Ella se enamoró de un hombre que vio en el tren y un año después ocurrió algo sorprendente

Ella se enamoró de un hombre que vio en el tren y un año después ocurrió algo sorprendente0shares

¿Crees en el amor a primera vista? Si tu respuesta es un "sí" entonces esta historia te encantará.

Por lo regular, las personas asocian el amor a primera vista con la atracción física, no obstante, esta clase de amor va mucho más allá de las apariencias. Sé que sonará bastante extraño, pero existen personas que pueden conectarse con otros, a niveles que muchos no comprendemos, con solo verlos. Sería estupendo ser capaz de detectar al indicado con solo echarle una mirada, ¿no? Pero nuestra vida no resulta tan fácil.

Hoy queremos contarte la historia de una mujer que quedó perdidamente enamorada de un extraño que caminó junto a ella en el tren donde solía viajar diariamente. A pesar de que ella quedó completamente flechada, el chico no notó su presencia hasta después de unos cuantos meses cuando finalmente se dirigieron la palabra. Y un año después, él le hizo una pregunta que le cambió la vida.

¿Quieres saber más sobre la historia? ¡Entonces sigue leyendo! El final te sorprenderá.

Todos conozcan a Zoë Folbigg. 

Una chica que ha decidido compartir la historia más inesperada de los últimos tiempo: Zoë recuerda el día en que un atractivo desconocido entró al vagón de su habitual viaje al trabajo. Puesto que ella viajaba constantemente en ese tren, estaba acostumbrada a los rostros de los demás viajeros, sin embargo, este hombre era nuevo.

Con sólo verlo, su interés quedó instantáneamente atrapado en él.

Pero, desafotunadamente, el hombre no despejaba su vista del libro que leía.

"Yo era una chica de jeans y converse antes de eso, pero pensé: 'muy bien, tendré que esforzarme más'", así fue como Folbigg decidió vestirse un poco mejor para sus viajes matutinos.

Coincidentemente, siempre terminaban en el mismo vagón cada mañana.

Pero el hecho de que el hombre no levantara la vista de su libro no la desanimaba, porque "siempre estaba leyendo algo encantador, siempre estaba leyendo algo que había leído", cuenta la chica.

"Fue definitivamente amor a primera vista para mí. Sé que suena loco, pero así es como lo sentí ", dice Folbigg .

Incluso le contó a sus compañeros de trabajo acerca de él, y se convirtió en un punto de conversación regular.

"¿Cómo fue el 'hombre del tren' hoy? ¿Qué llevaba puesto? ¿Levantó la mirada?", le preguntaban sus amigos, pero su respuesta a la última pregunta siempre fue no, nunca lo hizo.

Entonces, a uno de sus compañeros de trabajo se le ocurrió una brillante idea.

Ella debía dejar caer su boleto de tren delante de él y así entablar una conversación.

No teniendo nada que perder, Folbigg hizo precisamente eso.

Y luego esperó durante casi una hora, porque no levantó la vista de su libro, y mucho menos notó su billete en el suelo.

Pero, cuando finalmente el hombre notó el billete e intentó devolverlo, ella se asustó.

"Yo solo rechacé porque estaba muy nerviosa", dijo Folbigg.

Durante ese momento, Zoë no se esmeraba en salir con alguien más, ya que su interés estaba en el 'hombre del tren'.

Sus amigos estaban exasperados: "¡Ni siquiera conoces al 'hombre del tren'!".

Pero Folbigg era una romántica y quería aguantarse un poco más. Después de todo, ni siquiera había intentado hablar con él.

Pero entonces llegó el mes de su cumpleaños (Mayo) y pensó en dar el primer paso.

Puesto que todavía era demasiado tímida para hablar con él, diseñó un plan para contactarlo.

Su idea era escribirle una carta y luego entregarla lo más rápido posible.

En la carta, Folbigg se presentó, luego le pidió una cita e incluyó su correo electrónico.

"Si no, viajes felices, y te dejaré en soledad", escribió.

Luego se preocupó todo el día, preguntándose si recibiría un correo electrónico.

A las 5:30p.m., un mensaje apareció en su bandeja de entrada con la línea de asunto: "El tipo del tren."

"Mi corazón se detuvo", recuerda Folbigg. Su nombre era Mark y su respuesta fue:

"Gracias, eso fue una cosa encantadora, yo nunca hubiera tenido el valor de hacer algo así. Pero por desgracia tengo novia y no creo que le guste que salgamos a tomar una copa. Feliz cumpleaños. Espero que tengas un buen día".
"Eso es muy triste".

Y eso fue todo... O eso pensó Folbigg.

Por lo que volvieron a ser viajeros silenciosos que compartían el mismo vagón.

Ocho meses después, recibió un correo electrónico de él.

Estaba soltero (lo había estado durante meses) y había estado pensando en ella: "¿Te gustaría salir a tomar algo?", escribió el hombre.

Por supuesto, Folbigg aceptó y así fue que tuvieron su primera cita.

Lo mejor de todo es que no fue para nada incómodo, tenían muchas cosas en común.

Tres meses después, él se mudó, y el período de "luna de miel" aún no había terminado.

Luego, después de tres años, los dos se fueron de vacaciones.

En Australia, tomaron un tren. Y durante el viaje, Mark tenía una pregunta para ella:

"¿Te casarias conmigo?"

Claro está que Zoë aceptó.

Hoy en día, Zoë y Mark tienen 2 hijos y su historia de amor se ha convertido en un libro.

Por su parte, Mark no estaba acostumbrado a leer novelas de amor contemporáneas dirigidas a mujeres.

Pero leyó "The Note", escrito por Folbigg, y amó la relación que describió.

"Ha sido divertido", dijo Folbigg. "No lo leyó hasta que recibí el libro... pero le encantó".

Puedes saber más sobre esta historia en el siguiente video:

A continuación, te dejamos 5 fotografías de esta adorable familia:

1.

2.

3. 

4.

5.

Y tú, ¿qué opinas al respecto?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR