30 Datos curiosos sobre Hitler que prueban que además de malvado era alguien muy extraño

30 Datos curiosos sobre Hitler que prueban que además de malvado era alguien muy extraño443shares

28. Hitler tuvo un sobrino llamado William Patrick Hitler, quien peleó contra él como parte de la armada norteamericana

Nacido en Liverpool, hijo de Alois Hitler (medio hermano de Adolf Hitler) y su primera esposa, de origen irlandés, Bridget Dowling. William Patrick Hitler regresó a la Alemania nazi en 1933, en un intento de beneficiarse del ascenso al poder de su tío. Éste le consiguió trabajo en un banco y en la fábrica de automóviles Opel después, para seguir posteriormente como vendedor de automóviles. Insatisfecho, William persistió en pedirle a su tío un mejor trabajo, y existieron rumores de que posiblemente chantajeó al líder nazi con la venta de historias vergonzosas sobre la familia Hitler a la prensa si no recibía un mejor trabajo (entre los rumores podría haber estado la bigamia de su padre). En 1938 Hitler le pidió a William que renunciara a su ciudadanía británica a cambio de un trabajo de alto rango. William sospechó que se trataba de una trampa y decidió huir del país. En 1939, William y su madre fueron de gira de conferencias a los Estados Unidos, invitados por el magnate William Randolph Hearst, y se quedaron "atrapados" cuándo estalló la Segunda Guerra Mundial. Después de realizar una petición especial al presidente Franklin Roosevelt, se permitió a William unirse a la Armada de los Estados Unidos en 1944.

27. Se inyectaba semen de toro para mejorar su líbido

Como estaba obsesionado con su imagen de 'superhombre nazi', el modelo de virilidad perfecta, Hitler acostumbraba inyectarse semen de toro para elevar su líbido y de paso complacer a su joven amante, Eva Braun.

26. En su juventud, Hitler estuvo enamorado de una joven judía

Su nombre era Stefanie Isak. Él nunca tuvo las agallas de decirle nada al respecto a la joven, lo que de verdad no parecen cosas del dictador. Además, se dice que él fantaseaba con secuestrarla y cometer suicidio en pareja junto con ella, lo que sí suena como algo que él haría.

25. Tenía problemas digestivos

El Führer tuvo serios problemas del tracto gastrointestinal durante toda su vida. Con frecuencia tenía dolor de estómago, gases, diarrea y molestias después de comer. Le preocupaba tanto que alguien se enterara de esto, que probó 29 drogas diferentes para aliviar este problema, pero ninguna funcionó.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR