Controla tu peso a través de las hormonas, la actividad física y la comida,éxito asegurado

Controla tu peso a través de las hormonas, la actividad física y la comida,éxito asegurado1shares

Hay numerosos factores que pueden influir en el peso corporal. Entre ellos están la actividad física que realizamos, la genética, los hábitos alimenticios y el estrés. Sin embargo, el papel más importante en este proceso todavía lo tienen las hormonas que son las responsables de la regulación del metabolismo.

Es difícil imaginar que nuestro peso depende no sólo del número de calorías que consumimos, sino también de algunas sustancias químicas que se producen dentro de nuestro cuerpo. De hecho, las hormonas influyen en nuestros procesos metabólicos y le ordenan al cuerpo que almacenen grasa o que dejen de ganarla.

Así que si aprendemos a controlar su producción, aprovecharemos al máximo su función en favor de obtener el peso que deseamos. Más aún, si complementamos los ejercicios que realizamos y la comida que ingerimos. Aprende un poco más sobre cómo conjugar todos estos elementos para verte y sentirte bien.

Lograr el peso ideal no es una tarea sencilla.

Algunas personas creen que hay soluciones rápidas y se embarcan con “dietas milagrosas” o medicamentos para eliminar grasa; pudiendo lograr su objetivo de forma permanente con un mayor conocimiento del funcionamiento de su cuerpo.

Hay tres elementos fundamentales para mejorar nuestro peso.

La producción de hormonas en el cuerpo, la actividad física que realizas y los alimentos que ingieres son vitales para obtener resultados permanentes en lo que a peso corporal se refiere. Así, crearás hábitos saludables que mejorarán por siempre tu calidad de vida integral.

El primero de ellos tiene que ver con tus niveles hormonales.

El cuerpo puede acumular y liberar grasa de acuerdo a la acción de sus hormonas. Entonces, si aprendes cómo controlar la producción de algunas de ellas, podrás disminuir la grasa almacenada y cumplir tu meta de peso.

Las hormonas más importantes para esto son: la insulina, el cortisol, la leptina y las hormonas tiroideas.

Veamos cómo actúan en el cuerpo.

Manteniendo bajo el nivel de insulina, disminuyes la grasa que almacena tu cuerpo.

La glucosa es una fuente importante de energía para las células. Después de comer alimentos, el nivel de glucosa en la sangre se eleva y el páncreas libera más insulina, hormona que ayuda a llevarla hasta las células. Proporciona energía, pero también recoge y almacena grasa. Si la insulina es alta, tu cuerpo almacenará grasa.

Si controlas el estrés, el cortisol te ayudará a obtener tu peso deseado.

Esta hormona es producida por las glándulas suprarrenales para evitar que los niveles de azúcar caigan por debajo de lo normal. Por eso, cuando estás estresado tiendes a comer más productos azucarados. Vuelve así el metabolismo más lento para preservar más energía. Entonces, si tiene niveles altos de cortisol en la sangre, aumentará de peso.

La leptina te permite mantener a raya tus deseos de comer.

Esta hormona es segregada por las células de grasa y envía una señal al cerebro de que estás lleno. Controla tu metabolismo y ayuda a las células a decidir si almacenar grasa o la quema. Cuando su nivel es bajo, el apetito aumenta y el cuerpo tiende a almacenar el exceso de alimentos como grasa. Frecuentemente, el nivel de esta hormona se reduce debido a desórdenes del sueño. Es por eso que dormir lo suficiente es importante.

Altos niveles de hormonas tiroideas aceleran tu metabolismo y disminuye la grasa corporal.

Las hormonas tiroideas (T3 y T4) son producidas por la glándula tiroides y su función principal es inducir la lipólisis. También desempeñan un papel importante en la regulación de los procesos metabólicos. Si tienes las hormonas tiroideas bajas, es probable que aumentes de peso.

Por su parte, el segundo elemento clave para controlar tu peso es la alimentación.

Estudios recientes demuestran que la frecuencia óptima de las comidas para una lograr una pérdida sostenida en el tiempo de peso es de tres comidas al día.

Hay hábitos de alimentación saludables que puedes asumir para mantener tu peso.

  • No te apegues a una dieta estricta: Al hacerlo, puedes ponerte más delgado pero el resultado no durará por mucho tiempo.
  • Si desea estar más delgado, mantén un pequeño déficit de calorías: Siguiendo esta simple regla, tu cuerpo no almacenará la comida para días posteriores sino la suficiente.
  • Consume alimentos que sean menos propensos a elevar tus niveles de insulina: Chequea los índices glicémicos de los empaques.
  • Evita los carbohidratos de rápida absorción y prefiere alimentos ricos en proteínas y fibra: Las proteínas ayudan a consolidar la masa muscular; y el tejido muscular quema más calorías que la grasa corporal, incluso cuando estás inactivo.

Y el tercer elemento clave es la actividad física.

Cuando te ejercitas, los músculos trabajan más duro y necesitan más glucosa para quemarla como energía. Así que si eres una persona físicamente activa, necesitas reponer tu suministro de azúcar todos los días. Cómo ves, todo se conecta entre sí.

Tienes múltiples opciones para hacer ejercicios.

Si prefieres el entrenamiento con pesas, entonces necesitarás pasar de 1 a 1,5 horas en un gimnasio. Sin embargo, cuando se trata de entrenamientos de alta intensidad, con 20 minutos será suficiente. Cuando terminas de hacer ejercicio, tu cuerpo continuará quemando calorías extras durante el día, ¡incluso mientas duermes! También es una buena idea consumir un batido de carbohidratos y proteínas durante tu entrenamiento. Esto te ayudará a llevar los niveles de cortisol bajo control mucho más rápido de lo habitual.

Como puedes ver, no es tan complicado como muchos creen. ¿Te animas?

¿Qué te pareció esta nota? Deja tus COMENTARIOS y no olvides COMPARTIR estos consejos con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR