Descubre cómo sobrevivir al ardiente verano cuando estás embarazada

Descubre cómo sobrevivir al ardiente verano cuando estás embarazada0shares

Dentro de los síntomas del embarazo está el estrés por la salud del bebé, la ansiedad, la incomodidad y los dolores, y también tenemos las constantes citas con médicos, las posiciones extrañas para dormir y la pérdida del guardarropa. Todo esto se combina para hacer del embarazo una etapa especial en todos los sentidos... Los síntomas son implacables, pero la recompensa es un hermoso bebé.

Ahora bien, si le sumamos a lo antes enumerado todos los cambios hormonales en los meses de verano, pareciera que tenemos una receta para el caos. Para algunos, el calor puede ser complicado, incluso sin estar embarazados, pero cuando se está gestando un bebé, el calor del cuerpo se intensifica, lo que para algunas mujeres se vuelve especialmente incómodo, sobre todo durante el verano.

La doctora Adelaide Nardone, obstetra en Rhode Island, explica que durante el embarazo la temperatura corporal de la madre es un poco más alta de lo normal, lo que aunado a las altas temperaturas del verano, hacen las cosas más incómodas. Pero siguiendo estas simples pautas puedes llegar a mantenerte fresca. A continuación, una recopilación de 15 cosas desafiantes sobre el embarazo en el verano y 14 consejos útiles sobre cómo manejarlos.

1. Encontrar un traje de baño que te quede bien es  complicado...

La natación no solo te refresca, sino que también ayuda a aliviar parte del peso del nervio ciático. El agua soporta tu peso para evitar lesiones y tensión muscular, pero la dificultad de encontrar un traje de baño para embarazadas es una queja frecuente. 

Pero siempre existen alternativas

Compra un top de traje de baño normal talla plus, este probablemente sea de una talla un poco más grande de lo normal y combínalo con un bikini regular, siempre puedes salir del paso eligiendo colores sólidos sin estampados.  

2. Encontrado un atuendo decente 

Encontrar ropa que se vea bien durante el embarazo puede ser una tarea ardua en cualquier época del año, pero además encontrarla cuando el clima es mayor a 30 grados, y tienes un vientre creciente, es particularmente desafiante.

Nuestro consejo es que uses ropa ligera y fresca

Llena tu armario de ropa cómoda, elige vestidos hechos de materiales que transpiren bien, como algodón, lino y encaje, y olvídate del spandex, nylon, o cualquier otra cosa que te haga sudar.

3. Cócteles sí, alcohol no 

El verano es conocido por las fiestas épicas, y ahora que estás bebiendo para dos, lo mejor es evitar el alcohol. Pero eso no quiere decir que no podrás ir de fiesta. Los cócteles helados  sin alcohol pueden ser tus grandes aliados durante los meses de verano.

4. Todo en mi está hinchado....

¡La hinchazón durante el embarazo es terrible! la cara, nariz, pies y manos se pueden  hinchar hasta casi el doble de su tamaño durante el embarazo y justo después del nacimiento, y si la segunda mitad del embarazo ocurre durante los meses de verano, el grado de hinchazón puede aumentar drásticamente.

Para evitarla intenta reducir, (sin eliminar) la ingesta de sodio.

Mantener los pies elevados tanto como sea posible puede reducir la hinchazón. Acuéstate de 30 a 60 minutos por día, ya sea al final de la jornada laboral o durante el almuerzo y relájate.

5. La talla de tus zapatos ya no es la misma 

Durante el embarazo, los pies tienden a hincharse y siempre está el temor a perder el equilibrio, por lo que unos tacones altos, aunque sean de unos pocos centímetros adicionales, pueden ser una mala idea. Por otro lado, los flips-flops, aunque son una opción fácil que viene en una variedad de colores, no ofrecen soporte para el arco, lo cual es muy importante durante el embarazo.

Prueba sandalias con algo de soporte para el arco o compra zapatos medio número más grande 

Además, ¿quién no ama una razón adicional para comprar zapatos? Pero no tires todos tus viejos zapatos de verano, ya que los estudios muestran que más del 80% de los pies de las mujeres se reducen a su tamaño anterior al embarazo en el primer año después del nacimiento.

6. Evitando el desagradable sudor

Te sientes como si acabas de salir del gimnasio y no sabes si la culpa es de las hormonas, del calor del verano, o ambos...

Como solución, utiliza toallas húmedas para ayudar a  refrescarte

Colocate una en el cuello o en la frente, esto te proporcionará un alivio instantáneo.

7. Lidiando con las náuseas

Las náuseas matutinas son terribles y sumarle el calor, mezclado con el peso de ser una nueva mamá es peor. Si te encuentras muy mal, acuéstate y bebe un poco de agua fría o un suero para reponer electrolitos, si no te sientes mejor con eso, llama a tu médico, puede ser un golpe de calor.

8. Los antojos de comida

El verano ofrece una variedad de alimentos que se extrañan durante los meses fríos. Asar una parrilla, frutas frescas, bombones asados, pero eso puede generar pesadez. Para evitarla, come muchas frutas y verduras durante el verano para obtener los nutrientes que tú y tu bebé necesitan, sin sobrecargarse. 

9. Evita la deshidratación

Las mujeres embarazadas queman muchas calorías en el verano,  por lo que pueden deshidratarse fácilmente. ¿La solución? Mantente hidratado, bebe ocho vasos de agua de 8 onzas cada día, más otro vaso de 8 onzas por cada hora que pases afuera en el calor del verano.

10. Complicaciones con el aseo

Sabemos que poder depilar tu área de bikini es complicado durante el embarazo, ya que la abultada panza no deja ver muy bien. Para ver que tan bien preparada estás para el verano, utiliza un espejo y confía en tu pareja.

11. Sentirte bien con tu imagen

Crear una imagen corporal positiva puede ser difícil durante el embarazo, ya que hay constantes cambios corporales y hormonales. Tómate el tiempo para divertirte y disfrutar de tus cosas favoritas, porque una vez que nazca tu bebé, no tendrás chance. Disfruta la playa en el verano, tomando en cuenta los tips de vestuario que te hemos dado.

12. Agotamiento por calor

El calor puede agotarte, y el embarazo también...así que ambas cosas juntas, son complicadas. Durante este tiempo tómate todo con calma y trata de escuchar a tu cuerpo, cuando necesites relajarte, simplemente házlo.

13. Sol inevitable todo el día 

La mayoría de nosotros esperamos días soleados durante todo el año. Pero una exposición excesiva a la luz solar puede ser perjudicial, especialmente para las mujeres embarazadas. También puede hacerte sentir más cansada. Evita el sol directo del medio día y usa gafas de sol para evitar el daño ocular.

14. Evitando el calor interno del embarazo

El calor interno aumenta durante el embarazo, y en el verano puede sentirse como un gran horno dentro de ti. Ir a nadar es una de las mejores formas de vencer el calor, es además una gran manera de sentirte menos pesada y reducir la presión sobre el nervio ciático. Consume bebidas frías y come algo de helado de frutas.

¿Qué te parecieron estos consejos? Déjanos tus comentarios y recuerda compartir con tus amigas embarazadas.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR