Conoce la triste historia de Catherine Hettinger: La inventora del Fidget Spinner

Conoce la triste historia de Catherine Hettinger: La inventora del Fidget Spinner106shares

Ser un inventor no es nada sencillo, de verdad. Es una lucha tras otra. Porque no sólo consiste en crear algo genial y asombroso. Sino que debes hacer que los demás crean en tu invento, que lo amen y que realmente deseen comprarlo. 

Lo cierto es que existen un montón de inventos que fracasaron en sus primeros intentos, pero que luego alcanzaron el éxito mundial cuando menos lo esperaban. Por ejemplo, la idea del "palo para selfies" es más vieja de lo que muchos creen y ahora no podemos visitar un sitio turístico sin ver uno de ellos.

Bueno, lo mismo ocurrió con el famoso "Fidget Spinner", el cual se ha convertido en uno de los juguetes más vendidos en el mundo. Sin embargo, hay una gran historia que muchas personas ignoran sobre este maravilloso aparato: la vida de su creadora. ¡Sigue leyendo para enterarte!

¿Quién no conoce el Fidget Spinner?

Actualmente es uno de los juguetes más populares del mundo. Tanto así, que resulta imposible ir a los parques sin ver uno de esos o entrar a las redes sociales sin toparte con una fotografía de ellos. ¡Es toda una fiebre!

Fiebre que ha desconcertado a muchos.

Ya que el juguete en sí no es gran cosa. Simplemente cuenta con un eje central con dos o más brazos que terminan en aros con rodamientos que le permite girar sobre si mismo. 

Sin embargo, ha resultado un éxito en ventas en los últimos años.

Es tan popular entre los escolares que algunos colegios han tenido que prohibirlo ya que distraen a los alumnos.

Pero detrás de todo ese éxito, hay una triste historia que debe ser contada.

Nos referimos a la historia de su inventora: Catherine Hettinger, quién creó el famoso juguete hace unos 20 años y ahora no llega al mes.

Catherine es una mujer de Florida, Estados Unidos, que diseñó el aparato para una noble causa.

Ella inventó el juguete en los años 90 para entretener a su hija Sara, quien sufre de "Miastenia Gravis", una enfermedad que debilita los músculos. Por lo que su hija fue la primera en jugar con el Fidget Spinner hace 30 años atrás.

Después de crear y probar el juguete, ella decidió patentarlo.

Durante 8 años, la idea seguía siendo suya. Pero, en el 2005, todo se desmoronó al no poder pagar la renovación de su patente, el cual exigía 400 dólares y su situación financiera no le permitió pagar eso. Por lo que tuvo que vender su idea antes de que se volviera en un éxito mundial.

Y el furor por este juguete ha sido tan fuerte que ha logrado entrar al Libro de Récord Guiness.

Sin embargo, hoy Catherine ni llega al mes.

Su situación financiera no ha mejorado con el pasar de los años y lo cierto es que se le ha visto bastante justa de dinero. 

Lo más lamentable de todo, es que su sueño de tener su propio negocio se derrumbó.

Y ahora ve cómo otros disfrutan de la idea que pudo solucionarle la vida.

"Es un reto ser un inventor. Sólo alrededor del 3% de las invenciones ganan dinero. He visto a otros inventores hipotecar sus casas y perder mucho. Es difícil", contó Catherine a The Guardian.

Pero a pesar de todo, Catherine no guarda ningún rencor.

De hecho, ella está feliz al ver que su idea realmente resultó ser útil.

"Varias personas me preguntaron: ‘¿No estás enfadada por todo lo que pasó?’ La verdad que no. A mí me complace que algo que diseñé sea para que la gente disfrute y los divierta", dijo.

La mujer concluye diciendo lo siguiente:

"Soy un técnico, no soy una persona que cierra acuerdos multimillonarios. Si hubiera habido dinero o alguien que me financiara cuando inventé el spinner, mi vida habría sido diferente".

Y tú, ¿qué opinas al respecto?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR