Consejos que te harán manejar las conversaciones como todo un experto

Consejos que te harán manejar las conversaciones como todo un experto0shares

¿A quién no le gustaría ser esa persona que todos admiran por su excelente manejo de las conversaciones?  ¿Aquella cuya capacidad de mantener a sus interlocutores fascinados y asumir con ligereza una amplia variedad de temas es sólo comparable con su facilidad para ser un fantástico oyente? 

Pues bien, existen una serie de útiles consejos que tanto los psicólogos como los reyes de la conversación usan diestramente, y con ello logran ocupar este importante lugar en sus entornos sociales, que van desde importantes eventos hasta sencillos momentos de la vida cotidiana. Y si quieres convertirte en uno de ellos, lo único que tienes que hacer es seguir cuidadosamente cada uno de ellos. 

Si no sabes cuales son estos trucos, tranquilo, a continuación Buenamente los ha recopilado para tí, en este útil artículo que te presentamos a continuación. 

Preparar el ambiente es una excelente idea

Si vas a una fiesta o reunión y quieres evitar sentirte incómodo, nada ayuda más a relajarse que llegar un poco antes. Esto te permitirá evaluar el lugar e ir observando a las personas a medida que se incorporen a la reunión. 

Saber organizar los objetos 

Evita colocar cualquier cosa entre tus interlocutores y tú. (carteras, bolsas, libros). Y en caso de que tengas algo en la mano y no encuentres un espacio dónde colocarlo, sostenlo con una sola mano y deja la otra libre. Esto te ayudará a gesticular, además de que si lo sostienen con ambas manos darás una impresión cerrada. 

El primer contacto visual

Plantéate la meta de observar el color de ojos de cada persona que saludes, y regálale una amplia sonrisa. Esto te hará ver amable y tu interlocutor se abrirá a tí enseguida. 

Ataca los nervios desde otra perspectiva

Especialmente cuando debes dar un discurso en público. El mejor consejo es respirar profundo y tener un pequeño monólogo, donde te cuentes tus emociones. Esto te ayudará a ver las cosas "desde afuera". 

No pretendas saberlo todo

Algunas veces, un buen conversador sabe dejar hablar a otros. Si no conoces nada del tema, deja que tu interlocutor sea quien tome las riendas y demuestra tu interés con preguntas y comentarios simples pero empáticos. 

Si te ves atacado con preguntas inapropiadas, devuelve el ataque del mismo modo, copia su actitud, cambia el tema y no le permitas retomarlo

Y si alguien te ofende con una broma personal, pídele que explique la broma. Esto le restará gracia y hará que el responsable se sienta avergonzado

Avala tus ideas con personas de peso. Asegura que lo has escuchado de algún maestro, por ejemplo

Cuando tengas una entrevista, imagina que el trabajo ya es tuyo y que la reunión es para aclarar los puntos del contrato

Cuando una persona constantemente te pida favores y no desees ser grosero, solo haz exactamente lo mismo. ¡Pídele todo lo que puedas!

Si sabes que alguien está preparado para atacar tus ideas en una reunión, siéntate justo junto a él. Esto le calmará un poco los ánimos

Sincroniza tu respiración con la de tu interlocutor, esto estrechará el contacto entre ambos

Cuando una conversación se torna en una discusión, cambia tu postura corporal y ubícate al lado de tu interlocutor. Esto le restará tensión 

Para recordar el nombre de una persona, úsalo un par de veces en la misma conversación en que sean presentados. Así lo retendrás mejor 

Usa frases cómo "Le entiendo que... ¿Correcto?" Esto los hará sentirse escuchados y al mismo tiempo les ayudará a evaluarse

Maneja tu estado de ánimo para llegar de buen humor a la reunión. Así lo contagiarás y las personas asociaran esta sensación contigo

La frase "necesito ayuda" hace que las personas se sientan importantes. Úsala con sabiduría

Si quieres sonar convincente, elimina la frase "creo que.." o "me parece que..."  Y habla con total seguridad

Si vas a una reunión y no estás convencido del ambiente, informa de antemano que quizás debas retirarte temprano

Cuando estreches la mano de alguien, caliéntala primero. Esto dará una excelente impresión

Aunque no es lo más ético, si estás muy nervioso, imagina que eres el rey o reina y estás dirigiéndote a tus súbditos. Sólo no abuses de esa sensación

¡Ahora ya estás listo para ser el amo de la conversación!

No olvides comentarnos cómo te ha ido con estos consejos, y por supuesto, compartirlos con todos tus amigos 

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR