Estudiante saca a la luz vídeo donde se ve a uno de sus profesores acosarla sexualmente.

Estudiante saca a la luz vídeo donde se ve a uno de sus profesores acosarla sexualmente.0shares

Es lamentable como día tras día las noticias se ven plagadas de sucesos que ponen en entredicho el respeto y confianza por las diferentes autoridades o cargos con cierto poder, por causa de algunos profesionales que se encargar de llevar a cabo las acciones más crueles y viles que se pueden imaginar, valiéndose de su investidura o jerarquía.

Tal es el caso de los múltiples incidentes de acoso sexual perpetrados desde las grandes corporaciones has nuestro propio hogar. Pero esta vez, una valiente chica decidió no quedarse callada sino que más bien orquestó todo un plan para revelar las oscuras acciones que un profesor de su universidad llevaba a cabo desde hace mucho tiempo atrás hacia sus estudiantes, aunque ninguna se había atrevido a encararlo. Entérate cómo logró desenmascarar a este abusivo hombre a través de un vídeo que rápidamente se volvió viral por la web.

La colombiana Lizeth Sanabria sintió que no podía permitir que un hecho tan abominable como éste siguiese ocurriendo.

El profesor de la Universidad Nacional de Colombia, Freddy Alberto Monroy, llevaba años incurriendo en el vil acoso hacia sus estudiantes del sexo femenino. Todas ellas permanecieron en silencio por temor a sus represalias. Sin embargo, Lizeth se negó a quedarse callada.

Fue el testimonio de una de sus amigas el que la convenció de que era el momento de actuar.

Su compañera le dijo estas estremecedoras palabras: "Es que yo también le tengo miedo a ese profesor porque él me hizo algo, intentó meterme en la lengua en la boca". La repulsión que esto le causó, además de la incomodidad por la manera en que la trataba, hizo que buscara la forma de desenmascararlo.

Este profesor había ideado una estrategia bastante efectiva para lograr sus perversos propósitos.

Su condición le permitía acceder a una cantidad elevada de chicas que en otro momento se acercaban a él buscando apoyo académico, pero muchas terminaron viviendo esta terrible experiencia.

Luego de pensarlo bien, Sanabria planeó todos los detalles para llevar a cabo su plan.

La idea de filmar al profesor mientras la acosaba era muy arriesgada porque no sabía cómo podría reaccionar si se daba cuenta de lo que estaba sucediendo en realidad. A pesar de eso, Lizeth siguió adelante tal cual como lo planificó.

Nada la haría cambiar de parecer, según reveló a los medios locales que la entrevistaron.

“Me dije: ‘No, no lo voy a hacer. Y decidí hacerlo. Que pase lo que tenga que pasar. Voy a tomar la evidencia'.”.

En la grabación puede verse claramente cómo el profesor Monroy se le acerca con intenciones de besarla.

Esto sucedió en lo que se suponía era una charla académica de rutina. 

Lizeth lo rechazó pero el profesor no cesó en su accionar.

De hecho, fue todavía más abusivo, colocando sus manos en los glúteos de ella.

Se escucha cuando Lizeth le dice "No profe, por favor", a lo que él hace caso omiso.

Es la frase más recurrente de toda la filmación.

El número de víctimas que resultaron afectadas por sus actos es difícil de precisar.

Sobre todo porque se avergüenzan de admitirlo. 

Monroy se esmeraba en ganarse la confianza y respeto de sus alumnas antes de iniciar el acoso.

Les ofrecía asesorías particulares y ayudaba a obtener mejores notas. Una vez logrado esto, les pedía su respectivo "pago".

La misma Sanabria admite que le costaba creer que esté profesor cambiará radicalmente su actitud de un momento a otro hacia ella.

“Él es como muy hábil. Él se gana la confianza de las personas mostrando interés en el tiempo que le dedica a tu trabajo. Después de que él como que se ganó mi confianza, entonces empezó a decirme: ‘Debes portarte bien… debes mirar que yo he hecho cosas por ti, que yo me he esforzado, que te he dedicado tiempo’. Obviamente, en algún momento me dijo: ‘Por qué no vamos a un sitio más privado'”.

Para Lizeth, era el momento del "todo o nada".

No tenía la menor idea de las consecuencias académicas, legales e incluso personales que su idea le traería. Más aún porque, para que se viera el accionar del profesor en su máxima expresión, ella no debía oponerse a su abuso, sino que necesariamente tenía que permitir que tocara su cuerpo mientras todo ocurriera.

Obviamente, no fue fácil convivir con el temor de lo que estaba pasando con el profesor Monroy.

"Me sentía muy mal y pensé en no volver a la universidad. Yo no quería saber nada. No quería volver. No me importaba perder lo que había invertido en el tiempo y en dinero, pero me motivó en otra ocasión, en ese tiempo de la decisión, me dijo: 'Es que yo también le tengo miedo a ese profesor porque él me hizo algo, intentó meterme la lengua en la boca '".

Esta osada chica se decía a sí misma: "Necesito que no sigan pasando estas cosas, que no vaya a pasar algo peor'”.

“En el video obviamente yo nunca con él fui agresiva, nunca grité, nunca intenté agredirlo físicamente o verbalmente porque primero que todo él me generaba mucha confianza; segundo, en ese momento en esa situación yo pensaba en cómo salir de ahí bien. Mientras él me decía muchas cosas, en mi mente yo decía: ‘Necesito salir de aquí, necesito salir bien, necesito que no sigan pasando estas cosas, que no vaya a pasar algo peor'”.

He aquí el vídeo para que lo veas con tus propios ojos.

La universidad inició la respectiva investigación en contra de Freddy Monroy.

La rectoría de la Universidad Nacional de Colombia lo convocó a dar declaraciones, a lo cual en un primer momento accedió pero nunca concretó. Como medida preventiva, se le prohibió hacer comentarios sobre el hecho que pudieran empeorar la situación.

La mayoría de los episodios de acoso sexual son perpetrados por personas que poseen algún cargo de poder.

Valiéndose de su posición de profesor, creía que podía hacer con sus alumnas lo que quisiera sin salir perjudicado, debido a las implicaciones que esto pudiera traerles a su carrera universitaria.

Son muchos los contextos donde se han dado casos similares.

Cómo olvidar a Harvey Weinstein y su productora, la cual usó para propasar con más de 84 chicas de las cuales se tiene conocimiento, como la misma por incluirlas en sus proyectos cinematográficos.

Aunque te cueste, no cedas ante el juego de personas despiadadas como esas.

Ni mucho menos te sientas culpable de lo ocurrido. Tu integridad física, mental y emocional vale la pena el esfuerzo. Denuncia a cualquier agresor de este tipo. Es la única manera en que se podrá ponerle un freno a esta terrible realidad. ¡Ánimo!

¿Qué hubieses hecho tú estando en su lugar? ¿Conoces otra víctima de acoso sexual? COMENTA y COMPARTE con tus amigos esta asombrosa historia.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR