Conoce la historia de la "Jabonera de Correggio": La asesina serial más cruel de Europa

Conoce la historia de la "Jabonera de Correggio": La asesina serial más cruel de Europa21shares

El mundo es un lugar mucho más oscuro de lo que parece. Hemos visto noticias sobre secuestros, violaciones y asesinatos. Noticias que parecen muy alejadas de las realidades de cada persona, por lo que muchas veces hacemos caso omiso ante esos hechos atroces porque no nos afectan.

Sin embargo, hay un tipo de criminal que puede estar mezclado entre tus vecinos, amigos o hasta en tu núcleo familiar. Te hablamos de los asesinos en serie, quienes son personas que asesinan continuamente para poder sentir una "gratificación psicológica".

El término "asesino en serie" es acuñado a aquellos que han matado a 3 o más personas en un lapso de 30 días o más. Los cuales hay muchos más de los que nos gustaría saber, de acuerdo a Joel Norris, hubo quinientos asesinos en serie activos para los años 1985-1990 en Estados Unidos. Por lo que no deberíamos sorprendernos de que existan éstos temibles criminales en nuestra ciudad.

Hoy queremos hablarte de una asesina serial que causó terror en Italia durante 1939 y 1940. ¡No podrás creer lo que hacía con sus víctimas!

Conoce a Leonarda Cianciulli.

Una madre, asesina en serie y caníbal conocida mundialmente como "La Jabonera de Correggio", la cual causó terror en Italia durante los años 1939 y 1940 tras asesinar a 3 mujeres para sus rituales satánicos.

Cianciulli nació el 14 de noviembre de 1893, siendo producto de una violación.

Leonarda llegó a este mundo en Montella, en la provincia italiana de Avellino. Debido a las circunstancia de su concepción, su madre siempre la rechazó, por lo que vivió una infancia sumamente difícil. Es más, ese desprecio hizo que ella intentara suicidarse en dos ocasiones.

En 1914, a sus 21 años, se casó con Raffaele Pansardi, un funcionario de la Oficina del Registro.

Matrimonio que su madre no aprobaba ya que había arreglado un casamiento con un primo. Después de la boda, se fueron a vivir a Lariano, Alta Irpina, huyendo del mal de ojo que su madre le lanzó.

Sin embargo, la tragedia la persiguió hasta Lariano, donde fue acusada de fraude y encarcelada en 1927.

Tras de ser liberada, un terremoto devastó la región de Irpina, en 1939, y su casa se derrumbó. Fue entonces cuando la pareja decidió mudarse a Emilia, Correggio.

Después de establecerse en el lugar, la pareja decidió formar una familia.

No obstante, a Leonarda le costó mucho tener hijos, supuestamente a causa del mal de ojo de su madre. En 12 embarazos, 8 hijos murieron y sólo 4 sobrevivieron.

Cuando su hijo Giuseppe, el mayor, fue a pelear en la Segunda Guerra Mundial, su madre temía por su vida.

Y dado que él era su hijo favorito, ella estuvo determinada a protegerlo a toda costa. Por lo que llegó a la conclusión de que debía hacer sacrificios humanos para mantenerlo a salvo.

Debido a su loca idea de hacer rituales satánico para proteger a su hijo...

...Cianciulli cometió 3 terribles asesinados. De mujeres que se creían que eran sus amigas.

La primera víctima fue Faustina Setti.

Era una mujer de pueblo, prácticamente analfabeta, la cual estaba desesperada por encontrar marido. Leornada la engañó diciendo que le había conseguido un esposo en un pueblo cercano, haciendo que Faustina se despidiera de todos sus amigos y familiares diciendo que se iba. Sin embargo, Cianciulli la drogó y finalmente la descuartizó con un hacha.

Después del brutal asesinato, Cianciulli decidió hacer jabones con sus restos.

Por lo que los cocinó en una olla junto a otros ingredientes para luego hacer cubos de jabón. Y la sangre, la dejó secar en el horno y la mezcló con ingredientes para hacer galletas.

"En cuanto a la sangre en el cuenco, esperé hasta que hubo coagulado, la sequé en el horno, la molí y mezclé con harina, azúcar, chocolate, leche y huevos, así como un poco de margarina; amasé todos los ingredientes. Hice un montón de pastas de té crujientes y se las sirví a las señoras que venían de visita, aunque Giuseppe y yo también comimos", palabras de Leonarda en el libro Confesiones de un alma amargada.

Su segunda víctima fue Francesca Clementina Soavi.

Francesca era una mujer que se ganaba la vida cuidando de los hijos de las madres que trabajaban en fábricas o en los campos. Leornada la engañó diciendo que le había encontrado trabajo en una escuela en el pueblo de Plasencia. Francesca escribió cartas a sus familiares despidiéndose, y luego de enviarlas, Cianciulli la drogó y asesinó.

Su tercera, y última víctima, fue Virginia Cacioppo.

Virginia era una ex-cantante de ópera. Cuando desapareció, el hecho levantó las sospechas de su cuñada, quien hizo una denuncia ante las autoridades. Así fue como descubrieron que la última persona que la vio fue Leonarda Cianciulli.

Tras ser descubierta, Leonarda confesó sus crímenes y explicó con detalle lo que había hecho.

Esto causó terror en toda Italia y dio origen a la leyenda que Leonarda estaba poseída por un demonio. La mujer fue sentenciada a 30 años de prisión y a 3 años en un psiquiátrico penitenciario. Y murió el 15 de octubre de 1970 tras sufrir apoplejía cerebral en el psiquiátrico penitenciario de mujeres de Pozzuoli.

Ahora, un busto de la mujer es exhibido en el Museo Criminológico de Roma.

En el lugar, también se enseña las herramientas utilizadas para asesinar a sus víctimas. Así como también los utensilios usados para preparar los jabones y galletas de humanos.

¿Qué opinas sobre ésta historia?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR