Conoce el verdadero rostro de Jesús, según los historiadores y científicos.

Conoce el verdadero rostro de Jesús, según los historiadores y científicos.41shares

Si creciste en un hogar cristiano como yo, entonces es muy probable que tengas una foto de Jesucristo colgada en alguna parte de tu casa. En todas las representaciones gráficas del hijo de Dios, vemos a un hombre blanco, de ojos azules y con cabello rubio que te mira de manera muy afable y gentil.

Pero, ¿quién nos dio esa idea? ¿Quién dijo que Jesucristo era blanco? Si bien la biblia jamás nos brida una descripción física de Jesús, es bien sabido que el hombre que fue ejecutado por el Estado romano en el siglo I EC era un judío medio-oriental de piel morena.

De hecho, es posible que gran parte de los problemas raciales que existieron y que aún existen en el mundo pudieran haber sido evitados al reconocer ese detalle. A continuación te explicamos cómo esta confusión ha afectado al mundo y por qué es importante que el mundo conozca esta sorprenderte verdad.

La mayoría de nosotros crecimos viendo a un Jesús rubio de ojos azules, pero el problema es que Jesús jamás fue blanco.

Es normal que pienses que Jesús es blanco si alguna vez entraste a una iglesia occidental o visitaste una galería de arte. Pero aunque no haya una descripción física de Nuestro Señor en la Biblia, tampoco hay duda de que el Jesús que fue ejecutado por el Estado Romano era un hombre judío de piel morena.

En la actualidad, el color de piel de Cristo no es un tema controvertido para los académicos.

Sin embargo, parece ser un detalle olvidado para gran parte de los millones de cristianos que se reunieron para celebrar la Pascua, donde probablemente vean la falsa imagen de Jesucristo en las iglesias.

Este Viernes Santo los cristianos asistieron a las iglesias para adorar a su Señor y recordar su muerte en la cruz.

No obstante, la imagen que adoraron estaba representada por un hombre blanco, lo que ayuda que los anglo-australianos se identifiquen con él.

Si te pones a pensarlo, en la Pasión de Cristo dirigida por Mel Gibson, el papel de Jesús fue interpretado por el actor irlandés-americano: Jim Caviezel.

O si vemos las obras de arte más famosas sobre la crucifixión de Jesús, Jesucristo es representado por un hombre de piel blanca. 

¿Y este detalle en el color de piel de Jesús importa?

Por supuesto que sí. Ya que como sociedad, somos conscientes del poder de la representación y su importancia en los diversos modelos a seguir.

Un claro ejemplo ejemplo de ello es la actriz Lupita Nyong'o.

Cunado en el 2013 ella ganó el Óscar a Mejor Actriz de Reparto por su papel por su papel en "12 Years a Slave", ella inmediatamente saltó a la fama. En sus diversas entrevistas, Nyong'o expresó su sentimiento de inferioridad debido a que las imágenes de belleza con las que creció eran de mujeres de piel más clara.

Pero fue solo cuando la industria de la moda alabó a la modelo sudanés Alek Wek que se dio cuenta que su color de piel también podía ser hermoso.

Si podemos reconocer la importancia de los modelos étnico en la actualidad, ¿por qué no hacer lo mismo con la fe?

Muchas iglesias y culturas representan a Jesús como un hombre moreno. De hecho, los cristianos otodoxos generalmente tiene una imagen de Jesús muy diferente a la representada por el arte europeo. Y si ingresas a una iglesia en África es muy probable que veas a un Jesús negro.

Sin embargo, estas imágenes de Jesús raramente son apreciadas en iglesias protestantes y católicas del occidente.

Es importante entender que esta imagen de Jesús también ha traído problemas raciales.

Se supone que todos los humanos estamos hechos a la imagen de Dios.

Y si a Dios se le da una imagen de blanco, entonces el humano predeterminado se vuelve blanco y ese pensamiento es la base del racismo.

Históricamente, el "blanqueo" de Jesucristo ha contribuido a que los cristianos fueran los peores perpetradores del antisemitismo.

Hoy más que nunca, en plena Semana Santa, me pregunto: ¿cómo sería nuestra iglesia y nuestra sociedad si recordáramos que Jesús era moreno?.

Si tan solo reconociéramos que el cuerpo colgado en la cruz en realidad es un cuerpo marrón que fue ejecutado por un régimen opresivo.

¿Cómo habrían sido nuestras actitudes si pudiéramos ver que todo el sufrimiento injusto del Jesús histórico tiene más parecido con la experiencia de los indígenas o solicitantes de asilo?

Esto sí que es algo que nos haría pensar, ¿no les parece?

Y lo más radical de todo, ¿qué cambiaría si fueramos conscientes que la persona que los cristianos celebramos en esta semana no era un hombre blanco, sino un judío de Medio Oriente?

¿Qué tan diferente habría sido la historia? Es más, ¿cuántas vidas se habrían salvado de reconocer este detalle?

Y tú, ¿qué opinas al respecto? ¿Sabías este detalle sobre Jesucristo?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR