Ella nació con una lengua anormal, pero sus padres hicieron lo imposible por verla sonreír

Ella nació con una lengua anormal, pero sus padres hicieron lo imposible por verla sonreír3kshares

Paisley Morrison Johnson es una hermosa bebé que nació con el síndrome Beckwith-Wiedemann (SBW), una enfermedad genética o epigenética de sobrecrecimiento asociada con un elevado riesgo de engrandecimiento de diferentes partes del cuerpo, incluyendo órganos importantes. Esta enfermedad afecta a 1 de cada 11 mil niños nacidos en todo el mundo. Al nacer, Paisley no podía cerrar la boca por completo o sonreír, debido a que el tamaño de su lengua llegó a tener las mismas proporciones que la de un adulto.

La malformación de la lengua de la pequeña se hizo tan aguda que llegó a ocasionarle episodios de asfixia, por lo que tuvo que apoyarse en aparatos para poder respirar, pero luego de una operaron, su vida cambió por completo.

No hay dudas de que esto es algo que resultaría aterrador para cualquier padre, saber que tu bebé no puede sonreír, comer, o quizás respirar con normalidad. A continuación la historia completa de la pequeña Paisley. 

Así lucía Paisley al nacer

Esta bebé nació en un hogar lleno de amor,  sus padres la  habían estado esperando con ansias, sin embargo, al nacer esta alegría se convirtió en consternación, debido a la particularidad de su lengua y el posterior diagnostico médico.

El diagnóstico

Unos minutos después de su nacimiento,un doctor se acercó a informarles que su hija padecía del Síndrome de  Beckwith-Wiedmann y que debían esperar a un especialista que les hablaría del tratamiento que necesitaría.

¿Cómo se origina esta enfermedad?

Esta enfermedad es causada por anomalías y mutaciones en los génes que controlan el crecimiento del cuerpo, lo que hace que algunas partes del cuerpo o algunos órganos de la persona que lo sufre, crezcan rápida e incontrolablemente.

Debido a esta condición, Paisley pasó sus primeros días de vida conectada a un respirador artificial 

Todo lo que implica una vida normal para un bebé, cosas básicas como comer, llorar o  reír, le resultaban prácticamente imposibles a esta bebé, sin embargo, sus amorosos padres no estaban dispuestos a rendirse para encontrar una solución a su condición.

La tarea de los padres no fue nada fácil

En vista que su condición le impedía tomar pecho, Paisley se alimentaba exclusivamente por medio de una sonda, el equipo de médicos dedicados a su caso optaron por esperar 6 meses para iniciar la terapia de tratamientos. 

Luego del tratamiento inicial, la familia tuvo que afrontar un nuevo reto

Se hizo apremiante encontrar una solución definitiva al problema para que Paisley pudiera sobrevivir,sin embargo, todos los cirujanos que fueron consultados se negaban a someterla al procedimiento, ya que debido a su corta edad, resultaba de muy alto riesgo. 

Pero ellos no se dieron por vencidos, y buscaron ayuda en las redes sociales 

Hasta dar con un doctor capaz y dispuesto a realizar la operación

Y dieron con el "salvador" de Paisley

Finalmente un reconocido médico se ofreció a realizar la operación sin cobrar ni un solo centavo

El médico, quien prefirió mantenerse en el anonimato, debió trasladarse desde el otro extremo del país

A pesar de esto, no quiso cobrar nada por hacer la cirugía

Él dijo a los padres de la pequeña que lo hacía como un acto de amor hacia ella

La operación fue completamente exitosa y ahora esta pequeña puede vivir una vida normal

Al poco tiempo, el semblante de esa valiente bebé cambió

La recuperación fue muy rapida. Los padres no podían estar más felices y agradecidos

Gracias a la milagrosa mano del misterioso doctor samaritano, Paisley tendrá una vida bastante normal, sin las inmensas limitaciones que conlleva la deformación con la que nació.

No cabe duda de que su nueva sonrisa muestra cómo mejoró su vida

Esta es una sonrisa que hace que todo el esfuerzo de sus padres haya valido la pena

Paisley muestra cada día mayores progresos

Su madre se siente ahora tranquila y no para de tomar fotos que muestran su mejoría

Para cada padre, no hay alegría más grande que ver a los hijos crecer felices y saludables

Mira lo grande y bonita que está ahora

Un poco más de información sobre este síndrome: 

Los niños que presentan este síndrome también padecen de un tipo de hernia, llamada onfalocele

Estos bebés suelen ser muy grandes en tamaño

Y presentan una marca de nacimiento roja en la frente o los párpados

No existe una forma de prevención para este síndrome

La asesoría genética puede ser valiosa para las familias que deseen tener más hijos

Pero cada día hay más pruebas y exámenes para determinar si un niño lo padecerá

Algunos de ellos pueden ser los exámenes de sangre, cromosómicos o ecos abdominales 

La buena noticia es que los niños con el síndrome de Beckwith-Wiedemann suelen llevar vidas normales luego de ser tratados

Y tú ¿qué opinas de esta hermosa historia y de esta familia que ha superado una adversidad tan grande?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR