¡De película! Hombre finge su muerte al enterarse de que su esposa planeaba asesinarlo

¡De película! Hombre finge su muerte al enterarse de que su esposa planeaba asesinarlo1shares

La vida en pareja nunca ha sido fácil. Puede que el amor los haya unido, pero a veces se presentan situaciones en donde la pareja resulta insoportable y, bueno, desearíamos "matarla" para tener un poco de paz. Y ¡oye! Eso no está mal, en ocasiones hasta podemos fantasear con eso para relajarnos un poco.

Sin embargo, dejar de fantasear para hacerlo realidad, sí es preocupante. Si tu compañero de vida te tiene al borde de la paciencia, por favor, no intentes asesinarlo de verdad. Existen muchos medios para poder resolver los problemas en pareja y ninguno de ellos incluye cuchillos, armas o asesinos a sueldo.

Hoy queremos compartir una historia que parece sacada de una película de policíaca, en donde un hombre tuvo que fingir su muerte para probar que su mujer estaba intentado contratar a un sicario para deshacerse de él... ¡Sigue leyendo para enterarte de los detalles!

Un entrenador de boxeo publicó dramáticas fotografías de su "cadáver manchado de sangre".

Justo después de haber organizado su propio "asesinato", con la ayuda de la policía, para probar que su esposa estaba buscando a un asesino a sueldo para deshacerse de él.

La "víctima", Ramón Sosa, de 50 años, se había unido a los detectives para recolectar pruebas de que su esposa, María 'Lulu' Sosa, estaba ofreciendo $2.000 para matarlo.

"[Ella] se había acercado a un tipo llamado Gustavo, para ver si podía organizar el asesinato, sin darse cuenta de que éramos amigos", cuenta el entrenador.

Afortunadamente, el "sicario" había ido a entrenar en el gimnasio de Sosa.

"'Lo conocí, porque lo había entrenado. Había estado en problemas en el pasado, pero había cambiado su vida.(...) Al principio, cuando llamó y dijo que necesitaba verme, porque alguien 'quería matarme', pensé que estaba bromeando", dijo Ramón.

Pero lejos de bromear, su esposa habla mortalmente en serio.

Ella quería a su marido muerto.

"Gustavo me dijo que claramente hablaba en serio y que hasta se había llevado los dedos a la cabeza, en un gesto de disparos".

Fue entonces cuando los amigos pensaron un plan para desenmascarar a la mujer.

"Ideamos un plan para que él usara un micrófono y grabara la oferta de mi esposa, para luego entregar la evidencia a la policía".

Por fortuna, los planes de la mujer fueron frustrado después que Gustavo grabara su reunión.

Y entregaron la evidencia incriminatoria en la estación de policía del condado de Montgomery, en Houston, cerca de la casa de Sosa.

Por supuesto, el hecho de que su esposa intentara contratar a un asesino a sueldo fue una gran sorpresa para Sosa.

Quien había quedado enamorado de María desde la primera vez que la vio en un club de salsa en 2007.

Ramón cuenta que se casó con María en abril de 2010, convencido de que había encontrado a la mujer de sus sueños.

"Nada era demasiado para Lulu, que era entrenadora personal", recordó Sosa.

De hecho, ella se había portado como una esposa perfecta... hasta que decidió asesinarlo.

"Ella me hacía manicuras, pedicuras y exfoliaciones para los pies, frotaba aceites en mi espalda y me daba masajes. Era el paraíso y mis amigos estaban celosos".

Y hasta la boda, su única dificultad era que, como mexicana, cada pocos meses debía regresar a su país para renovar la visa.

Pero al casarse con Sosa, un ciudadano estadounidense, le dio derecho a obtener una Green Card, lo que le permitía quedarse permanentemente en los EE.UU., donde juntos abrieron un exitoso gimnasio.

Y todo parecía ir bien hasta principios del 2015.

Fue entonces cuando el gimnasio de ambos empezó a decaer, generando serias preocupaciones financieras a la relación.

"Pensé que lo solucionaríamos", dijo el señor Sosa. "Entonces, de la nada, Lulu dijo: Quiero el divorcio".

Obligados por sus finanzas a permanecer bajo el mismo techo, María debía "soportar" a su esposo a diario.

Y fue entonces cuando, a mediados de 2015, Sosa recibió la escalofriante llamada de Gustavo.

"Después de grabar la reunión, donde Gustavo fingió conocer a dos asesinos a sueldo, llevamos la cinta a la policía, que se sorprendió, pero se le ocurrió un gran plan".

"Me pidieron que fingiera estar muerto, para poder mostrarle las fotos a Lulu".

Con el apoyo del FBI, los policías de Texas le pintaron sangre a Sosa, para que pareciera que hubiese recibido un disparo.

Luego lo llevaron a un desierto, donde lo enterraron en una tumba poco profunda.

"Estar en la tierra, fingiendo estar muerto, era aterrador", dijo Sosa. "Cuando conocí a Lulu, ciertamente no esperaba que nuestra relación terminara así".

Tras haber tomado fotografías de la mórbida escena, le pidieron a Ramón que se quedara en un hotel por tres días y se le prohibió contactar a nadie.

"Un sicario, que en realidad era un oficial de policía encubierto, se encontró con Lulu en un estacionamiento y le mostró las fotos", dijo el Sr. Sosa. "Ella aparentemente sonrió".

Sin esperarlo, María fue detenida y declarada culpable por solicitación de asesinato en el Tribunal de Distrito en Conroe, Texas.

En donde la condenaron a 20 años de prisión.

Ahora, Sosa está en una nueva relación con una mujer que lo hace feliz.

"Lulu guardó silencio en el tribunal, pero se ha hecho justicia. Aún así, sería un error decir que esto no me ha afectado. Nunca seré el mismo hombre otra vez".

Por su parte, la Fiscal de Distrito Kelly Blackburn de la Oficina del Condado de Montgomery declaró:

"María Sosa se declaró culpable del delito de solicitación de asesinato y fue sentenciada a 20 años de prisión. La Sra. Sosa renunció a cualquier apelación cuando se declaró culpable".

Y tú, ¿serías capaz de asesinar a tu [email protected]?

Déjanos tu opinión sobre esta noticia en los COMENTARIOS y COMPARTE esto con tus amigos.

"Voy a matarte".
DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR