El reto de la limpieza forense...¿Cómo tienen estómago para hacer este trabajo?

El reto de la limpieza forense...¿Cómo tienen estómago para hacer este trabajo?5shares

La policía, los bomberos y los investigadores que arriban a la escena del crimen realizan tareas cruciales en las secuelas de una muerte violenta. Lo que no hacen, como regla general, es la limpieza. Limpiar luego de la muerte violenta de una persona le corresponde a su familia. Hasta hace poco tiempo, habías pocas compañías que ofrecían ese tipo de servicios, por lo que las familias terminaban encargándose ellas mismas del asunto. Si alguna vez hubo una situación rogándole al capitalismo hacerse cargo, era ésta.

Los limpiadores de escenas de crímenes cobran hasta $600 dólares por una hora de sus servicios, y mucha gente estaría dispuesta a pagar aún más. Vamos a averiguar lo que implica la limpieza de una escena criminal, qué tipos de conocimientos especiales se necesitan tener y quién es capaz de realizar este trabajo

Cuando una muerte violenta ocurre dentro del hogar, la familia usualmente no se muda de la casa. 

El trabajo de los limpiadores es remover cualquier signo de lo que sucedió y cualquier tipo de amenazas biológicas que puedan resultar del incidente, a fin que la vivienda quede habitable y permita seguir la rutina de los supervivientes.

Cualquier rastro de sangre o de tejido es considerado una potencial fuente de infección.

Se necesitan conocimientos especiales para manipular este material peligroso y para saber qué buscar en la escena. Por ejemplo, si se observa una mancha de sangre del tamaño de una uña en la alfombra, existe una gran probabilidad de que haya una mancha de sangre de 2 pies de diámetro debajo de ella.

También se necesitan permisos para transportar y disponer de esos residuos patógenos.

Las compañías disponen de todos los permisos necesarios, el entrenamientos, y quizás lo más importante, la voluntad de manejar el material que enviaría la mayoría de nosotros a vomitar en los arbustos.

Los limpiadores generalmente son "colaboradores secundarios"

El equipo de limpieza debe asegurarse de que la escena continúe segura y de que el público no entre en ella porque haya un riesgo biológico.

En todas estas escenas, los limpiadores llegan con el mismo kit. 

Una vez que la escena y el daño son evaluados, cuentan con un montón de herramientas para asegurarse de que la habitación vuelva a su estado pre-incidente. 

¿Quiénes son estas personas?

Muchos de ellos provienen de campos relacionados con la medicina que los preparan para lidiar con lo grotesco, quizás paramédicos o enfermeras de urgencias.

Más allá de la preparación, cualquier "limpiador" necesita tener al menos tres características: 

Un estómago fuerte, la habilidad para separarse emocionalmente de su trabajo y una naturaleza simpática. ¿Por qué simpático? Debido a que una limpieza de la escena del crimen tiene una diferencia muy grande a la limpieza de, por ejemplo, un derrame en una planta química: el duelo de los miembros de la familia.

Josh Marsden, inició su propio negocio de limpieza comercial hace más de 10 años.

Era director administrativo de Australian Forensic Cleaning,  antes de abrir su propio negocio de limpieza de crímenes de trauma y amenazas biológicas.

No se permite pensar ni por un segundo el horror que hay detrás de esas manchas rojas regadas por todo el piso

... o los gusanos que salen de una rejilla debido al tiempo que se ha mantenido así la escena. Con sus años de experiencia, hoy por hoy cuando ve las escenas del crimen se mentaliza diciendo que es simplemente sangre y nada más.

Muy a menudo, el Sr. Marsden dijo que un respirador, que puede incluso filtrar la radiación, es necesario para hacer frente al olor.

Al mismo tiempo, el limpiador forense dice que lo más asqueroso que ha visto son los colchones en los que se descompuso el cuerpo de la víctima, y solo queda sangre y fluidos extraños con olor especialmente fuerte, el cual atraviesa hasta el traje más resistente.

“Podría ocurrir que un cadáver quede tirado en un baño durante una semana, en un ambiente húmedo. O podría tratarse de un hombre ahorcado con su propia corbata. Habría que considerar si hay otros fluidos como semen o heces”

"Algunas de estas personas han estado allí por cinco meses. Esa es la parte más difícil del trabajo y sacar el olor ", dijo.

"En el momento en que llegamos allí la propiedad está generalmente en una condición y si es un acaparador se convierte en un trabajo bastante grande."

Un trabajo normal a menudo tomará dos días para desodorizar y limpiar la casa.

Pero la casa de un acaparador puede extender esto a cuatro días.

“Lo he visto todo”, afirma.

Cuando Marsden se metió por primera vez en la limpieza de la escena del crimen, no estaba tratando con los laboratorios de metanfetaminas (Meth), escenas de crimen espantosas o increíbles líos dejados por acaparadores que lo impactaron.

Josh confiesa que el tiempo es el peor enemigo en su profesión.

“Por eso, antes de acudir a un sitio, pregunto qué pasó y dónde se encuentra el cuerpo. También necesito saber si la persona muerta estaba enferma y si hay algún riesgo de contaminación. Así puedo planificar mi trabajo con antelación”.
“¿Alguien tiene que hacer este trabajo o no?”, concluyó.

COMPARTE con tus amigos y familiares y COMÉNTANOS que opinas de esta profesión

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR