“Cuando lean esto ya estaré en el cielo”: Este fue el emotivo mensaje de un niño de 7 años antes de su muerte.

“Cuando lean esto ya estaré en el cielo”: Este fue el emotivo mensaje de un niño de 7 años antes de su muerte.1shares
“Queridos amigos: Este será mi último mensaje aquí porque cuando lean esto ya estaré en el cielo”.

Marshall Clark nació padeciendo una extraña enfermedad, llamada 'Enfermedad de Batten', la cual afecta de forma severa el sistema nervioso. El niño de apenas siete años nunca habría podido disfrutar de una niñez normal, incluso pasó 10 meses del último año en cama sin poder moverse. Perdió lentamente la vista, la motricidad y la capacidad de hablar.

El pequeño falleció pocos días antes de cumplir ocho años, pero no se fue sin antes dejar a todos sus seres queridos, familiares y amigos un adorable y emotivo mensaje para que no sufrieran con su partida.

“Queridos amigos, este será mi último mensaje aquí porque cuando lean esto ya estaré en el cielo. Está bien porque mi abuela ya me contó todo sobre eso y sobre las cosas geniales que podré hacer cuando esté allí. Habrá muchos juegos y fresas y pastelitos y podré comer otra vez y correr y mirar videos. Me preocupaba que extrañaría tanto a la gente que amo que terminaría poniéndome muy triste pero mi abuela me dijo que la gente que amo es fuerte y que siempre sentiré que están conmigo. Mi abuela dice que he sido el niño más valiente del mundo. Cuando la enfermedad de Batten hizo que no pudiera usar mi iPad o comer por mi mismo o jugar seguí sonriendo. Nunca lloré cuando me caía todo el tiempo o cuando ya no podía comer comida y me tuvieron que poner un tubo en mi estómago. Mi abuela dice que acepté todo lo que pasaba y que seguí riendo mientras pude. Y que cuando ya no me podía mover o hablar o ver me gustaba escuchar cómo mi abuela me leía los mensajes que mis amigos me escribían. Han estado conmigo, me han apoyado y me han amado y quiero agradecerles desde el fondo de mi corazón, pero ahora tengo que decir adiós. Siéntanse felices por mí porque ya no estoy atrapado en un cuerpo que me impide disfrutar de mi niñez. Ahora soy libre para hacer todas las cosas que tanto extrañaba hacer. Les mando mucho amor para todos. Marshall”.

La enfermedad le fue diagnosticada a Marshall en septiembre de 2013, cuando tenía 5 años de edad, y lo convirtió en uno de los 24 niños de su país (Reino Unido) que padecen esta extraña condición.

Tan sólo 18 meses después de su primer diagnóstico, Marshall empezó a perder la visión y su habilidad lingüística. Siempre temblaba, sufría de convulsiones y tenía pesadillas por las noches. Estaba claro que su existencia no era feliz.

En todo ese tiempo Elsie, su abuela y una enfermera profesional, dedicaron su vida para cuidar del niño. Ella comentó a Daily Mail que a pesar de que Marshall iba perdiendo progresivamente la habilidad para caminar, él nunca se dio por vencido:

“Se caía casi 40 veces al día. Nunca lloraba ni se quejaba, su determinación y su felicidad me asombraban. Cuando ya no pudo caminar más, aprendió a gatear. Cuando ya no podía levantarse de la cama, ni moverse o hablar, seguía sonriendo”.

Estamos seguros de que la existencia de este hermoso angelito en el cielo será mucho más feliz y agradable que la experimentó en la tierra.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR