Era muy pobre y rayó un auto por accidente, pero su honestidad tuvo la mejor recompensa

Era muy pobre y rayó un auto por accidente, pero su honestidad tuvo la mejor recompensa81shares

Vivimos en un mundo en el que pareciera que las personas realmente honestas somos minoría, mientras que algunos pocos nos esforzamos por cumplir las normas y vivir de manera en que no nos pesen en la conciencia nuestras acciones, una gran parte de las personas va por el mundo sin importarle mucho lo que le pase a los demás, siempre y cuando eso no los afecte a ellos.

Por eso es tan refrescante cuando nos enteramos de que aún existen personas que tiene una fibra moral fuerte y que sin importar las circunstancias hacen lo que es correcto incluso cuando nadie los está viendo, y es mejor aún cuando estás historias tiene un final feliz en el que la honestidad es recompensada.

Hoy te contaremos una historia que ocurrió en Pekín, China, que te demostrar que aún existen personas en este mundo que siempre hacen el bien, aún cuando esto representa un enorme sacrifico para ellos, sin embargo quien vive de acuerdo con sus principios tarde o temprano verá los frutos de sus buenas obras.

Él es Qinlong

Este hombre es padre de dos hijos, durante años tuvo un negocio medianamente exitoso pero gracias a la llegada de las grandes tiendas y almacenes, su tienda simplemente no podía competir por lo que finalmente se fue a la quiebra.

Luego de buscar trabajo por meses sin éxito sólo le quedaban 100 yuan (15 dólares) de sus ahorros

Salió una tarde junto a sus hijos a comprar el último poco de comida que podría pagar, pero de camino a la tienda ocurrió una desgracia, al pasar por el lado de un auto de lujo, sin querer le hizo un rayón a una de las puertas del vehículo

Aunque podía haber seguido de largo, tomó papel y lápiz para dejarle una nota al dueño

Escribió una disculpa en ella y además incluyó el billete de 100 yuan que representaba todo lo que le quedaba, como parte de pago por la reparación.

El dueño del auto al salir leyó con sorpresa la nota, que entre otras cosas decía lo siguiente

“Rayé tu auto accidentalmente y debo hacerme responsable de los daños. Por eso dejo estos 100 Yuan como pago anticipado y te pido que me des dos o tres meses para pagar el resto. Esta es la garantía de que no desapareceré” Qinlong incluyó su número de teléfono para que el dueño supiera que no desaparecería.

Aún sorprendido el hombre llamó a Qinlong

Este respondió que estaba dispuesto a pagar por toda la reparación pero que necesitaría tiempo por su precaria situación económica.

El hombre le explicó que la reparación costaría 1900 yuan así que el prefería pagarlo y olvidar el incidente ya que era bastante adinerado

Pero Qinlong insistió que pagaría ya que de no hacerlo estaría faltando a sus principios

Sin embargo, Qinlong insistió en que no pagar por los daños que él había cometido iba “en contra de sus principios”

El dueño del auto estaba sumamente conmovido por la honestidad y las buenas intenciones de Qinlong así que le hizo una propuesta

Le dijo que le hacían falta empleados honestos, así que le ofreció a Qinlong un buen empleo con un gran sueldo en su empresa

De esta manera el hombre podría pagar su deuda en pequeñas partes y además podría cubrir todos sus gastos y darle una buen vida a sus hijos.

Qinlong no cabía de la emoción

Estaba a punto de quedar reducido a la indigencia, pero su nuevo empleo le ofrecía la oportunidad de tener una vida digna y proveerle un futuro a sus hijos.

Comparte en Facebook este hermoso ejemplo de cómo él ser honesto y tener principio puede tener recompensas inesperadas

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR