Este Chico Autista Sufría en su Escuela y Tenía Miedo de Volver... ¡Conoce su Historia!

Este Chico Autista Sufría en su Escuela y Tenía Miedo de Volver... ¡Conoce su Historia!355shares

La madre contó como su hijo fue abusado sexualmente durante tres semanas por un compañero de clases en el baño y ahora él está aterrorizado sobre la idea de ir a baños públicos. El chico afirma haberle contado lo que ocurría a tres profesores, sin embargo todos lo ignoraron y no le dieron importancia. 

Luego de que estuviera siendo abusado por esas semanas, el niño decidió contarle a su mamá cómo otro niño lo había tocado cuando él fue al baño. 

El niño - fotografiado en la imagen a continuación con sus otros dos hermanos - fue el menor abusado por otro chico de su edad. 

El pequeño escribió la carta que antecede a otro niño que también ha sido abusado. 

'En ese punto no sabía todo lo que había ocurrido. Estaba en shock. Llamamos a la policía y mi hijo les dijo lo que otro niño había hecho con él. Yo solo lloré', relata la madre del menor. 

Luego de lo sucedido, el pequeño (quien tiene autismo) y su mamá fueron a la oficina del director de la institución. 'El director le dijo que tenía suerte de ser autista porque "él no se sentiría el impacto del abuso sexual de la misma manera que otros niños", pero han pasado 3 años y él todavía lo siente', comentó la madre. 

El pequeño aún está asustado y no utiliza otro inodoro que no sea el de su casa. Él inclusive ha buscado en Internet cómo matarse y sufre de ansiedad. La madre y sus pequeños se han mudado tres veces desde lo ocurrido, de esta manera su hijo no tendría que toparse nuevamente cara a cara con su abusador. 

'Me llamó el consejero diciéndome que mi hijo le ha dicho que se quiere suicidar"

Por lo que la madre lo mantuvo seguro en su casa por un par de días. "Luego de lo ocurrido recibí una llamada de un oficial de absentismo escolar y me dijo que mi hijo tenía que ir a la escuela o llevaría a la policía a mi casa para obligarlo a que fuera a la institución. Ellos me amenazaron con quitarme a mis hijos pero la única razón por la que él está asustado de ir al colegio es por lo que el mismo sistema le hizo en primer lugar", confiesa la madre. 

El niño le dejó esa nota a su madre un año después del abuso, el día que su hijo llevó un cuchillo al colegio con la intención de atacar a su abusador. 

La familia ha luchado contra la ansiedad y temores del niño desde el incidente en el baño. 

"Ellos me hicieron cambiar de colegio a pesar de que yo me quería quedar, pero permitieron que el niño que me hizo esto se quedara", relata el niño que fue abusado. "El director me dijo que soy afortunado por tener autismo porque no sentiría lo que una persona normal siente pero no me siento para nada afortunado", escribió el pequeño. 

Cabe destacar que durante los tres años siguientes del incidente, el niño ha seguido sufriendo y comenta que todo comenzó el segundo día de escuela. 

El estudiante estaba sumamente feliz de comenzar el colegio, pero luego de unos días cambió de idea. Su madre ahora se da cuenta de que ella no se percató de las señales de que algo no estaba bien. "Él lloraba y no quería ir al colegio. Yo solo pensé que él estaba haciendo lo que usualmente hacen algunos chicos cuando quieren escaparse de no ir a sus responsabilidades", señala la madre. 

La madre del pequeño (quien se encuentra en la foto con su hijo) decidió confesar lo ocurrido luego de ser amenazada por oficiales de abstinencia colegial. 

Su hijo pasó de ser un niño feliz a estar siempre triste, neurótico y ansioso. 

"Él quitaba las sabanas de su cama y colocaba el colchón en el piso. Llegó al estado de siempre asegurarse de que las ventanas estaban cerradas. Luego de que me enteré de lo sucedido, mi hijo me dijo que su abusante lo había amenazado de matarlo y de que se escondería debajo de su cama o detrás de las ventanas en la noche. Él le dijo lo ocurrido a tres de sus profesores y nadie dijo nada. La primera vez que sucedió un profesor entró al baño y se percató de que mi hijo estaba siendo tocado, pero fue él el que se metió en problemas. Luego otro día le comento al profesor que estaba de guardia en el patio de juegos y le dijo a mi jo que dejara de estarse inventando cosas. El tercer profesor de su clase estaba tan ocupado planeando una fiesta de fin de curso como para escucharlo", relata la madre. 

La madre comentó que su hijo estaba tan desesperado de agradarle a su clase que no quería que el otro chico hiciera que toda la clase lo odiara. 

"Una vez que el colegio se dio cuenta de lo que sucedía decidieron que la mejor opción sería que mi hijo fuera y siguiera en la misma clase que el otro chico. El consejero de la institución me dijo que mi hijo tenía que enfrentarlo así que yo tenía que arrastrarlo a la escuela. Me sentía totalmente destrozada, ya que tenía de un lado a los oficiales diciéndome lo que tenía que hacer y por el otro lado tenía a mi hijo en el carro, gritando, llorando y negándose a ir. No lo intentamos de nuevo", comenta la madre. 

La familia cambió de escuela y el pequeño fue a sesiones con el consejero. 

"Él estaba luchando con lo que le sucedió. Inclusive me preguntaba si por lo que le sucedió él era gay, por lo que teníamos que seguirle repitiendo que lo que pasó no fue su culpa". relata la madre del menor. 

La otra escuela estaba en el misma area que su otra escuela, por lo que el niño seguía visitando su vieja institución para atacar a su previo agresor en los días de deporte. Un año después, el pequeño intentó agredirlo. 

"Un día él escribió una carta de suicidio y la dejó en su cama, me dijo que me amaba y lo sentía. Recibí una llamada del colegio, él había llevado un cuchillo para matar al otro niño y luego suicidarse él. Para el momento que yo llegué al colegio le estaban dando una charla a mi hijo, hasta que yo le comente por todo lo que había pasado. Luego los del colegio solo querían conseguirle algo de ayuda. Yo estaba sumamente molesta de que el colegio no hubiera dicho nada antes", comenta la madre.

La madre movió a su hijo a otra escuela, de esa manera él no tendría que estar en la misma área que el otro chico nunca más."Él dice que no entiende porque se siente de la manera como se siente y que solo quiere que todo se detenga. Tuvimos que deshacernos de todos los cuchillos de la casa", según declaraciones de la madre del niño. 

El niño que hizo todo esto tenía menos de 10 años en ese entonces

 Por lo que no era legalmente responsable de lo sucedido, pero la escuela dijo que buscarían alguna solución en su familia. 

La madre del menor publicó este mensaje en Facebook, esto luego de recibir una llamada del Departamento de Educación, pero luego fue eliminado. 

"Él dice que nuestra casa es su lugar seguro, y es por eso que dejo que se quede allí. Le buscaré a mi hijo estudios a distancias. Me da miedo forzarlo a que vuelva a la escuela y que luego un día no despierte", confiesa su madre. 

La madre, quien ahora vive en NSW dice que el Departamento de Educación decepcionó a su familia y los tiene en una posición que deja mucho que desear. "Me siento sin apoyo alguno, a pesar de que esto le sucedió a mi hijo siento que somos nosotros los que hemos acarreado con todas las consecuencias del hecho", comenta la mujer. 

Según declaraciones de la madre, ella comenta que siempre le enseño a su hijo sobre los peligros de las personas extrañas, pero ahora ese mensaje debe cambiar. 

"Nunca le hablé sobre sus amigos o de cómo ellos podrían abusar de él. Nunca le dije a mis hijos que podrían ser dañados por personas que conocen", dice la madre. 

La madre también comenta que sus profesores decepcionaron a su hijo porque si su atacante hubiera sido investigado antes, se hubiera evitado mucho dolor para todos. De igual forma le buscó un psicólogo a su hijo pero se encuentra en lista de espera. 

Cuando intentaron contactar al Departamento de Educación para tomar su declaración, ellos dijeron que no podían proveer ningún tipo de información sobre ese caso en especifico. 

"Es inapropiado para el Departamento comentar sobre asuntos que están bajo objeto de procedimientos jurídicos"; comentó el portavoz. 

"En términos generales, si un padre quiere que su hijo tome clases a distancia desde su casa, ellos deben registrarse en el NSW Education Standards Authority. Hasta que el registro no este completo, los niños deberán ir a sus escuelas normalmente". 

El NSW Education Standards Authority también ha comentado que no pueden revelar información privada y personal. Y las autoridades no han podido comprobar si la madre ha logrado completar su admisión para poder darle educación desde casa a su hijo. 

¿Cuál es tu opinión de esta historia? Coméntanos y comparte para que todos se enteren. 

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR