Estrella XXX transexual revela por qué jamás se hizo la jarocha. Una desgarradora verdad

Estrella XXX transexual revela por qué jamás se hizo la jarocha. Una desgarradora verdad31shares

En Internet, podemos encontrar  sorprendentes historias de personas que afirman haber nacido con el "cuerpo equivocado" y  que transformar sus cuerpos radicalmente, al punto de parecer otras personas. Un ejemplo muy conocido es el caso de Bruce Jenner, quien modificó su cuerpo para convertirse en una mujer plena llamada "Caitlyn Jenner".

Sin embargo, hay un lado que jamás escuchamos sobre estas historias de cambio de sexo. ¿Qué ocurre cuando las personas al último momento no se atreven a perder completamente su sexualidad, aún cuando esta no coincide con su identidad sexual? ¡Eso es precisamente lo que le ocurrió a Buck Angel!

A continuación, te contaremos la sorprendente historia de Buck Angel, el reconocido productor de películas para adultos que luchó para aceptar una parte de su cuerpo que no se atrevió a abandonar. 

Si quedaste sorprendido con esta nota, entonces COMPÁRTELA con tus amigos, tampoco olvides dejarnos tu opinión en los COMENTARIOS.

Por lo general, la operación del órgano reproductor suele ser el último paso para las personas transexuales que intentan finalizar su transición.

No obstante, existen serias consecuencias para las personas que deciden modificar sus genitales: ya sea la incapacidad de alcanzar un orgasmo o incluso la dificultad de sentir placer con ese nuevo órgano.

Esos riesgos podría llevar a las personas a rechazar la idea de cambiar su sexo.

Exactamente eso fue lo que le pasó a Buck Angel, el reconocido productor de películas para adultos que a los 28 años inició su transición para ser un hombre pleno, pero que al último momento decidió conservar su vagina al conocer los efectos irreversibles que tendrían esa intervención quirúrgica.

En su camino a convertirse en un hombre pleno, las hormonas estaban haciendo el efecto deseado.

Estaban creciendo sus músculos, empezó a tener vello corporal e incluso su voz se estaba volviendo más grave. Pero cuando se encontraba en la recta final para convertirse en la persona que siempre soñó ser, decidió no someterse a la cirugía de reasignación de sexo.

"Cuando llegó el momento de considerar la cirugía de reasignación de sexo, me detuve", cuenta el actor porno.

"No me malinterpreten: deseaba ansiosamente tener un pene. Quería tener sexo con un pene. Quería masturbarme teniendo un pene. Pensaba que un pene me completaría".

Angel confiesa que cambió su decisión de someterse una cirugía de reasignación de sexo cuando le dijeron que probablemente jamás pudiera tener un orgasmo.

"Lograr tener un pene no es fácil, y no lo era especialmente hace dos décadas. Me dijeron que implicaría retirar tendones de mi antebrazo para unirlos a mi clítoris, luego tomar piel de mi trasero y moldearla para que se pareciera a un pene. Pero el factor decisivo para mí fue que dijeron que probablemente ya nunca podría tener un orgasmo. Y que mi nuevo pene tampoco tendrá una erección por sí solo. Debía colocar una varita en la uretra para tener una erección".

En ese momento, el actor de películas para adultos se sintió devastado.

Había tenido que enfrentar un duro camino para transformar su cuerpo, pero había un gran impedimento que no le permitía dar el último paso. Tenía miedo en ese entonces, ya que aceptar su cuerpo, específicamente su vagina, ya no era una opción, sino un hecho que debía afrontar para poder ser feliz.

Durante 28 años, la idea de explorar su cuerpo sexualmente lo avergonzaba.

Y el hecho de sentir placer con un cuerpo que no le gustaba lo hacía sentirse derrotado. Sin embargo, llegó un momento en que tuvo que aprender a aceptarse como era.

En ese entonces, había reemplazado el sexo por las drogas y el alcohol, ya que le daba vergüenza que alguien tocara su cuerpo y descubriera la verdad.

"No tenía idea de cómo tener sexo con mi nuevo cuerpo. ¿Cómo podría tener relaciones sexuales como hombre con una vagina? Anhelaba la interacción humana. Pero asumí que nadie querría tener sexo conmigo. Me sentía como un monstruo de la naturaleza. Y temía parecer un fraude ante mis posibles parejas, como si intentara engañarlas para tener relaciones sexuales con un cuerpo con características inesperadas", cuenta el actor.

Pero todo cambió cuando un día un hombre deseo tener relaciones sexuales con él, aún cuando supo que no tenía pene.

"Fui al bar y, para mi sorpresa, nadie me miró raro. No, ellos me deseaban. Todo está en los ojos, recordé. Me senté en el bar. Conocí a un chico. Hablamos y flirteamos. Él no sabía nada. Pude sentir la excitación surgir en mí. Comenzó a lamerme por la parte inferior y lentamente fue ascendiendo hasta que su cabeza llegó a mi entrepierna. Mi corazón estaba acelerado. Estaba aterrorizado por lo que estaba a punto de suceder. Impulsivamente, acerqué su cara a la mía y lo miré a los ojos. ‘Tengo vagina’, dije. Él parecía confundido. Lo dije de nuevo, buscando un destello de ira en sus ojos, cualquier cosa que confirmara mi odio a mí mismo. ‘No entiendo, señor. Eso no me importa. Creo que eres sexy y eso es lo único importante".

Tras ese encuentro, Angel descubrió que aún podía ser deseado por otros hombres.

"Era el hombre sexual que siempre había soñado ser", aseguró.

Esa apertura sexual le permitió empezar a aceptar su cuerpo, aún cuando éste no representaba lo que realmente deseaba al inicio de su transición.

"Antes de aceptar mi vagina, nunca antes había puesto mis dedos dentro de mí mismo. Era algo demasiado femenino, embarazoso, incluso. Tan solo la idea de tocarme así me hacía sentir que tal vez era un hombre falso, que si lo hacía y tenía un orgasmo, eso demostraría que en realidad era una mujer. Durante mucho tiempo no pude olvidar la idea de que las vaginas eran femeninas; de que mi cuerpo no era realmente mío. Una vez que acepté el placer, finalmente sentí que tenía la libertad de ser. Empecé a sentirme conectado con mi cuerpo por primera vez".

Descubrir que aún con sus genitales femeninos podía disfrutar y satisfacer su apetito sexual como hombre, cambió su perspectiva respecto a la transexualidad.

Esto lo motivó a dar charlas motivacionales sobre la autoaceptación y descubrimiento de la sexualidad de una persona trans.

De allí surgió la idea de entrar a la industria del cine para adultos con el fin de ayudar a las personas transgénero a explorar su sexualidad.

"Para mí, la transición no solo significa cambiar físicamente. También significa conectarte con tu cuerpo, el cual ahora tienes la oportunidad de amar como si no hubiera un mañana. El cual finalmente es todo tuyo. Para algunos, eso requiere de cirugía. Para mí, requiere de sexo".

"Si somos abiertos con respecto al sexo, nuestros cuerpos y las formas en que experimentamos placer, podemos ayudarnos unos a otros a alcanzar nuevos niveles de autenticidad". 

"¿No es de eso de lo que se trata la transición?".

En la actualidad, Angel Buck es un reconocido actor y productor de películas para adultos.

Su ejemplo ha ayudado a muchos transexuales a descubrirse y aceptarse en ese nuevo cuerpo. Puedes saber más sobre la vida del hombre en su documental. Aquí te dejamos el trailer:

Y tú, ¿qué opinas sobre esta historia?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR