Esta Modelo Nos Enseña una Importante Verdad Sobre la Imagen Corporal (FOTOS)

Esta Modelo Nos Enseña una Importante Verdad Sobre la Imagen Corporal (FOTOS)284shares

Cuando Liza Golden-Bhojwani estaba en la cúspide de su carrera como modelo en el 2012, estaba participando en algunos de los eventos más importantes de la industria de la moda, tales como la Semana de la Moda en Nueva York y la Semana de la Moda en París. 

Sin embargo, una noche mientras se preparaba la cena -la cual consistía en 20 piezas de edamame al vapor- se desmayó en la cocina.

Tras ese incidente se dio cuenta de cómo la estricta dieta y la rutina de ejercicio que le exigían que siguiera estaba teniendo un impacto negativo en su vida.

"Me dije a mi misma que me mantendría igual de delgada, pero que comería un poco más para no sentirte tan mal", declaró Liza.

Sin embargo, el plan de controlar sus hábitos alimenticios se salió de control casi inmediatamente y resultó en fuertes comelonas.

Entonces comenzó a notar un cambio en su peso, pero no dijo nada porque le preocupaba que eso pudiera perjudicar su carrera.

"La Semana de la Moda en Milán llegó y sabía que estaba más grande... y por "más grande" me refiero a una cadera de 90 centímetros en vez de la de 87 con la que empecé en Nueva York".

En su mente, ella sabía que su talla estaba empezando a notarse, pero se las arregló para terminar la temporada de shows sin que nadie cuestionara su peso.

Pero unas pocas semanas después, cuando la próxima temporada estaba apunto de empezar, Liza tenía una cadera de 93 centímetros por lo que fue sacada del show.

"Pensé que era débil de mente y que no me había preocupado lo suficiente. Así que me golpee una y otra vez en la cabeza por mi rotundo fracaso".

Y puesto que ahora no era capaz de trabajar con las marcas más importantes de la industria, Liza tuvo que volver a trabajar haciendo catálogos, pero en el 2014, se motivó a "recuperar" su cuerpo.

"Quería estar en forma otra vez, estaba cansada de rendirme. Quería estar dentro de nuevo, pero de una forma mucho más saludable".

"Altura: 1,52 metros. Busto: 81cm. Cintura: 64,7cm. Cadera: 89cm. Calzado 8. Cabello Marrón".

Sin embargo, aunque ella afirmaba que no se "mal alimentaba" como antes, Liza seguía contando todas las calorías que consumía.

Ella pasó de consumir 500 calorías por día a 800-1200, pero aún así no se sentía realmente feliz.

Y cuando por fin estuvo en la mejor forma de su vida, no fue considerada "digna" para modelar para Victoria Secret, rechazo que molestó bastante a Liza.

"Fue realmente una lucha, ya que vi a muchas otras chicas llegar ahí tan fácilmente, mientras comían lo que querían y apenas haciendo ejercicio mientras yo estaba reventando mi trasero para entrar".

Tras todo ese esfuerzo, Liza tuvo una recaída.

"Estaba en un estado mental muy malo, negativo, depresivo y emocional. Me sentía miserable".

Con el fin de aclarar su mente y resolver algunas cosas, Liza decidió tomar un viaje de 6 semanas a la India, y dentro de las primeras 2 semanas, ella tuvo un encuentro con el hombre que cambiaría su vida para siempre.

"Terminé casándome con ese hombre, me deshice de mi vida en Nueva York y traje todas mis cosas y mis perros a la India. Y en el 2016, por primera vez en 3 años, me dije a mi misma: ¿Sabes qué? Me importa una m**rda, voy a volver a trabajar".

Y aunque una vez más se encontró peleando contra su peso, esta vez Liza se dio cuenta que esa lucha no valía la pena.

"Un día simplemente pensé: ¿Por qué estoy peleando contra mi cuerpo? ¿Por qué no simplemente voy a la misma dirección que él? Así que dejé de forzar mi propia agenda y comencé a escuchar mi cuerpo".

Liza ahora se ejercita unas 5 veces a la semana, pero lo hace porque le gusta, no por su carrera.

Y también come lo que sea que quiera y es feliz con su cuerpo.

"Mi cuerpo no es perfecto ni es el mejor, pero es mío y mi alma está feliz".

La increíble historia de Liza nos enseña una valiosa lección sobre la imagen corporal y es que no debemos obligarnos a estar en forma para mantener una carrera o para complacer a los demás. Simplemente debemos aceptar nuestro cuerpo y tener la figura que nos haga feliz.

Y tú, ¿qué opinas sobre ésta extraordinaria historia? Déjanos tu COMENTARIO y COMPÁRTELA con tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR