Dime cómo te sientas y te diré muchas cosas sobre tu personalidad

Dime cómo te sientas y te diré muchas cosas sobre tu personalidad21shares

El movimiento más sutil del cuerpo: un gesto, cruzar la pierna, suspirar puede delatar a los demás no sólo las emociones que estás experimentando, sino rasgos de tu personalidad. Incluso estar sentado en una silla revela cosas que ocultamos con silencios A esto se le conoce como lenguaje corporal.

La comunicación corporal no es tema específico de reclutadores, todos, quizá sin saberlo, califican a las personas por aquello que dicen sin hablar, por una simple postura o movimiento. En la mesa, durante nuestra estancia en la oficina, en una junta e incluso en una reunión con amigos, la convivencia con las sillas es ineludible, y lo que pocos saben o usan a su favor, es la forma correcta en la que deben hacerlo.

Permanecer sentado frente a otro es el primer reto.

Ya que en algunos casos además de tener una posición erguida, es importante que la mirada esté en una línea paralela al piso, ya que si mira hacia abajo estarás demostrando sumisión, timidez y cansancio; mientras que si voltea al techo, por ejemplo, mostrará su poco interés y concentración en el tema que se está tocando o la persona que le acompaña.

Pero ¿qué dice tu postura de tu personalidad?

¿Eres simpática, sociable, obsesiva, o glamorosa? La posición en la que te sientas podría develar algunos rasgos claves de tu personalidad que cautiva a los hombres y les da esa idea de rasgo especial que buscan en ti. Descubre lo que ocultas…

1. Rodillas unidas y pies separados

Esta posición se asemeja mucho a la que adoptaría una niña temerosa. Ya que en líneas generales dicha postura se asocia a personas ansiosas y nerviosas. Aunque también representa a una persona con una personalidad agradable. Estos individuos normalmente saben lo que quieren a la hora de divertirse, son buenos para escuchar a otros. En algunas ocasiones resultan un poco molestos e infantiles, sobretodo en momentos de seriedad. No les gusta que los confronten y no saben mentir. 

2. Piernas cruzadas.

Es una forma de sentarse típicamente femenina, que favorece que se luzcan las piernas. Si te sientas siempre así eres una chica que busca agradar a los demás y se interesa por brindar una buena imagen de sí misma. Además estas personas destacan con su sola presencia, difícilmente alguien se aburrirá con ellas, tienen ideas nuevas (y locas) a cada momento. Les gusta viajar y aprender algo nuevo cada día. No temen dar el primer paso en cualquier situación, son osadas y están dispuestas al cambio.

3. Pies juntos y rodillas separadas

Son personas empáticas, amables en extremo al punto de negar sus propios beneficios con tal de satisfacer el de otros. Son exigentes y complicados con sí mismos. Son desordenados y les cuesta concentrarse, su capacidad de distracción es admirable. A pesar de todo, son muy selectivos con sus amistades y cuando están en una relación entregan todo de sí, destacan por su paciencia con otros, pero no para sí mismos

4. Piernas juntas hacia el frente

Destacan por su impaciencia, odian la tardanza. Son sensibles, inteligentes y no temen expresarse en público. Cuando están en pareja pueden dar el beso más apasionado en la calle, así como levantar la voz para discutir. Ellos expresan todo lo que sienten, sea bueno o malo. Son personas sencillas, reservadas y aunque un tanto impacientes y tienen un apego por la naturaleza. Están dispuestos a escuchar, pero si se sienten atacados no temen en contraatacar, estas personas siempre defenderán su posición a capa y espada.

5. Piernas juntas hacia un lado

Son personas ansiosas, que viven preocupadas por el mañana. Son persistentes, ambiciosas, observadores y están dispuestos a ‘fabricar’ su tranquilidad, para ellos es vital sentirse a gusto en el lugar donde esté, pero esta idea lo llevan al extremo porque no son capaces de quedarse en lugares donde sientan que los critican. Cualquier señal de ataque la afrontan con hostilidad.

6. Rescotada en la silla.

Esta postura muestra desinterés y falta de entusiasmo. Las personas depresivas o tristes suelen sentarse así, incluso en situaciones en las que deberían tomar una actitud atenta.

7. Con las manos cruzadas.

Estar sentado de brazos cruzados implica una actitud defensiva. Quiere decir que no aceptas fácilmente los comentarios u opiniones de los demás, y buscas protegerte de lo que puedan pensar de ti.

8. Enseñando las manos.

Si al sentarte dejas al descubierto tus manos, esto quiere decir que eres una persona abierta y transparente. Si ocultas tus manos, por el contrario, es señal de que no eres sincero.

9. Encorvada.

Sentarse encorvada da la apariencia de ser una persona insegura y temerosa. Los demás entenderán que intentas protegerte de los ellos aunque tú no lo notes.

10. En el borde de la silla.

Si sueles sentarte en el borde de la silla, probablemente seas una persona que se estresa con facilidad. Te cuesta relajarte y mantienes una actitud de alerta en todo momento. Así suele sentarse la gente cuando está viviendo una situación incómoda.

Y tú ¿cómo te sientas? ¿Estás de acuerdo con lo que esto revela sobre tu personalidad? COMENTA y no olvides COMPARTIR la nota con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR