Este torero español muere por fuerte cornada y cambia la perspectiva de los aficionados

Este torero español muere por fuerte cornada y cambia la perspectiva de los aficionados22shares

Según la RAE, una corrida de toros es "una fiesta que consiste en lidiar cierto número de toros en una plaza cerrada". Por su parte, lidiar es "luchar contra el toro hasta darle muerte". La tauromaquia es definida como "la ciencia del toreo". Toda ciencia, incluso ésta, se estructura como un conjunto de reglas, observaciones y maneras en que la corrida y la lidia de toros debe realizarse para cumplir su objetivo final: la muerte del animal.

Muchos pensamos que las corridas de toros son una práctica inhumana, que no tiene cabida en nuestra sociedad. Algunos definen a las corridas de toros como un arte, pero hablar de estas como tal, es un eufemismo que sirve a muchos para justificar lo que simplemente es una forma refinada de torturar a un animal.

El toro de lidia, el llamado toro bravo.

Un animal considerado fuerte y peligroso y al que los toreros dicen enfrentarse en igualdad de condiciones, ya llega a la plaza desorientado y aturdido pues ha sido sometido a un encierro en un lugar pequeño y a oscuras.

Este hermoso animal suele ser maltratado antes de salir a la plaza para que pierda parte de su fuerza.

Sufren recortes de los cuernos, inducción de diarreas, golpes, etc. Todas estas acciones se realizan para debilitar al toro aunque cuando sale a la plaza parece estar llenos de vigor y fiereza e intenta saltar la barrera, esto es solo por que se ve deslumbrado por la luz y desorientado por los gritos de la gente que ha ido a presenciar su ejecución.

En las corridas de toros los toros son asesinados pero no son solo ellos los animales maltratados.

Los caballos que usan los picadores también padecen dolor al sufrir las embestidas de los toros, de hecho estos animales mueren después de participara en 4 o 5 corridas.

Un acontecimiento muy desafortunado.

En esta oportunidad, el matador de toros Iván Fandiño de 36 años de edad, falleció a causa de una gravísima cornada de 15 centímetros en su costado derecho, que afectó sus órganos vitales, durante una corrida celebrada en la ciudad francesa de Aire Sur L’Sdour.

El torero oriundo de Orduña y residente en Guadalajara fue víctima de una fuerte cornada.

Mientras hacía un quite al toro de su compañero Juan del Álamo. La corrida anunciada era de la ganadería madrileña de Baltasar Ibán y el cartel lo contemplaba el torero de Mont de Marsan Thomás Dufau.

El toro envistió de forma violenta a Iván hiriéndolo por el costado.

Debido a la gravedad y extensión de la cogida el equipo médico decidió llevarlo inmediatamente al hospital donde no se pudo hacer nada para salvar su vida.

Los aficionados a las corridas de toros dicen que toro y torero se enfrentan en igualdad de condiciones.

Pero ya hemos visto que esto es totalmente falso pues el toro ya es maltratado antes de salir al ruedo, pero una vez en la plaza, sin mucha dilación, empieza la verdadera tortura con el fin de debilitarlo todavía más y que el “maestro” no tenga demasiados problemas para realizar una faena “brillante”

¿Qué hacen para debilitar a este hermoso animal?

El picador hace su aparición, su trabajo consiste en clavarle una lanza al animal en el lomo que le destroza los músculos y lesiona nervios y vasos sanguíneos. Normalmente se realizan tres puyas y las lesiones producidas hacen que el toro se desangre poco a poco. Las banderillas, que se intenta clavar en el mismo lugar dónde el picador ya ha herido al toro evitando que la hemorragia se detenga y consiguiendo de esta manera que el animal sufra un constante dolor y pérdida de fuerza. Algunas banderillas tienen un arpón de hasta ocho cm., pero lo cierto es que aunque su gancho sea más corto el dolor causado debe ser terrible e insoportable para el animal.

"Los toros son cultura"

En 1980, la UNESCO, máxima autoridad mundial en materia de cultura, emitió su opinión al respecto: "La tauromaquia es el malhadado y venal arte de torturar y matar animales en público y según unas reglas. Traumatiza a los niños y a los adultos sensibles. Agrava el estado de los neurópatas atraídos por estos espectáculos. Desnaturaliza la relación entre el hombre y el animal. En ello, constituye un desafío mayor a la moral, la educación, la ciencia y la cultura".

Es necesario poner fin a esta 'Fiesta Tradicional'

Tristemente los políticos han considerado que las corridas de toros son una tradición que hay que preservar y se está intentando conseguir catalogarlas como un “bien de interés cultural”. Esperemos que esta declaración no llegue a producirse. 

Todavía son muchas las personas que consideran que las corridas de toros son un arte.

Aunque, afortunadamente cada vez son más la voces que se alzan en su contra.

Esperemos que algún día se reconozcan los derechos de estos hermosos animales.

¿Qué opinas de esto? COMENTA y no olvides COMPARTIR esta nota con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR