y familiares tenían la tranquilidad de saber que ambos disfrutaron sus últimos días juntos y se fueron en paz

Sin duda, su hija, la fotógrafa Nancy Borowick hizo una excelente labor, retratando sus últimos momentos 

Si hay vida después de la muerte, seguramente esta inspiradora pareja estará ya disfrutando junta por siempre en la eternidad

Ojalá todos podamos experimentar un amor tan puro e inagotable como éste.

¿Cómo hubieses afrontado una noticia de este tipo? Deja tus COMENTARIOS y no olvides COMPARTIR esta emotiva historia con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR