Conoce la historia del hombre que no tenía nada y aun así lo dio todo.

Conoce la historia del hombre que no tenía nada y aun así lo dio todo.0shares

En ocasiones, podemos ver a mendigos en las calles a los que simplemente evadimos y juzgamos. Ya que pensamos que tienen una vida muy fácil al pedir en lugar de trabajar, y los acusamos de gastar el dinero que reciben en drogas, alcohol y cualquier otro vicio.

Sin embargo, no todos los mendigos son así. De hecho, hay uno en particular que podría realmente tocar tu corazón. Su nombre es Dobri Dobrev y sus acciones podrán conmover incluso el corazón más duro y frío que puedas imaginar...

¡Sigue desplazándote para conocer su historia!

Si quedaste sorprendido con las acciones de este buen hombre, entonces COMPARTE esta nota con tus amigos. Tampoco olvides dejarnos tu opinión en los COMENTARIOS, aquí en Buenamente.com nos encantaría saber lo que piensas.

En la actualidad, resulta muy difícil de creer que existan personas buenas en el mundo.

En especial, cuando constantemente vemos titulares desgarradores sobre secuestros, violaciones, asesinatos, ataques terroristas y más en los noticieros.

Sin embargo, sí existe gente buena en el mundo y Dobri Dobrev es la prueba de ello.

En la actualidad, este hombre es considerado un santo y por una buena razón: él donó todas sus pertenencias a la caridad y luego se dedicó a mendigar por las calles de Bulgaria para recoger dinero para los niños más necesitados y mejorar las iglesias de su ciudad.

Esta es la historia de Dobri Dobrev, "El Santo de Baylovo":

Dobrev nació en el pueblo de Bailovo, el 20 de julio de 1914. Su padre falleció en la Primera Guerra Mundial, dejando a su madre sola a la cabeza de todos sus hijos.

Los años de su juventud resultan borrosos para Dobrev, sin embargo, sí recuerda haberse casado en 1940.

En ese entonces, Bulgaria había decidido unirse a la Segunda Guerra Mundial. Y, desafortunadamente, durante un bombardeo en su ciudad, una bomba estalló muy cerca de él, causando que perdiera casi toda su audición.

Dobrev llegó a tener 4 hijos con su esposa, aunque solo dos de ellos aún viven.

Con el paso de los años, Dobrev fue cambiando su forma de ver la vida y empezó a separarse de los aspectos materiales, dedicándose enteramente a la caridad.

En el 2000, a la edad de 86 años, decidió donar todas sus posesiones a una iglesia ortodoxa.

Para irse vivir a una pequeña y modesta extensión de la iglesia parroquial del pueblo donde nació.

Desde entonces, este grandioso hombre se ha dedicado a recaudar dinero para la restauración de las iglesias de Bulgaria.

Y para ayudar a los niños sin hogar.

Su estilo de vida desinteresado y altruista hizo que lo apodaran "El Santo de Bailovo".

Y su labor fue altamente reconocida, al punto de ganarse el amor, cariño y apoyo de los habitantes de la ciudad.

Convirtiéndose en una pequeña celebridad en su pueblo.

La donación más grande que llegó a hacer este buen hombre alcanzó los 25.000 dólares.

Y la misma fue destinada a recuperar la Catedral de Alexander Nevsky en Sofía.

Dobrev también fue conocido por su enorme sabiduría, aquí una de sus frases más célebres:

"La buena voluntad es justa y verdadera. Todo en ella es buena. No debemos mentir, robar, ni cometer adulterio. Debemos amarnos unos a otros como Dios nos ama".

Lamentablemente, el Santo de Bailovo falleció el pasado 13 de febrero del 2018.

En el monasterio de Kremikovtsi, a la edad de 103 años.

Sin embargo, su historia jamás será olvidada.

Ya que su labor y enorme corazón le devuelve la esperanza a cientos de personas en todo el mundo.

Esperemos poder encontrarnos con más personas como él.

Sin duda, eso haría el mundo un lugar mejor.

Y tú, ¿qué opinas sobre la historia de este gran hombre?

Déjanos tu respuesta en los COMENTARIOS y COMPARTE esta nota con tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR