Estas 10 ciudades ya no formarán parte del planeta Tierra en el 2100.

Estas 10 ciudades ya no formarán parte del planeta Tierra en el 2100.1shares

La próxima vez que viaje a ver las magníficas playas de Malí, tome un paseo en góndola en Venecia, o pregunte por la arquitectura del puente Golden Gate de San Francisco, asegúrese de llevar su mejor cámara. Si los estudios científicos son exactos, las fotos serán la única forma en que sus tataranietos puedan verlas. La Madre Naturaleza ha programado una serie de lugares a reducir significativamente de la tierra para el año 2100 debido al cambio climático, desastres naturales y problemas ecológicos. No es demasiado tarde, pero estos lugares podrían convertirse en los próximos Atlantis.

Y las causas de una defunción urbana son muy diversas. En Rusia tenemos el ejemplo de Chernobyl, desolada y abandonada tras la catástrofe nuclear que la hizo tristemente célebre. En Estados Unidos hay algunas otras, como Woolf Landing en Nueva Jersey y La Cresta en Florida, que se despoblaron tras la explosión de la burbuja inmobiliaria.

Pero hay más candidatas a convertirse en ciudades fantasma en un futuro no demasiado lejano. Esta lista incluye las 10 urbes que tienen todas las papeletas para convertirse en un mero recuerdo en los próximos ochenta años. Entre ellas se encuentran lugares tan emblemáticos, aunque por distintas razones, como Venecia y Detroit, junto a otros más exóticos y de aroma legendario, como Tombuctú e Ivanovo.

Distintas investigaciones analizan los motivos por los que se avecina su desaparición.

Y han llegado a la conclusión de que las causas son variadas: desde catástrofes naturales a la emigración de sus habitantes provocada por la crisis económica. 

1. Detroit.

Pasaría de ser la meca de la industria del automóvil a una urbe fantasma. A finales del siglo XIX, Henry Ford abrió en Detroit la fábrica que la convirtió en el corazón de la industria automovilística mundial, en la que tuvieron sus sedes tres gigantes del sector: General Motors, Ford y Chrysler. El trabajo y la riqueza provocaron el crecimiento de la ciudad, que en 1950 llegó a superar el millón y medio de habitantes. Pero hoy, sus vecinos no llegan a setecientos mil. ¿Qué ha ocurrido? La crisis del sector, la deslocalización y otros muchos factores han conducido a la ciudad a la bancarrota y a un índice de paro (no oficial) del 50%, lo que ha impulsado un éxodo masivo. Si no ocurre un milagro, en 2100 Detroit podría ser una ciudad fantasma.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR