Esto es lo que ocurriría si todos hicieran lo que quisieran sin la amenaza de un castigo

Esto es lo que ocurriría si todos hicieran lo que quisieran sin la amenaza de un castigo0shares

Independientemente de que hayas estudiado leyes o no, es muy probable que sepas que existen normas que controlan nuestras conductas y que nos indican lo que debemos hacer para tener un comportamiento "correcto". Por supuesto, para que estas normas tengan un efecto en las personas, adquieren un carácter coercitivo, lo que implica que si rompes la ley, sufrirás un castigo.

Pero, ¿qué ocurriría si no existieran las leyes o los castigos? ¡Habría un desastre total! Hoy queremos compartir contigo una serie de experimentos que demuestran que el mundo necesita de leyes y normas para funcionar adecuadamente. Estamos seguros que quedarás impactado con los resultados de algunos de estos estudios...

¡Sigue desplazándote para saber más al respecto!

Si no sabías que la sociedad dependiera tanto de las reglas para existir, entonces COMPARTE esta nota con tus amigos. Tampoco olvides dejarnos tu opinión en los COMENTARIOS, aquí en Buenamente.com nos encantaría saber lo que piensas.

1. La niñez determina mucho en nosotros.

En algunas familias, los niños son sometidos a estrictas reglas, mientras que en otras, pueden hacer todo lo que les plazca. Esto hace que los niños crezcan pensando que deben ser padres opresivos o, por el contrario, que todos los demás tienen derecho a hacer lo que quieran.

Por eso, es muy importante encontrar un punto medio a la hora de criar a tu hijo.

Por un lado, es necesario que le des un poco de libertar a tu hijo, pero al mismo tiempo, debes enseñarle a respetar las reglas y a los demás.

Al respecto, el profesor y escritos escocés, Alexander O'Neal, explica las diferencias entre la libertad y la libertad absoluta.

Y nos indica la importancia de la auto-regulación. Él señala que se debe dar ciertas libertades a los niños, ya que vivir en un ambiente sumamente estricto solo los hará crecer con resentimiento, pero hay que mostrarles que existen ciertos límites.

2. El experimento de Marina Abramović.

Marina fue una artista yugoslava que decidió averiguar qué pasaría se las personas tuvieran poder absoluto sobre otras. Su idea fue bastante sencilla: ella permitió que otras personas hicieran lo que quisieran durante 6 horas en un evento celebrado en Nápoles, en 1974. 

Su experimento implicó que ella se quedara quieta mientras el público pudiera hacer lo que quisiera usando los 72 objetos que había dejado sobre una mesa.

Entre los objetos habían una rosa, una pluma, unas uvas, unas tijeras, un bisturí, una pistola cargada, una barra de metal, un perfume, entre otros.

Al comienzo del experimento, la gente era agradable: la abrazaban y le daban flores.

Pero al ver que la artista no reaccionaba, empezaron a ir un poco más allá. Le quitaron su ropa, le hicieron un pequeño corte en la piel e incluso destrozaron su cabello. Con el paso de las horas, la gente se volvía cada vez más agresiva. Pero cuando alguien puso el arma cargada en su mano, apuntando hacia su cabeza, el público empezó a discutir.

El experimento de Abramović demostró que hasta las personas más normales y tranquilas podrían hacer cosas terribles si se lo permitieran.

"Quería mostrar qué tan rápido las personas regresarían a su estado natural si se lo permitieran. Lo que aprendí fue que... si se le permites todo a la audiencia, pueden matarte", explicó la artista.

3. Resulta más sencillo enseñar la agresión que la paz.

¿Alguna vez te has preguntado por qué las personas empiezan a odiar a otras? El psicólogo Muzafer Sherif intentó darle una respuesta a esta pregunta. Para lograrlo, él creó un conflicto entre grupos en un campamento de verano para niños. Sherif dividió a los chicos en dos grupos, pero solo uno de los grupos podía ganar en las distintas competiciones que participaban.

Rápidamente, los grupos empezaron a discutir y a luchar entre ellos, odiándose cada vez más.

Entonces, el psicólogo empezó a crear situaciones que sólo podía resolverse si trabajan ambos equipos juntos. Por ejemplo, hizo que el autobús se averiara para que ambos equipos tuvieran que empujarlo junto. Esto hizo que las discusiones se detuvieran, aunque tomó un poco más de tiempo.

Esto también explicaría por qué Harry Potter y Draco Malfoy se odiaran tanto.

Ambos fueron rivales porque pertenecían a casas diferentes y los fundadores de ambas casas habían sido rivales desde que se abrió la escuela. Por lo que cada estudiante deseaba probar que su casa era la mejor. Sin embargo, cuando los hijos de Harry y Draco quedaron en la misma casa, se hicieron amigos.

4. Lo que asusta no es la severidad del castigo, sino la inevitabilidad.

Los expertos saben que la inevitabilidad de un castigo es mucho más aterrador que su severidad y es precisamente eso lo que explica por qué hay tantas personas cometiendo delitos. Como sabemos, no todas las personas que comenten algún acto ilícito son arrestados, por lo que los criminales tienen la esperanza de que no serán atrapados si hacen algo indebido. Pero si la cantidad de delitos resueltos fuese superior al 95%, muchísima menos personas correrían el riesgo de romper la ley.

Este fenómeno fue explicado por  Oscar Wilde en "The Picture of Dorian Gray".

El personaje principal se atrevía a hacer cosas malas ya que sabía que sus pecados solo se verían reflejados en su retrato, y no en él mismo. 

Por su parte, Dostoievski muestra en su novela "Crimen y castigo", que todo delito debe ser castigado.

Y que perdonar a los criminales solo hacen que se atrevan a cometer nuevos crímenes. Por otro lado, la impunidad también puede ser la receta para el desastre en la sociedad. Unos claros ejemplos de ello fueron Hitler y Stalin, quienes causaron terribles acontecimientos en el mundo.

5. El poder de las películas.

Distintos directores han discutido el tema de la impunidad en sus películas. Por ejemplo, en "Dogville" de Lars von Trier, el personaje de Nicole Kidman se esconde de la policía en un pueblo. En un comienzo, los lugareños la tratan muy bien, pero cuando se dan cuenta de que depende de ellos si la policía la encuentra o no, comienzan a tratarla como una esclava.

En la película "An Experiment", 26 voluntarios desempeñaron el papel de guardias y presos. Los guardias actuaron tan bien, que casi parecían sádicos.

Mientras que en "Experimenter", se enseñan experimentos reales que prueban que las personas puedes lastimarse unos a otros en caso de ser necesario. 

Generalmente, los directores abordan temas e historias como estas, sin dar respuestas de por qué ocurren.

Ya que desean que los espectadores busquen las respuestas por sí mismos.

6. Por qué sucede esto y cómo evitarlo.

Usualmente, la gente se muestra agresiva porque tienen miedo del mundo y de ellos mismo. Ya que una persona segura de sí misma nunca se convertirá en un obstáculo para la libertad de otra. De hecho, es el miedo lo que hace que las personas sean agresivas y actúen a la defensiva.

A menudo, las personas simplemente desempeñan los roles que la sociedad les dice y esconden su verdadero yo.

Esto hace que algunas personas se encierren y expresen sus pensamientos/emociones a través del miedo y la ira. Sobre todo cuando saben que existe la posibilidad de que no sean castigados. 

"Quizá estoy asustado".

Para evitar eso, las personas deben practicar un poco más empatía y probar qué se sentiría estar en los zapatos de la persona que están agrediendo.

Eso les enseñará que sus acciones afecta a los demás y recordar que"tu libertad termina donde empieza la mía"

Y tú, ¿qué opinas de estos experimentos?

Déjanos tu respuesta en los COMENTARIOS y COMPARTE esta nota con tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR